Principales naves de guerra a vela de Perú y Confederación Peruano-Boliviana

Perú y Confederación Peruano-Boliviana (conformada entre 1835 y 1839 por Perú y Bolivia):

“Alejandro”, también llamada “Emperador Alejandro”. Corbeta (FAE la llama bergantín en una sola ocasión, probablemente por error). Armamento de 18 cañones. Antigua nave particular armada en guerra por España (anteriomente al servicio de los grancolombianos-VER). Entregada en Guayaquil el 15 (16-FD) de febrero de 1822 y presentada en el puerto de El Callao el 31 de marzo de 1822 tras la caída de dicha plaza en manos independentistas. FAE señala que su tripulación se sublevó el 18 de marzo en viaje de Guayaquil a El Callao y que fue necesario dejar impune ese hecho. HMP afirma que fue devuelta a la Gran Colombia, mientras que UO transcribe el acuerdo firmado con Cochrane el 17 de marzo por el cual esta nave debía ser devuelta a su armador o propietario; por su parte, HPI (que menciona el parte de una sublevación del 18 de marzo y señala que el 23 de ese mes se le ordenó salir para El Callao) afirma que el “acuerdo” firmado en Guayaquil bajo la presión de Cochrane sobre el destino de las fragatas “Prueba”, “Venganza” y la corbeta “Alejandro” fue reclamado por el Gobierno Supremo del Perú el 10 de mayo de 1822, debido a sus vicios. En tal sentido, Cochrane (citado por UO) y HMA4 afirman que en mayo de 1822 formaba parte de la escuadra peruana (Cochrane añade que estaba en Guayaquil al mando de S. Young). CyC indica que en 1823 el general Pinto, más tarde presidente de Chile, partió de El Callao hacia Arica con tropas chilenas en esta corbeta, “que hacía poco había sido comprada para servicio del Gobierno del Perú”. La versión española de la entrega de esta corbeta al Gobierno de Guayaquil puede consultarse en las páginas 324 a 327, del tomo IX de FD (SG). HB-HPI-HMA4-CyC-UO-FAE-SG-AMil

“Confederación” (alguna fuente la llama “Confederación Perú-Boliviana” en 1838). Corbeta. Armamento de 22 piezas de a 12 libras(AvM; también bajo bandera chilena-ACh); JoBa y AvM indican 20 cañones del mismo calibre bajo bandera confederada. 360 builders measurement tons(AvM); 600 toneladas(ACh). Tripulación de 86 hombres(AvM). Construida en la península italiana en 1836(ACh; la fecha resulta dudosa). Originalmente fue la fragata mercante sarda “Francisca”(AvM-PeDe) o la “Casimiro Perier”(ACh). Alguna fuente afirma que ya estaba en servicio a principios de 1836. Bol afirma que se trata de una nave comprada por Bolivia. El 16 de febrero de 1837 llegó a El Callao desde Génova y fue luego adquirida por el gobierno peruano. El 15 de octubre de 1837 zarpó del Callao hacia el sur con la “Socabaya”, el “Fundador” y la “Junín”. En noviembre capturaron a la guarnición de la isla de Juan Fernández, bombardearon Talcahuano, Huasco y San Antonio, donde desembarcaron tropas de Marina al igual que en Caldea. El 3 de enero de 1838, esta corbeta, fondeada en El Callao, impidió la salida de la goleta “Peruviana”, la abordó y redujo a sus tripulantes (la “Peruviana” era una nave de las naves capturadas por sorpresa a la medianoche del 21 de agosto de 1836 en el puerto de El Callao, desde entonces al servicio de la armada chilena, entregada en diciembre de 1837 a los confederados en Pisco porque su tripulación “se había cansado en el mar”, acogida al tratado de Paucarpata y llevada al Callao, donde permaneció con igual tripulación hasta que su comandante intentó escapar con la nave “bien provista y dotada de toda clase de elementos después de haber recibido hospitalidad él y sus hombres que se presentaron en estado de inanición”). La “Confederación” fue a su vez capturada al abordaje por la corbeta chilena (anteriormente peruana) “Libertad” el 18 de enero de 1838, tras zarpar del Callao dos días antes con el general Ballivián sin saber que Chile había declarado nulo el tratado de Paucarpata, entró también al servicio de la Armada Chilena. Pe-AvM-ACh-BACA-JoBa-Bol-HMP-PeDe-Ot

“Esmond”/“Edmons”(HMP)/”Edmond”(PeDe-Ot). Corbeta(Pe-PeDe-Ot)/fragata(Ot)/
goleta(HMP). Nave fletada al comercio y armada en corso por la Confederación Peruano-Boliviana en El Callao, puesta junto a otras de similar origen al mando del francés Juan (Jean) Blanchet. Fuentes chilenas señalan que los armadores eran comerciantes franceses (entre ellos Félix Remy) y las tripulaciones las formaban aventureros de diversas naciones, a los que se prometió un premio de $ 200.000 una vez destruida la escuadra chilena. El 23 de noviembre de 1838, al presentarse algunas naves menores chilenas ante El Callao, salió junto a los otros corsarios para combatirlas, pero la escuadrilla chilena se retiró. El 27 de noviembre, los corsarios confederados volvieron a salir, esta vez en busca de la escuadra enemiga. El 30 de noviembre encontraron al “Arequipeño” en el puerto de Supe y lo capturaron fácilmente al abordaje. El 15 de diciembre, en el puerto de Santa, encontraron al grueso de la escuadra chilena, por lo que resolvieron regresar al Callao en busca de refuerzos, además de completar sus tripulaciones y mejorar su armamento. El 12 de enero de 1839 combatió en la batalla de Casma contra la escuadra chilena de Simpson y las naves que habían transportado al general Bulnes, en la cual Blanchet fue muerto y el “Arequipeño” volvió a poder de los chilenos. Pe-HMP-PeDe-Ot

“General Salom”. Corbeta. Primer nombre con el que se rebautizó a la corbeta mercante estadounidense “General Brown”. Ver “Libertad”

