Vista de la batalla de Algeciras, con el Hannibal encallado en primer plano