Todo a Babor. Revista divulgativa de Historia Naval
» Artículos

La ocupación de la isla de Trinidad por los británicos en 1797.

Por Antonio Laborda.

El 4 de agosto de 1796 salió de Cádiz la escuadra al mando del Marqués del Socorro con destino a la Habana. Tres días después de su salida y de acuerdo con las instrucciones secretas contenidas en pliego cerrado, una división formada por cuatro navíos y una fragata bajo el mando del jefe de escuadra D. Sebastián Ruiz de Apodaca, se separó de dicha escuadra con la misión de llevar tropas, artillería y pertrechos navales a la isla de Trinidad a donde, en efecto, llegó sin novedad el 14 de septiembre del mismo año para alivio del atribulado gobernador de esta isla, Don José María Chacón, que veía en la llegada de dicha formación naval la respuesta a sus repetidos informes en los que describía con sumo detalle la situación de indefensión en que se encontraba la Trinidad ante los conocidos planes de los ingleses de apoderarse de ella a la primera ocasión que se les presentase.

La llegada del esperado auxilio no podía ser más oportuna ya que el 5 de octubre España entraba en guerra, una vez más, con Inglaterra que no había visto con buenos ojos el tratado de San Ildefonso firmado el 16 de agosto y que nos convertía, también una vez más, en aliados de Francia.

Pronto se habría de ver, sin embargo, que las fuerzas destacadas en Trinidad eran insuficientes ante lo que se le venía encima. A poco de su llegada a la isla, se había declarado en la tropa y marinería una epidemia -posiblemente malaria- que había dejado a un tercio de los efectivos fuera de combate. Por otro lado, tal y como declaraba quejumbroso el propio Chacón en enero del 97, las obras de fortificación avanzaban muy lentamente por la falta de dinero con que pagar a los trabajadores, la incomunicación de la isla por falta de unidades ligeras de observación era casi absoluta y no se podía contar con la ayuda de la escuadra de Aristizabal que, presumía, debía de encontrarse ya bloqueada en La Habana.

Las pesimistas previsiones del gobernador de Trinidad se vieron confirmadas el 16 de febrero de aquel funesto año de 1797 cuando a las 3 de la tarde los vigías de Trinidad avisaron de la proximidad de numerosas embarcaciones que, dadas las circunstancias, solo podían ser inglesas.

Con la llegada del enemigo, la frágil armazón en la que se basaba la defensa de Trinidad se vino abajo estrepitosamente.

Las tropas de voluntarios reclutados para reforzar a las tropas regladas desertaron en masa llevándose consigo las armas que se les habían confiado y los cerca de 3000 hombres con que se esperaba poder dar la batalla se vieron reducidos a poco más de 500 y esto gracias a que los enfermos menos graves se reincorporaron a filas de forma voluntaria a la primera indicación de sus oficiales.

Las cosas no fueron mejor en el mar. La división de D. Sebastián de Apodaca, que se encontraba fondeada en Chaguaramas, no supo o no pudo evitar que varias unidades inglesas la embotellasen sin remedio de tal manera que, en el consejo celebrado aquella misma noche a bordo del insignia San Vicente, los oficiales con mando votaron por que se incendiase a los navíos para evitar su captura ejecutándose tal decisión sobre las 12 de la noche aunque uno de los navíos -el San Dámaso- no quiso arder y fue finalmente capturado por los ingleses e incorporado a su escuadra.

Aprovechando la confusión, las dotaciones desembarcadas se dispersaron y tan solo parte de la marinería junto a los soldados de marina pudieron enlazar con las tropas terrestres que, mandadas por el propio gobernador, intentaban hacer frente a los ingleses que ya habían desembarcado en la isla por tres puntos diferentes.

A lo largo del día 17 los ingleses, que contaban con abrumadora superioridad en hombres y material, hicieron retroceder en todos los puntos a los españoles de tal manera que, a las 8 de la noche, el general Abercromby, comandante de las tropas inglesas, ordenó el cese de las hostilidades y envió un comunicado al desdichado D. José María Chacón en el que reconocía el valor mostrado por las tropas españolas y le ofrecía una rendición con honores que, finalmente, vista la imposibilidad de prolongar la resistencia, fue aceptada y firmada el 18 de septiembre.

Mapa actual de Trinidad

  • > Mapa actual de la isla de Trinidad.

Las primeras noticias de tan triste suceso fueron conocidas por las autoridades españolas en Cumaná el mismo día 17 de febrero a través de tres marineros de la fragata Santa Cecilia que habían podido escapar de la isla de Trinidad en la falua del propio jefe de escuadra D. Sebastián Apocada.