“Guayas” (el vicealmirante Guise la llama “Huayas” - en la variable ortografía de aquellos tiempos - y “Venganza” – nombre que se siguió utilizando a pesar de la decisión oficial de modificarlo - al dar parte de su destrucción). Fragata. Armamento de 34 a 44 cañones(variable durante su servicio HB); Cochrane en mayo de 1822 le atribuye 44 cañones(UO). Antigua fragata española “Venganza”, que llegó a Arica el 7 de septiembre de 1815 conduciendo al mariscal de campo José de La Serna, designado por el Rey de España general en jefe del ejército del Alto Perú. Esta fragata española fue entregada en el puerto de Guayaquil (junto a la fragata “Prueba” y la corbeta “Alejandro”) el 13 (23 según HMP) de febrero de 1822 tras la caída de dicha plaza en manos independentistas. HMP señala que Cochrane se apoderó de ella el 10 (el 13 según MGC, que atribuye su captura por orden de Cochrane al capitán Crosby) de marzo de 1822 y la liberó cuando se le garantizó que había sido cedida al gobierno de Guayaquil –UO transcribe el acta del 17 de marzo donde se firmó el compromiso de que sería guayaquileña hasta tanto Chile y Perú acordaran a qué país correspondía - (no obstante, luego pasó oficialmente a la armada peruana). Según Cochrane (reproducido por UO), en mayo de 1822 esta fragata se encontraba en Guayaquil bajo bandera peruana y su capitán era J. W. Carter. HPI (que menciona el parte de una sublevación del 18 de marzo y señala que el 23 de ese mes se le ordenó salir para El Callao) afirma que el “acuerdo” firmado en Guayaquil bajo la presión de Cochrane sobre el destino de las fragatas “Prueba”, “Venganza” y la corbeta “Alejandro” fue reclamado por el Gobierno Supremo del Perú el 10 de mayo de 1822, debido a sus vicios. En la misma fecha, esa fragata fue rebautizada “Guayas” por ley, para “testimoniar el agradecimiento público por el gran servicio prestado por el gobierno de Guayaquil a la causa de la emancipación americana y del Perú en particular”. El 29 de mayo de 1822, en un documento, José La Mar afirmaba que haría “cuanto penda de mi arbitrio a fin de que la fragata “Venganza” sea armada, tripulada, y sostenida cual corresponde”. El mismo día, Cochrane reclamaba la fragata (CEHM). JMR1 señala que al momento de ser capturada la “Venganza” “debía ser carenada en Guayaquil” (lo que no sucedió) y que “Después de algún tiempo (…) se trasladó a El Callao, pero nunca pudo servir, y al fin se convirtió en un pontón”. El único servicio encontrado en las fuentes consultadas es el supesto transporte de tropas colombianas desde Puná al Perú en agosto de 1822(SMBG). Al pasar la fortaleza del Callao a manos realistas por la sublevación del 4 de febrero de 1824, esta fragata fue capturada por los españoles(FAE señala que fue tomada por fuerzas de tierra). En MGC  aparecen las instrucciones escritas por José de Espinar (por orden de Bolívar), quien el 8 de febrero de 1824 decretaba “que inmediatamente se dirijan a la bahía del Callao algunos hombres de confianza y de audacia, los cuales vayan a bordo de todos los buques que pueden ser armados en guerra, y muy particularmente a la “Guayas”, “Venganza”, al “Balcarse”(sic por “Balcarce”), y a los demás buques de esta especie, y les den barreno para echarlos a pique enteramente e inutilizarlos.” Finalmente, en la madrugada del 25 de febrero de 1824, cuando el vicealmirante Guise lideró un ataque para recapturar los buques fondeados en la bahía, no pudo ser llevada y fue incendiada por los peruanos para impedir su uso por el enemigo. Los correspondientes oficios de Guise al Libertador Bolívar y al gobernador de Lima, Mariano Necochea, señalan en su parte pertinente que “A las 2 ½ de esta mañana (del 25 de febrero), he tenido la satisfacción de lograr en parte el fruto de mis deseos. Después de haberse tentado en vano sacar del fondeadero del Callao la fragata de guerra “Huayas”(sic), antes “Venganza” y la “Santa Rosa”, fueron incendiadas e igualmente dos fragatas, un bergantín y una goleta mercante. Al mismo tiempo se consiguió extraer seis fragatas, siete bergantines y dos goletas de la misma clase.” “Sensible me ha sido la pérdida de la “Venganza” y “Santa Rosa”, que también el Perú la llorará. Es cierto que la falta de auxilio de los otros buques de la escuadra que están destinados por V.E. (Bolívar) fue causa de que no pudiesen sacarse estas dos fragatas. Así pues, mandé quemarlas porque en tales circunstancias valía más perderlas para siempre que dejar en manos del enemigo estos instrumentos de opresión.” HB-BACA-MGC-UO-HMA4-JMR1-FAE-AMil-HPI-SMBG-ConPe-Ot

“Independencia”. Corbeta (luego convertida en fragata de transporte-PeDe-AvM). AvM señala un armamento de 16 piezas de a 9 libras y 36 de a 12 libras, pero resulta evidentemente exagerado para una corbeta (52 cañones, por bajo que fuera su calibre, habrían sido más propios de una fragata). 380 toneladas(AvM). Tripulación de 214 hombres(AvM). Esta “Independencia” no es otra que la antigua “Curiacio”, luego “Independencia” (VER) chilena, más tarde “Montevideo” (VER) al servicio de las Provincias Unidas del Río de la Plata, probablemente vuelta al nombre anterior tras su fracasado intento de cruzar al Atlántico. Se la reflotó y vendió en 20.000 pesos a un comerciante, que a su vez la vendió al Gobierno del Perú (Vicuña Mackenna llama “especulador” al citado “comerciante” y asegura que la pronta venta a Perú fue por la suma de $ 40.000). ArCo afirma que esta corbeta prestaba servicio en 1828, pero se trataría de un error. HMA4 señala que según el historiador peruano Rosendo Melo fue comprada en 1829 “pero que se empleó poco”. Torres Marín, también basado en Melo, afirma que en junio de 1829 José María Salcedo fue asignado como segundo de a bordo a esta nave, “adquirida en Chile para oponerla a la “Cundinamarca””, fragata colombiana (que en realidad nunca pasó al Pacífico, ya que la que hizo el viaje fue otra fragata similar, la “Colombia”). Si bien AvM asegura que se trataba de la antigua “Horacio”, luego portuguesa y finalmente brasileña “Maria da Glória”, comprada por Perú en 1829, eso contradice sus propios datos acerca de que según el “Journal do Comercio" brasileño de enero de 1832 la “Maria da Glória” y otras naves iban a ser vendidas el 20 y 21 de febrero de 1832. AvM también señala que en 1830 esta nave estaba clasificada como transporte, que el 28 de junio de 1831 zarpó de El Callao y que en julio de 1831 se perdió en Talcahuano (este último dato podría ser un error, al tratarse del mismo puerto donde algunas fuentes dan por perdida a la “Montevideo”/”Independencia” en 1826). PeDe sitúa su conversión en fragata de transporte en la década de 1830, sin mayores detalles. Esta nave tuvo escasa actuación debido a su mal estado y fue echada a pique en El Callao para formar la cabeza del muelle(Ach-HMA5). ArCo-AvM-ACh-HMA4 y 5-PeDe-Ot

