Historia de las embarcaciones menores de la Real Armada.
Historia de otros buques sin clasificar.

CORBETA "INFANTE DON CARLOS"

Construida en La Coruña en 1799 y armada con 24 cañones. Otras fuentes dicen que fue capturada a los británicos en el Mediterráneo ese mismo año.

El 11 de octubre de 1802 toma el mando de la corbeta el teniente de navío D. Ramón Lorenzo Romay y Jiménez de Cisneros. Zarpa de La Coruña el 20 de ese mes con pliegos y pertrechos rumbo a Montevideo, iniciándose su carrera como buque correo. Entra en ese puerto el 30 de diciembre. El 9 de mayo del año siguiente zarpa rumbo a la metrópoli y fondea en el puerto coruñés el 27 de mayo, saliendo el 2 de junio para la base de El Ferrol, donde se le realizaron las reparaciones necesarias.

Realizó un nuevo viaje como correo a Montevideo sin novedad. En su viaje de vuelta a La Coruña es detenida ilegalmente el 6 de abril por la fragata corsaria británica Endeavour, armada con 22 cañones. La corbeta de Romay se encontraba armada en este viaje con sólo 4 cañones de a 6 libras.

Realizó un tercer viaje como correo, en esta ocasión con rumbo a La Habana. Regresaba a La Coruña con 120.000 pesos a bordo, cuando el 27 de diciembre de 1804 y a unas diez leguas del cabo Finisterre (latitud N. 42º 56' Longitud 3º 54' O del meridiano de Cádiz) avistó a una fragata por barlovento.

El teniente Romay, viendo acercarse a la fragata británica Diamond, armada con 48 ó 50 cañones, según las fuentes, no se preocupó demasiado y no intentó huir, pues creía que se encontraba en tiempo de paz, en esta situación se estaba a su salida de La Habana. Aun así ordenó abrir las portas de los cañones, que poco después hubo de cerrar al entrar mucha agua por ellas. También ordenó destruir la correspondencia en caso de ser hostiles las intenciones de la fragata.

Un oficial británico llegó a bordo de la corbeta y, para sorpresa del teniente Romay, le intimó a la rendición. No aceptó y comenzó un corto cañoneo, muy certero por parte de la fragata que mató a dos marineros y causó graves desperfectos en el aparejo de la corbeta.

Debido a su poco poder artillero y al reducido número de hombres, que muchos estaban enfermos, ordenó rendir la corbeta para evitar una masacre inútil. La corbeta y la tripulación españolas fueron llevados a puerto británico, siendo liberado Romay y llegado a la península el 1 de junio de 1805.

Según las ordenanzas, al teniente Romay se le hizo un Consejo de Guerra, que comenzó el 28 de junio, donde declararon el segundo comandante, el teniente de fragata D. Adrián Morquecho, el alférez de fragata D. Eugenio de Lome y el tercer piloto D. Santiago Caso Valdés. Todos defendieron el comportamiento de su comandante ante la debilidad de la corbeta española, que además zarpó de La Habana con 17 marineros menos y otros muchos estaban enfermos. El Consejo resaltó las facilidades que se dieron al acercamiento de la fragata y se mencionó que no consultó con el resto de oficiales la rendición de la corbeta, según dictaban las ordenanzas.

El teniente Romay fue finalmente absuelto a pesar de la falta, considerando que todos sus oficiales apoyaron a su comandante en el juicio. El teniente Romay llegó a ser Capitán General de la Armada, desde el 30 de diciembre de 1843.

  • Por Santiago Gómez. Fuentes y Bibliografía
    Revista de Historia Naval, año 1993, nº 40, José Blanco Núñez, "La hoja de servicios del alférez de navío D. José Matías Zapiola y Lecica".
    Revista Ristre, año II, nº 7, artículo de Alejandro Anca Alamillo.
    El Buque en la Armada española, VV. AA.
    Cesáreo Fernández Duro, "Armada española", Tomo VIII.
    José Ignacio González-Aller Hierro, "La Campaña de Trafalgar. Corpus Documental", Tomo I.

QUECHE HIENA

El queche "Hiena", el velero más veloz del Plata entre 1810 y 1814, fue adquirido a fines de 1810 a un particular por Juan Larrea, vocal de la Junta de Gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Tenía aparejo de queche (Destefani afirma que estaba aparejado como bergantín). Fuentes documentales uruguayas (el "Archivo Artigas" muestran que si bien era un queche (es decir, su palo proel era mayor que el popel, dándole el aspecto de una nave aparejada de fragata sin su trinquete) los rioplatenses lo habían camuflado haciendo más alto su palo mesana para que pareciera un bergantín.