En España, donde ya se hablaba del consejo de guerra que había de juzgar a los oficiales considerados responsables del desgraciado combate de San Vicente, la noticia de que la Trinidad había caído en poder de los ingleses y de que la división de D. Sebastián Ruiz de Apodaca se había autodestruido sin disparar un solo tiro en poder de los ingleses fue muy mal recibida y, aunque el consejo de guerra que juzgo el caso encontró libres de culpa a los acusados, la sentencia fue revisada por orden superior y tanto Chacón como Ruiz de Apodaca fueron privados de empleo de forma permanente. Los capitanes de los navíos y de la fragata, por su parte, fueron suspendidos por cuatro años.

José María Chacón, que realmente no era culpable de ninguno de los cargos de los que se le acusó, moriría antes de que la causa fuese revisada en 1809 por orden de D. Antonio Escaño. Más afortunado fue D. Sebastián Ruiz de Apodaca que moriría en 1818 rehabilitado y con el grado de teniente general de la Armada, pero sin destino.

José Jordán, el comandante del San Dámaso, que había llevado buena carrera hasta entonces no alcanzó el grado de jefe de escuadra hasta 1825 cuando contaba 73 años de edad, muriendo en el asilo de desvalidos de Cádiz a los 83 años de edad.

Del resto de los acusados no se sabe que alcanzasen mayor graduación.

Composición de la escuadra inglesa bajo el mando del almirante Henry Harvey
Fuerzas de Mar
Nombres de los buques Nº de cañones
Navíos de línea
Prince of Wales 100
Belona 74
Revenge 74
Invincible 74
Alfred 74
Dictator 68
Scipion 68
Surate 58
Ulises 50
Fragatas
Arethusa 44
Alarm 40
Anna 40
Corbetas
John 20
Favorite 20
Zebra 20
Bergantines
Zafiro 20
Pelican 20
Victorious 16
Una bombarda con mortero 2
Transportes
8 Fragatas 10 a 14
30 goletas
2 Bergatines

Los transportes con 6.750 soldados al mando del general sir Ralph Abercomby.

División naval del Jefe de Escuadra D. Sebastián Ruiz de Apodaca
Navios de línea Cañones Capitán
San Vicente 80 Jerónimo Mendoza. Insignia de Jefe de Escuadra de D. Sebastián Ruiz de Apodaca
San Dámaso 74 José Jordán
Arrogante 74 Rafael Benazar
Gallardo 74 Gabriel Sorondo
Fragatas
Santa Cecilia 34 -
Documentos de la época sobre la invasión.

Informe del estado de las fuerzas terrestres remitido por D. José María Chacón al Príncipe de la Paz.

Clique en la imagen para su ampliación

  • > Listado de las fuerzas de mar y tierra inglesas que atacaron trinidad remitido por D. José María Chacón al Principe de la Paz junto a un relato de la pérdida de la isla.

Clique en la imagen para su ampliación

El fracasado intento de invadir Puerto Rico.
Perdida la isla de Trinidad en febrero de 1797, quedaba Puerto Rico como última posición de firmeza, para cuya conquista se dispuso la escuadra del almirante Harvey y los efectivos terrestres de desembarco al mando del general sir Ralph Abercromby, que se presentaron ante San Juan de Puerto Rico el 17 de abril de 1797. La escuadra la componía, "Prince of Wales" de 98 cañones, dos de 74, dos de 64, dos fragatas de 40 cañones, una de 36; dos bergantines de 18 y 16 cañones, cuatro corbetas de 16; 18 goletas corsarias de 12 cañones, una urca grande y un impreciso número de barcos de trasnporte. Que hacían un total de 68 velas. Con un ejército de entre 8.000 o 14.000 hombres, según las fuentes. Los españoles contaban con sólo 4.029 hombres, más dos Maestranzas (una de artillería y otra de fortificación) y 180 presidiarios que, voluntariamente, se prestaron a combatir. De fuerzas navales sólo se disponía de 4 gánguiles, dos pontones y 12 lanchas cañoneras, que sirvieron para obstaculizar cualquier intento de penetración por la boca del Morro. Tras varios días de ataques británicos y desembarcos fueron rechazados con pérdidas y el peligro se alejó de Puerto Rico. Los españoles tuvieron 42 muertos, 154 heridos, 2 contusos, 2 dispersos y 1 prisionero. Los ingleses sufrieron 225 muertos y heridos y fueron tomados 290 prisioneros.

 

© TODO A BABOR. HISTORIA NAVAL