“Libertad”. Corbeta (transporte, luego se la armó en guerra). Ec(1828) y OS3(1845) la ascienden a fragata; PeDe menciona a la “General Brown” como fragata de transporte. Armamento de 22(Pe-Ec-Ot)-24(ArCo) cañones de a 24 libras(Ec); JoBa coincide en el número de 24 piezas (en 1836), pero las considera de a 12 libras (el mismo armamento que le atribuye ACh al servicio de Chile); Diego Portales, en una carta de septiembre de 1836 reproducida en la revista chilena de marina, le atribuye sólo 16 piezas de a 8 libras; JMR2 se refiere a 24 cañones sin aclarar el calibre(en 1828). 632(ACh) toneladas. Tripulación de 124 hombres(ArCo 1828). Construido en EE.UU.(ArCo-ACh). Antigua corbeta mercante estadounidense “General Brown”, de Nueva York, capturada en 1825 al arribar a El Callao, declarada buena presa y adquirida por $ 20.000. En esta corbeta de New York se embarcó en 1824 Jorge C. De Kay, con la función de segundo oficial y secretario de los propietarios. Tras hacer escala en Gibraltar, la corbeta “General Brown” se dirigió al Pacífico, donde al llegar a El Callao encontró sus castillos en manos del general Rodil, sitiado a su vez por los independentistas. Las autoridades españoles dominaban el puerto y la corbeta fue embargada por los sitadores y rebautizada “General Salom”.en honor del comandante colombiano de las fuerzas republicanas. Mientras se celebraba el juicio por la presa, De Kay resolvió combatir junto a los sitiadores. Más tarde fue rebautizada “Libertad” por decreto del 15 de marzo de 1827. ACh la menciona erróneamente como entrada en servicio o construida en 1828 y omite el nombre original de “General Brown”. Utilizada como transporte, luego se la armó en guerra. En servicio en 1826 y 1827. Al mando del capitán de corbeta Carlos García del Postigo, esta nave fue atacada el 31 de agosto de 1828 por dos naves grancolombianas, la corbeta “Pichincha”, armada con 18 piezas de a 18 libras(ArCo), mandada por Juan Ignacio Pareja, y la goleta “Guayaquileña”, al mando del teniente  de navío Claude Jhonston(Ec), armada con 12 piezas de a 12 libras(ArCo, que la clasifica como bergantín; JMR2 – contemporáneo, pero que no se encontraba en ese teatro de operaciones - le atribuye 14 cañones), ambas a las órdenes del comodoro Thomas Charles Wright(Ec), a las que rechazó (ésta es la versión peruana, que concuerda sustancialmente con ArCo, mientras la ecuatoriana afirma que la corbeta peruana fue derrotada y perseguida por la goleta “Guayaquileña”). El combate se produjo frente a Punta Malpelo, cerca de la desmbocadura del río Túmbez, en el Golfo de Guayaquil. Las bajas peruanas fueron 18 muertos y 8 heridos, mientras los grancolombianos sufrieron 34 muertos y 36 heridos(ArCo). Ec afirma (sin dar cifras, excepto la de 24 muertos de la “Guayaquileña” arrojados al mar) que los peruanos sufrieron más bajas que los grancolombianos y asegura que la “Pichincha“ “se retrasó y no pudo participar en las acciones” (en general, hay acuerdo sobre el rol prácticamente nulo de esa corbeta; las restantes fuentes ecuatorianas consultadas omiten lisa y llanamente la actuación de esta nave y sólo mencionan la “Guayaquileña”). IIIS destaca que en la “Guayaquileña” prestaban servicio dos futuros presidentes del Ecuador: el alférez de navío efectivo José María Urbina, herido en el combate, y el guardiamarina Francisco Robles. En septiembre de 1828, en el puerto de Paita,  tomó el mando el teniente 1º efectivo José Boterín Becerra. Esta corbeta participó en el bombardeo de Guayaquil ejecutado desde el 22 al 24 de noviembre de 1828, combate en el que según ArCo recibió 23 cañonazos. En esta última fecha, ante la muerte del vicealmirante Guisse, asumió el mando de la escuadra Boterín, comandante de esta corbeta, quien “llevó la escuadra a las bocas del Guayas y fondeó en Punta Piedra para hacer honores a Guisse y remitir su cuerpo al Perú, en la corbeta que comandaba”. OS1 afirma que Boterín aún comandaba interinamente la escuadra cuando se rindió la plaza al año siguiente. Esta corbeta continuó su servicio durante 1829. El 26 de junio de 1831 su tripulación se sublevó en Cobija y la corbeta pasó a Bolivia, pero fue devuelta por el tratado del 25 de septiembre de 1831 (OS1 señala que fue recapturada por el bergantín-goleta “Arequipeño”, comandado por Boterín; PeDe asegura que la nave destinada para retomarla era la goleta “Galgo” al mando del capitán de navío Carlos García del Postigo). En agosto de 1833 tomó nuevamente el mando Boterín, ya capitán de fragata, quien habría permanecido en ese cargo hasta septiembre de 1834 (en febrero de ese año fue ascendido a capitán de navío). Esta corbeta estaba en servicio en 1835. En “El Redactor Peruano”, Nº 54 del 4 de mayo de 1836, se publicó el aviso de que el gobierno daría en arrendamiento esta corbeta y que las personas que quisieran tomarlo podía hacer sus propuestas en la inteligencia que sería admitida la que ofreciera mayores ventajas al Estado(JoBa). Si bien finalmente esta nave no fue arrendada, como lo fueron la “Monteagudo y el “Orbegoso”, Santa Cruz criticaba que se hubiera desarmado “el mejor buque de la escuadra, la corbeta “Libertad”, para destinarlo a transportar unos prisioneros insignificantes”(JoBa). En 1836, tras un largo viaje, se vio obligada a tocar en Guayaquil y completar su tripulación con extranjeros, franceses y ecuatorianos, “que Chile había sobornado para que realizaran la toma del barco”(HMP). Así, el 19 de noviembre de 1836, a la alturas de las islas de Lobos, mientras navegaba junto a la “Yanacocha” hacia Paita para reunirse al resto de la escuadra, arrió la bandera peruana y enarboló la chilena. La “Yanacocha”, inferior en tripulación y elementos, le hizo fuego y se separó de ella, mientras la “Libertad” fue entregada a Chile en el puerto de Valparaíso el 9 de diciembre. Chile la restituyó a Perú (tras utilizarla en su Armada contra la Confederación Peruano-Boliviana bajo el mismo nombre) el 22(PeDe)/24(ACh) de septiembre de 1840. La entrega se realizó en Valparaíso al Cónsul General del Perú. PeDe señala que fue rebautizada “Restauradora” en la década de 1830, pero probablemente ese nuevo bautismo haya sucedido después de su devolución al Perú. OS3 señala que una fragata de este nombre se perdió (tal vez se tratara sólo de una varadura) el 6 de julio de 1845 cerca de Islay. Pe-ArCo-ACh-HB-HMA5-BACA-HMP-UTV-DelC-JoBa-AJC-OS1-OS3-IIIS-PeDe-Ot