Tenía menos de 300 toneladas, unos 10 pies de calado, era un buque de líneas finas, de proa lanzada, pequeño pero muy veloz (el historiador Justiniano Carranza afirma que llegaba a 12 ó 13 nudos) y fuertemente artillado para su tamaño. En cuanto a su armamento, el inicial fue de 15 cañones, a mediados de 1812 tenía 10 por banda de a 9 libras y en 1814 18 (Destefani no da datos de su calibre).
Su historial en la Armada Argentina incluyó varios cruces a la Banda Oriental (actual Uruguay) para contactarse con los sitiadores de Montevideo, "siempre perseguido en vano por las fuerzas realistas".

A principios de mayo de 1812 zarpó con 83 tripulantes (en su mayoría ingleses y yankys) para Carmen de Patagones, en la desembocadura del Río Negro, al mando de Tomás Taylor (estadounidense que luego se dedicó al corso y llegó a ser sargento mayor de marina). Esa ciudad había sido tomada por los españoles (en su mayoría prisioneros) y sus aliados, que se hicieron pasar por insurgentes y consiguiron que Taylor desembarcara con 23 hombres para cortar y trasladar leña. Mientras tanto, cinco audaces realistas al mando de Gómez de Liaño (Ministro de la Real Hacienda) subieron a bordo, sorprendieron a los oficiales que estaban en cubierta, a los que mataron o hirieron, y lograron apoderarse de la escotillas y tomar prisioneros a todos los tripulantes. Fue un combate al arma blanca y los argentinos tuvieron 6 muertos y 12 heridos. Taylor también fue detenido y recuperó su libertad al tomarse Montevideo, adonde fue llevado en su nave.

En la noche del 8 al 9 de enero de 1814, cinco lanchones rioplatenses trataron de abordar al "Hiena" cerca de la isla de Hornos. Sus comandantes eran el yanky Benjamín Franklin Seaver (jefe de las cinco embarcaciones), los griegos Teodoro, Spiro y Jorge y el austríaco Miguel Ferrer. Capturaron por error al falucho de guerra "San Luis" y luego al "San Martín" (cuyo comandante, el alférez de navío Manuel Bañuelos, murió al defender su nave - los españoles tuvieron otras 9 bajas en esa nave -). Pero el queche escapó al oir los vivas y gritos. Once días más tarde hubo un nuevo intento en Montevideo pero por error se abordó un bergantín mercante.

El capitán de navío Jacinto de Romarate combatió contra Brown y sus subordinados en Martín García y Arroyo de la China, no en Montevideo. En ese combate, el capitán de navío Miguel Sierra fue quien "comandó" las naves españolas desde el "Hiena" (comandó es una palabra generosa, ya que durante buena parte de la acción abandonó a sus subordinados a su suerte, algo que jamás hizo Romarate).

En 1815, estando a borbo el brigadier José María Salazar, recala el bergantín en Río de Janeiro para enterarse del estado de las colonias perdidas. En junio de 1815 llega a El Ferrol, estando necesitado de reparaciones urgentes.

A primeros de 1818 se encontraba en Cádiz al mando de Eligio Croquer con la escuadra del brigadier Francisco Mourelle, compuesta por cuatro navíos, tres fragatas, tres bergantines, seis goletas. Estando esta escuadra lista para zarpar a Buenos Aires, recibe orden de desarmar.

En mayo de 1819 estaba armado en Cádiz. El 11 de noviembre de 1820 zarpa con la expedición del capitán Laborde con destino a Puerto Cabello con las fragatas Ligera y Viva, la corbeta Aretusa y el bergantín Hércules. Llevaban 1.500 hombres en las fragatas mercantes Socorro, Astrea y Carlota y el bergantín mercante Hércules (homónimo del de guerra).

En el estado de fuerza de enero de 1823 aparece en una comisión de servicio a La Habana con el bergantín Hércules, siendo los dos buques hábiles del apostadero de Puerto Cabello. Sin indicar fecha, menciona Fernánder Duro en la página 233 del tomo IX que el bergantín Hiena pasó a Portobelo y es detenido. (GE) y (SG)

BALANDRA FLECHA

El 16 de abril de 1781 entra en el puerto de Ferrol al mando del teniente de navío don Baltasar Hidalgo de Cisneros, conduciendo otra balandra corsaria inglesa apresada nombrada la Nimble, armada en Liverpool con 8 cañones, a la cual apresó el día 10 de abril a 10 leguas al NO del Cabo Finisterre, después de 4 horas de caza.

  • (TAB)