Biografía de don Rodrigo de Torres.

Rodrigo de Torres y Morales llegó a ser teniente general de la Armada. Nació en Guadalajara el 7 de abril de 1687.

Comenzó su andanza marinera como soldado en las galeras y navíos de Malta, pasando a Sicilia como teniente graduado, llegando a capitán de una compañía, cargo con el que capturó varias presas.

Llegó a España en octubre de 1713, concretamente a Alicante, para servir a Felipe V como capitán de la compañía de granaderos de su batallón. Participó en el sitio de Barcelona mandando la goleta "San José" con la que hizo varios viajes para llevar pertrechos a los sitiadores y efectuando el bloqueo capturó más de veinte embarcaciones que venían de Cerdeña y Mallorca.

El 24 de julio de 1714 después de un combate de casi tres horas con dos goletas enemigas es herido y hecho prisionero. Con su nave presa es llevado a Mallorca, siendo liberado al año siguiente cuando en junio de 1715 desembarcan las tropas de Felipe V.

Dos años después participó en la ocupación de Cerdeña con la escuadra de marqués de Mary y el ejército del marqués de Lede, que salen de Barcelona a finales de julio y regresan a Barcelona el 23 de septiembre de 1717.

Ese mismo año de 1717 parte a La Habana al mando de una fragata para realizar varios servicios, regresando al poco tiempo.

La noche del 23 de enero de 1718 al mando del navío "San Juan Bautista" y en compañía de la fragata "Galera de España" se enfrenta a tres navíos holandeses cerca del cabo de Gata. En el combate, que duró hasta el día siguiente, los navíos holandeses se retiraron del combate muy dañados, pero había muerto por una bala de artillería el primer guardiamarina en acción de guerra, Antonio Hermenegildo de Barrutia, uno de los ocho guardiamarinas que se dirigían en el "San Juan" a la Real Compañía recién creada en Cádiz.
En la siguiente expedición a Sicilia en julio de 1718 estuvo al mando del navío "Hermiona", una de las pocas naves que se salvaron del desastre de Cabo Passaro, al encontrarse destacado.

Ya de regreso en Cádiz se incorpora a la escuadra de Baltasar de Guevara como segundo comandante y al mando del navío "Nuestra Señora de Guadalupe". La escuadra destinada a las costas escocesas sufre fuertes temporales en marzo de 1719, siendo dispersada.

Encontrándose en el Cantábrico recibe orden de dirigirse a Cádiz para salvar las naves del acoso inglés y francés. El 19 de diciembre se enfrenta en San Vicente a la escuadra de Cavendish, que es rechazada.

El 6 de enero de 1720 es ascendido a capitán de navío y puesto al mando del "Catalán" pasando al Caribe al mes siguiente con la escuadra de Baltasar de Guevara, el "Cambi" y la fragata "Fidela". Fue uno de los navíos que pelearon a la vista de La Habana durante cuatro horas contra dos navíos ingleses. Uno de los navíos ingleses puesto en fuga era el "Mary" de 60 cañones y al mando del capitán Edward Vernon, que había llegado en el verano de 1719 para hacerse cargo del escuadrón de Jamaica.

A Rodrigo de Torres se le pone al mando de la Armada de Barlovento, siendo ascendido en 1724 a jefe de escuadra. Regresa a España en marzo de 1727 con la escuadra de Antonio Gaztañeta, burlando a las escuadra inglesas.

En 1727 manda una división de 4 navíos y 3 fragatas que cruzan por el canal de la Mancha, logrando capturar cinco mercantes ingleses.

Al año siguiente conduce a Veracruz la flota de azogues, regresando en 1729. Vuelve a embarcar en 1730 rumbo a América para llevar a zogues, regresando al año siguiente.

En 1731 es el tercer jefe de la Armada puesta al mando del marqués de Mari para un desembarco en Italia que aseguraría los derechos del infante Don Carlos sobre Parma y Toscana.

Su hecho más conocido es el desastre de la pérdida de la flota en julio de 1733 en el Canal de Bahama cuando regresaba a España cargada de caudales. A su regreso a Cádiz es nombarado Teniente general, con fecha de 6 de junio de 1734.

Entre 1735 y 1737 ostenta el mando de jefe del departamento marítimo de Cádiz, firurando después en la Junta del Almirantazgo.

Comenzada la guerra de Asiento se pone al mando de una escuadra de 11 navíos y 3 menores que es destinada alcaribe en 1740. Entre sus muchas actuaciones al cargo de esta escuadra, consiguió traer a España nueve millones de pesos. Antes de acabar la guerra es relevado de su mando por Regio y el rey le concede el título de marqués de Matallana.

Muere en Madrid el 14 de diciembre de 1755.