“Limeña”. Corbeta (un par de fuentes la llaman fragata en 1822). Armamento de 20 (HB-Pic-al ser desarmada)-22(HMA4 entre otros)-26(UO-UTV-HB) cañones, compuesto por 5 piezas de a 18 libras, 12 de a 12 libras, 3 de a 9 libras y 2 de a 6 libras. 450 toneladas de porte(como mercante-Ot). Tripulación de 95(Pic 9/1822)-136(HMA4 entre otros) hombres. Era la fragata mercante inglesa “Thays”/”Thais”. El 28 de abril de 1821, esta fragata mercante, capitaneada por Alberto Robinson (probablemente el que HB menciona como dueño), entró a Valparaíso procedente de las costas del Perú e informó haber sido perseguida en aquellas aguas por las fragatas de guerra españolas “Prueba” y “Venganza”, según el parte de esa misma fecha reproducido en la publicación del Archivo General de la Nación “Partes oficiales y documentos relativos a la Guerra de la Independencia Argentina”, Taller Tipográfico de la Penitenciaría Nacional, Buenos Aires, 1902. ”Capturada por habérsele encontrado en su caja $ 44.000 pertenecientes a españoles, fue considerada presa, pero comprada luego a su propietario”. El 27 de octubre de 1821, el ministro Monteagudo comunicaba por oficio al Comandante General de Marina Martín Jorge Guise “que por el momento no se compraría la corbeta, no accediendo al pedido que le había formulado”, pero a poco fue comprada por decreto del 17 de noviembre de 1821 a su dueño Robinson por la suma de $ 28.000 y rebautizada “Limeña” el 24 de noviembre de 1821. En dicho decreto se señalaba que “La necesidad de formar una marina proporcionada a las riquezas y extensión del Perú ha ocupado sin cesar al Supremo Gobierno”. Su primer comandante iba a ser el capitán de fragata de la marina chilena Tomás W. Carter, por decisión del contraalmirante Blanco Encalada, pero el Protector del Perú (San Martín) prefirió designar a Guillermo (alguna fuente lo llama William, pero sería un error dado que otra fuente le atribuye nacionalidad francesa) Prunier, como lo requería el Director General de Marina Juan de la Cruz. Prestó servicios entre 1821 y 1825. Cochrane (citado por UO) afirma que en mayo de 1822 esta corbeta se encontraba en El Callao. En ese año estaba al mando del capitán de fragata Juan Illingworth. Esta corbeta participó como escolta de los transportes en las expediciones a los puertos intermedios (zarpó de El Callao en la segunda el 22 de junio de 1822) y, más tarde, el 9 de diciembre de 1822 (FAE sitúa el hecho en la noche del 9 al 10), su tripulación se amotinó en la bahía de El Callao; la nave pudo ser retomada, no así el bergantín “Belgrano”, cuya dotación se sublevó al día siguiente y se fugó con la nave, que fue declarada pirata. FAE asegura que en ambas naves “los marineros (...) amarraron a los oficiales subalternos, mientras los jefes y oficiales se divertían en tierra; los dejaron en un bote frente a la Puná” y se hicieron a la mar (el mismo autor afirma que el objetivo de los tripulantes de la Limeña era “dedicarse a la piratería”). Cuando a fines de julio fue depuesto y exiliado Bernardo de Monteagudo, la corbeta “Limeña” fue elegida para expulsarlo del Perú. Su capitán en septiembre de 1822 era Carlos García del Postigo(Pic). El 27 de noviembre de 1823, en misiva al coronel Tomás de Heres, Bolívar hacía referencia a al presencia de un corsario español y entre las medidas dispuestas para combatirlo mencionaba la actuación de la corbeta “Limeña” y la “Guayaquileña”. En otra carta del Libertador, esta vez al general Salom, fechada el 8 de diciembre de 1823, se le solicita el envío desde Guayaquil “volando y del modo que se pueda, sin hacer muchos gastos” de esta corbeta, “trayendo a su bordo todos los equipajes del ejército, las municiones, tropa y oficiales que estaban embarcados en el "Monteagudo". Estos buques (“Limeña” y “Guayaquileña”, los mismos de la misiva anterior) deben venir directamente a Huanchaco a descargar allí todo lo que pertenece al ejército de tierra. (...) La tripulación y oficiales de la "Macedonia", que se embarquen en la "Limeña" para aumentar su tripulación. La "Guayaquileña" que venga lo mejor tripulada posible, pero sin muchos costos; y la "Limeña" menos aun; pues el corsario español ha desaparecido y no se sabe de él, y no estamos para gastos inútiles.” Poco después, el 25 de diciembre de 1823, Guise reclamaba al Libertador la devolución de las naves peruanas “Limeña” y “Macedonia”, ambas en Guayaquil. Poco después, el 11 de marzo de 1824, nuevos oficios de Guise indican que la “Limeña” se encontraba en Huanchaco (siempre a las órdenes de Bolívar) y ordenaban al capitán de la “Limeña” Ford Morgell la entrega del mando al capitán de navío Hipólito Bouchard. El 4 de septiembre de 1824 completaron sus estudios en la Escuela Náutica de Guayaquil seis alumnos, los que fueron embarcados en esta corbeta como aspirantes de marina. Participó en el bloqueo de El Callao de 1825. Fue desarmada alrededor de 1826 (DelC la menciona en servicio en ese año). El comandante Romero, en su libro “Guise y la aurora de la Armada Republicana”, menciona la composición de la armada en 1827, incluyendo la fragata “Presidente” y las corbetas “Libertad” y “Limeña”.
Pe-HB-Pic-HMA4-HPI-BACA-DelC-PCCo-MGC-UO-UTV-FAE-Quin-PeDe-Ot

“Limeña”. Corbeta/barca. Fue el nuevo nombre de la barca “Santa Cruz” (VER), rebautizada tras su devolución por Chile.

“Mercedes”. Fragata (en la biografía de Noel en Pe y en PeDe se la menciona como fragata de transporte). Fue la primera nave adquirida por el Mariscal Castilla, durante su primer gobierno (alrededor de 1845). Desde 1852 estuvo al mando del capitán de navío Juan Noel Lastra. En 1853 participó en la campaña de Bolivia. Naufragó frente a Casma el 2 de mayo de 1854 (entonces era utilizada como Colegio de Instrucción Práctica). Su capitán, Juan Noel y Lastres, prefirió hundirse con su nave y estuvo entre los más de 800 muertos, a pesar de que se logró evacuar a gran parte de la tripulación, tropa embarcada, rabonas y pasajeros que llevaba. Ello sucedió durante la guerra civil entre Castilla y Echenique, “cuando la "Mercedes", remolcada por el "Rímac", llevaba tropas gobiernistas para hacer frente a la revolución. Por el heroísmo de Noel se dispuso no solamente nombrar "Noel" al "Rímac" sino también el ascenso póstumo a contraalmirante del capitán de navío Noel. Sin embargo, una vez que Castilla subió al poder, tales decretos, como todos los dados por Echenique, fueron considerados nulos. De hecho todos los marinos que habían servido a Echenique fueron dados de baja, lo que enemistó a gran parte de la MGP contra Castilla (y explica el apoyo que luego dieron a Vivanco).”(PeDe) Pe-OS1-OS3-PeDe 

“Mexicano”(Pe)/“Mexicana”(HMP-Ot)/”Mejicana”(PeDe-Ot). Barca /alguna fuente la llama erróneamente barcaza). Nave fletada al comercio y armada en corso en El Callao para reforzar la escuadra confederada mandada por Juan Blanchet, a la que se incorporó tras el 15 de diciembre de 1838. El 12 de enero de 1839 participó en la batalla de Casma contra la escuadra chilena de Simpson y las naves que habían transportado al general Bulnes. Pe-HMP-PeDe-Ot

“Milagro”. Ver “Monteagudo”.

“Monteagudo” inicialmente conocida con su nombre español “Milagro”. Fragata (HPI y Bolívar la llaman ocasionalmente navío; habitualmente utilizada como transporte – con alguna excepción-, aunque se la ha incluido por su importancia histórica y por haber sido empleada luego por Chile como nave de combate). Armamento 12 cañones de a 12 libras(JoBa 1836, según se detalla en el texto). Nombres anteriores “Las Caldas” y “Milagro”. Fragata mercante española capturada por el Comandante Thomas Crosby (a las órdenes de Cochrane) el 24 de julio de 1821, durante la Guerra de la Independencia. Construida en 1751 (ACh-este dato parece poco probable). El Protector ordenó devolverla a su dueño Vicente Benito Larriva (La Riva) “por su decidido patriotismo”, pero Cochrane le reclamó $ 2.500. La Riva objetó esta imposición y fue eximido del pago por el Gobierno el 20 de marzo de 1822. El 4 de mayo de 1822, los españoles de Lima fueron aprisionados y detenidos en El Callao a bordo de la fragata “Milagro”, ya al servicio de la armada peruana (HPI señala que la orden al Director de Marina para que partiera con 500 españoles son del 14 de abril); en esta nave fueron luego remitidos a Chile muchos de ellos. Con motivo de ese viaje o poco después fue rebautizada “Monteagudo”(podría haber sido ya en abril de 1822). Cochrane, ansioso de percibir la suma reclamada a La Riva, impidió entonces la zarpada de la fragata hacia Valparaíso hasta tanto no le abonaran $ 5.000. El 27 de noviembre de 1823, en misiva al coronel Tomás de Heres, Bolívar hacía referencia a al presencia de un corsario español y entre las medidas dispuestas para combatirlo mencionaba el envío del navío “Monteagudo” a Guayaquil. En otra carta del Libertador, esta vez al general Salom, fechada el 8 de diciembre de 1823, le solicita que “se quede con el "Monteagudo" en Guayaquil, para que me mande en él 900 reclutas”. En servicio como transporte de tropas del general Bolívar en 1824; también prestó servicios desde 1826 a 1829. En 1836, cuando era considerada sólo buena para ser utilizada como transporte, fue arrendada a intermediarios del General Ramón Freire Serrano en el Perú, quien preparaba una expedición revolucionaria hacia Chiloé, que intentaba derrocar al Presidente José Joaquín Prieto Vial. Las fuentes chilenas insisten en las responsabilidades de los líderes de la Confederación en dicha operación, mientras que las peruanas la minimizan. Así HMP afirma que “el General Santa Cruz dispuso que se fletaran al comercio algunos barcos de guerra, que debían ser desarmados para entregarlos a quienes obtuvieran la buena pro en el remate. Freire se aprovechó de esta licitación y empleando agentes secretos fletó dos barcos por su cuenta; en seguida, el 3 de julio de 1836, el General chileno se hizo a la mar en el bergantín “Orbegoso”, que fue uno de los barcos alquilados por el gobierno peruano; el 7 de mismo mes salió la “Monteagudo”, puesta en la misma condición, conduciendo al resto de los amigos del jefe expedicionario.” Por su parte, JoBa considera más responsable al Gobierno Peruano que al propio Santa Cruz. A continuación, una transcripción de su versión de los hechos (no se transcribe su análisis sobre las responsabilidades). En “El Redactor Peruano”, Nº 54 del 4 de mayo de 1836 se publicó el aviso de que el gobierno la daría en arrendamiento. El arrendatario “fue el español don José María Quiroga, quien ofreció por el fletamento 4400 pesos, y dio por fiador a don José María Barril, chileno emigrado (10 de junio de 1836). El arrendamiento se entendía hecho para emplear los buques en especulaciones mercantiles debiendo quitárseles la artillería y pertrechos de guerra. Los fondos parece que fueron obtenidos del empréstito que, de acuerdo con Novoa, consejero de Freire, gestionó Riva-Agüero. Quiroga, el arrendatario de la “Monteagudo” de la que también debía ser capitán, no tenía hacienda conocida y sólo era un protegido del general Herrera, plenipotenciario de Santa Cruz; Barril, el fiador de Quiroga, arrastraba una vida notoriamente indigente. Tan evidente era esta irregularidad que el comandante general de Marina don Salvador Soyer había hecho oposición al fletamiento de los buques, si no se presentaban fianzas más abonadas; pero esta dificultad fue allanada con la separación de Soyer. Los buques fueron entregados sin quitarles el armamento que a la sazón tenían. La “Monteagudo” llevaba seis cañones de a 12 montados en sus cureñas, a más de otros tantos y ciento veinte balas en las bodegas. El “Orbegoso” y la “Monteagudo” tomaron rumbo al norte; pero al llegar a Huacho torcieron al sur. El plan de los expedicionarios consistía en dirigirse a Chiloé, armar aquella provincia, invadir rápidamente el continente desembarcando en el territorio de Valdivia o de Concepción y hacer entonces un llamamiento a todo el país en nombre de la libertad. Navegaron en conserva ambos veleros durante doce días, al cabo de los cuales los separó un temporal; logro la delantera el “Orbegoso” que era más nuevo y apto, llegó a Chile el 2 de agosto, y tomó a poco posesión del castillo de Agui, llave de dicho archipiélago. Pero, en tanto, había ocurrido en la “Monteagudo” una sublevación que dos tripulantes chilenos encabezaron navegando a las alturas de Valparaíso (1° de agosto). Había arribado ya a este puerto la goleta “Flor del Mar”, despachada por el cónsul Lavalle y se estaban tomando medidas de previsión, por lo cual la “Monteagudo” casi fue recibida a cañonazos” (desde aquí, el relato correspondería a la historia de esta nave en la armada chilena, pero se transcribirá aquí para no cercenarlo). “Conocida la verdad y premiados los promotores de la deserción, Portales ordenó que la “Monteagudo” se alistase aceleradamente y se dirigiera a Chiloé donde fingiendo no haber cambiado de bandera, debía apresar al confiado Freire y a sus temerarios compañeros de aventura. La celada se realizó con todo éxito y la guarnición del castillo de Agui, compuesta de 100 hombres, abrió la puerta a sus apresadores que no eran más de 40; el “Orbegoso” fue tomado por un bote armado y a poco Freire quedó preso (30 de agosto). El 13 de agosto la “Monteagudo” puso su proa al sur para acabar con la empresa de Freire.” ArCo-BACA-ACh-HMP-HPI-JoBa-PCCo-DelC-MGC-Quin-Ot

“O’Higgins”. Corbeta(HB-Ot)/fragata(BACA-ConPe)/fragata de transporte(PeDe). Armamento de 22 cañones(UO-HB). Antigua “Presidenta”, rebautizada por ley del 6 de febrero de 1822; PeDe señala que anteriomente fue la nave realista “Rosa Calsá”; podría ser la fragata española “Presidenta”, mercante armada ante la escasez de naves de guerra, basada en El Callao entre 1818 y 1820, cuando habría sido capturada por los republicanos (BMi la considera “fragata inferior” y le atribuye un armamento de 12 cañones en 1818). HMA4 la menciona en servicio en mayo de 1822 (al igual que Cochrane, citado por UO, quien la ubica en Guayaquil), mientras que Pic la considera “en astillero”, comandada por el capitán José María Hurtado y con una tripulación asignada de sólo 25 hombres en septiembre de 1822 (podría estar en reparaciones). Zarpó de El Callao el 10 de octubre de 1822 en la expedición a puertos intermedios, pero en la noche del 30 de octubre fue embestida por el Mackenna”, que le botó el palo mayor. “El aparejo de ambas naves quedó destrozado”(FAE). Prestó tambiñen servicio en 1823, así como en el bloqueo del Callao entre 1824 y 1825. HB-UO-HMA4-Pic-PeDe-BACA(que la considera en servicio alrededor de 1821)-ConPe-BMi-FAE-Ot

“Pichincha”. Corbeta. Nave de guerra grancolombiana que el 6 de noviembre de 1828 se presentó en Paita, con su tripulación sublevada contra el Libertador Simón Bolívar, y se puso a disposición Perú. Esta nave pasó a servir junto al resto de la escuadra de Guisse , en la que revistó durante 1829, y fue devuelta a la Gran Colombia a raíz del tratado de paz con que concluyó la guerra. HB-PeDe-HMP

“Presidenta”. Corbeta. Ver “O’Higgins”.

“Presidente” antes llamada “Protector” y originalmente “Prueba”. Fragata. Armamento de 40 a 50(variable durante su servicio HB)-42(Pic 9/1822)-44(UTV)-50(UO 1822)-52 cañones. Tripulación de 257(Pic 9/1822)-259(ArCo)-400(UTV) hombres. Antigua fragata española “Prueba” (con frecuencia se la llamaba por ese nombre aún bajo la bandera peruana, por ejemplo HMP en 1825 y Bolívar en sus cartas hasta la destrucción accidental de la fragata), construida en El Ferrol en 1800. Formaba parte de la escuadrilla española en el Pacífico, junto a la fragata “Venganza” y la corbeta “Alejandro”. Las dos fragatas, “que habían zarpado del Callao antes que Cochrane volviera a bloquear este puerto, transportaron” en 1820 tropas españolas “de los puertos intermedios a Cerro-Azul, y sabedores aquí sus comandantes Villegas y Soroa del estado del Callao, o por órdenes con que se hallarían o por resolución propia, hicieron rumbo al Norte, apareciendo en Panamá, pasaron luego a San Blas y Acapulco en el reino de Méjico, y más tarde esas fragatas con la corbeta “Alejandro” fueron entregadas a los enemigos por los mismos que las mandaban”(MGC). Esto fue debido a que en las tres naves “escaseaban los víveres, y las tripulaciones se hallaban impagas”, por lo que el capitán de navío José de Villegas acordó su entrega el 15 (HMP señala el 23) de febrero de 1822 (MGC, tomo II, páginas 424 a 427, reproduce la negociación y el tratado entre ambas partes, firmado por el capitán de fragata José Joaquín de Soroa, comandante de la “Venganza”, en representación de Villegas). La fragata dejó Guayaquil el 25 de ese mes y finalmente pasó al puerto de El Callao para ponerse allí a órdenes del gobierno del Perú el 31 de marzo de 1822 tras la caída de dicha plaza en manos independentistas (en documentación del 25 de marzo en AMil señala que “se creía que la tropa sublevada de la Fragata “Prueba” se acercase al Callao”; FAE señala en este sentido que su tripulación se sublevó el 18 de marzo en viaje de Guayaquil a El Callao y que fue necesario dejar impune ese hecho). Las fuentes peruanas y argentinas señalan que Cochrane intentó apoderarse de ella por considerar que le correspondía como presa debido a la persecución que había dirigido durante largo tiempo contra esas naves, pero desistió de su propósito cuando comprobó que la tripulación estaba dispuesta a resistir su asalto. HPI señala que el “acuerdo” firmado en Guayaquil bajo la presión de Cochrane sobre el destino de las fragatas “Prueba”, “Venganza” y la corbeta “Alejandro” fue reclamado por el Gobierno Supremo del Perú el 10 de mayo de 1822, debido a sus vicios. Inicialmente fue llamada “Protector”. En su diario, el coronel inglés al servicio de Chile William De Vic Tupper la llama “Prueba” o “Protectora” (otra fuente la llama “Protectora” en 1824) en 1823. MGC la llama indistintamente “Prueba” y “Protector” en noviembre de 1823. Prestó servicios entre 1822 y 1825. En mayo(Cochrane citado en UO) y septiembre(Pic) de 1822 su capitán era Juan Esmond (al primero de esos meses, según Cochrane, estaba basado en El Callao). El 22 de junio de 1822 zarpó junto a la corbeta “Limeña” en escolta de los transportes de la segunda expedición a puertos intermedios. “El 7 de abril de 1823 se logró sofocar a tiempo otra sublevación en al fragata “Protector”” (FAE; HMA4 se limita a señalar que sufrió al menos un motín entre 1822 y 1823). El 9 de septiembre de 1823, en carta al general de división Mariano Portocarrero, Bolívar hace referencia a la fragata “Protectora” (probablemente esta misma nave). El 6 y 7 de octubre de 1824 se presentó frente a El Callao con varias naves menores y sostuvo un breve encuentro con la escuadra española encabezada por el capìtán de navío Roque Guruceta a bordo del navío de línea “Asia” (FD señala que esta nave estaba acompañada en el combate naval del Callao por una corbeta y cuatro bergantines y que sus oponentes fueron el citado navío “Asia”, la corbeta “Ica” y los bergantines “Aquiles”, “Pezuela” y “Constante” (páginas 307, 308, 327 y 328 del tomo IX-SG; MGC, en su tomo II, páginas 480 y 481, reproduce el parte de Guruceta, fechado el 8 de octubre). Participó en el bloqueo de El Callao, comenzado el 7 de enero de 1825 (FD trata el tema en la página 310 del Tomo IX-SG). El 1º de febrero de 1825, mientras continuaba formando parte del citado bloqueo, fueron embarcados en esta fragata para complementar sus estudios en la Escuela Náutica de Guayaquil dos de sus cursantes. Esta fragata estaba desarmada para junio de 1826. BACA la menciona en servicio como “Protector” y Romero (citado por PeDe) como “Presidente” en 1827. Fue rebautizada “Presidente” (en una fecha no determinada por el autor, entre 1826 y 1828), aunque HB señala que hasta su pérdida se la siguió llamando – en menor medida – “Protector”. DelC la llama “Presidente” ya en 1826. Desde agosto (Ec) o septiembre de 1828 (HMP) participaba en el bloqueo de Guayaquil, como nave insignia del vicealmirante Guisse. Las naves bloqueadoras realizaron diversos desembarcos para tomar prisioneros y material de guerra, además de dañar la moral de los bloqueados. Esta fragata participó en el bombardeo de Guayaquil iniciado el 22 de noviembre de 1828, en el que según ArCo recibió 89 cañonazos. Durante ese combate, en la noche del 23 al 24 de ese mes, encalló cerca de Las Cruces, frente a dicha ciudad. Si bien al amanecer pudo volver a flote por el repunte del río, el último cañonazo que le dirigieron los grancolombianos cuando la nave se dirigía a ocupar el puerto hirió de muerte (en el pecho) al vicealmirante Guise. El mando de la fragata fue asumido por el secretario de Guisse, Valle Riestra, mientras que el de la escuadra fue asumido por el teniente primero José Boterín, de la corbeta “Libertad”, quien “llevó la escuadra a las bocas del Guayas y fondeó en Punta Piedra para hacer honores a Guisse y remitir su cuerpo al Perú”, por lo que se demoró la caída de la plaza, que recién se entregó a Boterín el 19 de enero de 1829 (ratificada la capitulación el día 20, el 1º de febrero se ocupó efectivamente el puerto). Hipólito Bouchard pasó a mandar esta fragata (Bolívar, en carta a Antonio Gutiérrez de la Fuente del 25 de junio de 1829, menciona que Guayaquil capituló ante el marino francés y no ante Boterín, como señala por otra parte la nota en PCCo). Bolívar afirmaba el 17 de enero de 1829, en carta al general en jefe Rafael Urdaneta, con cierta exageración propagandística que él mismo confiesa, destinada a las tripulaciones que se embarcarían hacia el Pacífico, que “la “Prueba” no podrá combatir más. Pues es muy vieja y está perdida.” Esta fragata se incendió accidentalmente en forma parcial y voló el 24 de mayo de 1829 en la ría de Guayaquil (Bolívar fecha su incendio el día 18 en por lo menos un  par de misivas enviadas durante junio siguiente, mes en el que reiteradamente alude a la pérdida de esta fragata como un hecho favorable – lo que muestra a las claras su exageración en la carta del 17 de enero, cuando la daba por “perdida”-). HMP afirma que se comenzó a reparar y que se decidió en principio no abandonar Guayaquil hasta que esta fragata no se pudiera hacer a la mar (la plaza fue finalmente entregada el 11 de julio de 1829). Como consecuencia de dicho incendio, Bouchard fue relevado del mando de la escuadra pero conservó el grado de capitán de navío activo sin destino. En PeDe se señala que el Dr. Denegri, en la obra colectiva “Historia Marítima del Perú”, afirma que “Sin desconocer el golpe que representó para nuestra Marina el incendio de la fragata “Presidente”, los nuestros siempre tuvieron el dominio del mar y de las vías fluviales de Guayaquil con las corbetas “Libertad”, “Pichincha” e “Independencia”, los bergantines “Congreso” y “1o de Febrero”, y las goletas “Guayaquileña”, “Arequipeña” y “Peruviana”; la fragata transporte “Monteagudo” sin contar las balandras guardacostas ni las lanchas cañoneras, elementos ligeros pero valiosos, tanto para la ofensiva como para la defensa, en los ríos y esteros guayaquileños.” La lectura de las cartas de Bolívar demuestra la verdad de esta aseveración, ya que el Libertador insistía en reclamar el envío de naves de guerra colombianas al Pacífico. Pe-PeDe-ArCo-HB-CEHM-HMA4-AMil-Pic-BACA-FD-SG-UO-HMP-DelC-IIIS-PCCo-MGC-HPI-FAE-Ot

“Protector”. Fragata. Antigua “Prueba” española, luego rebautizada “Presidente”. Pe

“Protector”. Sin datos del tipo de nave. El 12 de diciembre de 1821 se inició en “la Gaceta de Gobierno” Nº 45 una colecta para la construcción de un navío de guerra con este nombre, pero no se llevó a efecto. HMA4

“Santa Cruz”. Barca(la mayoría de las fuentes como “Santa Cruz”, como “Limeña” en 1841, 1843 y 1844)/corbeta(CABA y, como “Limeña”, Pe 1844). Armamento de 12 cañones de a 9 libras(“Santa Cruz” JoBa)-20 cañones(“Santa Cruz” al servicio de Chile-ACh); 16 piezas (“Limeña” 6 de a 12 libras y 10 de a 9 libras de bronce, según el inventario del 16 de septiembre de 1844 en OS2). 231 toneladas de porte(OS2 1844); desplazamiento de 650 toneladas(ACh). Al ser capturada por los chilenos estaba tripulada por apenas 43 hombres. Nombre anterior “Isabel”. En servicio a principios de 1836. Capturada por el bergantín chileno "Aquiles" al mando de Carlos Ambrosio García del Postigo Bulnes en El Callao, el 21 de agosto de 1836(ACh). Las fuentes peruanas aclaran que, sin que se hubieran iniciado las hostilidades, “a las 12 de la noche del 21 de agosto, 80 marineros chilenos (en cinco lanchas) se lanzaron sobre la barca “Santa Cruz” tripulada por 43 hombres, el bergantín “Arequipeño” y la goleta “Peruviana” sin tripulación ni velamen (HMP afirma que en cada nave había 4 ó 5 vigilantes nocturnos y que los buques estaban desmantelados, sin tripulación, fondeados como pontones), que estaban fondeados en el puerto y, sin resistencia, los sacaron fuera de sus apostaderos. El bergantín “Aquiles” se colocó escoltado por los tres barcos apresados frente a la isla de San Lorenzo. Al día siguiente, los habitantes del Callao y como ellos las autoridades, al mirar al mar se encontraron con la nueva.”(JoBa). Esta barca fue restituida al Perú (al sector de Gamarra) el 23 de marzo de 1839 y luego rebautizada “Limeña”. Comandada por Manuel Villar, participó en 1841 de la segunda campaña contra Bolivia dirigida por el general Gamarra, ocupando el puerto de Cobija. El 8 ó 9 de julio de 1843 estuvo entre las fuerzas navales que llegaron a Arica destinadas al bloqueo. Fue una de las cuatro naves que después de haber apoyado al general Manuel Ignacio de Vivanco hasta el 24 de julio de 1844 y bloqueado por más de un año los puertos de Arica e Islay, reconocieron al nuevo gobierno. Desde el 14 de agosto de 1844 hasta el 14 de noviembre de 1844 estas cuatro naves de guerra quedaron “embargadas” en Islay por la fragata HMS “Dublin” (a la que se sumaron las fragatas HMS “Fisgard” y “Talbot”, así como el vapor “Cormorant”); el 29 de agosto de ese año desembarcaron las tripulaciones de las cuatro embarcaciones y el 16 de septiembre el general de brigada Carlos Lagomarsino ordenó arriar sus banderas y abandonarlas bajo la responsabilidad de la Royal Navy; su comandante durante este episodio era el capitán de corbeta graduado Domingo Vieira. Perdida en Islay en 1845. Pe-OS2-CEHM-ACh-PeDe-JoBa-HMP-Ot

“Socabaya”. Corbeta. Armamento de 24 piezas de a 24 libras(en Armada Chilena-ACh); JoBa y AvM le atribuyen igual número de piezas pero de sólo 12 libras. 725 toneladas(ACh; AvM afirma que se trata de builders measurement tons). ACh la considera (con evidente exageración) un “excelente navío de guerra”. AvM asegura que se trataba de la fragata mercante francesa “Casimiro Perier”, construida en Le Havre en 1830, de 712 tons; en cambio ACh afirma que se trataba de la “Francisca”, construida en 1836 en la ría de Guayas. En servicio a principios de 1836(JoBa). Llegó al Callao el 14 de mayo de 1837, más tarde fue comprada por 45.000 pesos y el 29 de junio de 1837 se la rebautizó “Socabaya”(AvM). El 15 de octubre (otra fuente afirma que en noviembre) de 1837 zarpó de El Callao hacia el sur con la corbeta “Confederación”, el “Fundador” y la goleta “Junín” y rindieron la isla de Juan Fernández, bombardearon Talcahuano, Huasco y San Antonio, donde desembarcaron tropas de Marina al igual que en Caldea. Combatió en la batalla de Islay el 12 de enero de 1838, al mando del capitán de fragata Juan José Panizo. Esa acción terminó con el retiro de la flota chilena mandada por Roberto Simpson. Fue abordada y capturada en El Callao por la corbeta chilena “Libertad” el 17 de agosto de 1838. Pe-ACh-HMP-CABA-AvM-Ot

“Venganza”. Fragata. Ver “Guayas”.

“Yungay”. Corbeta/fragata(una sola fuente en 1843). Armamento de 22(DelC-AvM)-21 cañones montados y otros 8 en bodega (14 cañones de a 12 libras, 6 carronadas de a 22 libras, 1 carronada de a 12 libras en el castillo y 8 carronadas de a 12 libras en la bodega, según inventario del 16 de septiembre de 1844 en OS2). 680 toneladas de porte. Anteriormente fue el mercante “General Bulnes”, matriculado en Guayaquil. Adquirida en octubre(AvM)/diciembre(DelC) de 1841 (DelC). En 1842, durante el conflicto civil peruano, se enfrentó cerca de Paita a la barca “Limeña”. Poco después del 9 de julio de 1843 llegó a Arica para unirse a las fuerzas navales destinadas al bloqueo. Fue una de las cuatro naves (con la barca “Limeña” y las goletas “Alerta” y “Paquete Peruano”) que después de haber apoyado al general Manuel Ignacio de Vivanco hasta el 24 de julio de 1844 y bloqueado por más de un año los puertos de Arica e Islay, reconocieron al nuevo gobierno. Desde el 14 de agosto de 1844 hasta el 14 de noviembre de 1844 estas cuatro naves de guerra quedaron “embargadas” en Islay por la fragata HMS “Dublin” (a la que se sumaron las fragatas HMS “Fisgard” y “Talbot”, así como el vapor “Cormorant”). Esta corbeta era desde el 13 de agosto el buque insignia del general de brigada de origen genovés Carlos Lagomarsino, quien ante las sucesivas acciones hostiles de la Royal Navy, protestó el 14 y el 21 de agosto, tras lo cual el 29 de agosto de ese año hizo desembarcar las tripulaciones de las cuatro embarcaciones (excepto dos cadetes y 12 marineros de la “Yungay” y un pequeño número en otra de las naves para cuidarlas). Finalmente, el 16 de septiembre Lagomarsino ordenó arriar sus banderas y abandonar la escuadra bajo inventario a la responsabilidad de la Royal Navy. En ese período, su comandante era el capitán de corbeta José Rosendo Carreño, luego sustituido por el capitán de navío Juan José Panizo(OS2); otra fuente señala que en ese mismo año de 1844 (sin indicar el mes) estaba al mando de José María Salcedo, marino nacido en Chile. OS2 señala que “El escuadrón permaneció en Islay sin ser retomado por las autoridades peruanas, y eventualmente se perdió por completo.” Perdida en Islay en 1845(OS3); AvM afirma que se perdió en 1844 poco después de su captura por la Royal Navy. Un buque de guerra denominado “Yungay” (probablemente un homónimo de éste) se encontraba en servicio en 1854 y 1856. DelC-OS2-OS3-AvM-Ot

Aclaraciones adicionales:
            1º) HMP, al referirse a las naves corsarias fletadas al comercio por la Confederación Peruano-Boliviana, armadas en corso y puestas bajo las órdenes del francés Juan Blanchet hace referencia a tres de ellas, a las que luego suma la barca “Mexicana”: la goleta “Edmons” (en realidad, la corbeta o fragata “Esmond”), la goleta “Perú” (única de las tres naves cuyo nombre y categoría coinciden con las restantes fuentes) y la fragata “Smack” (que otra fuente menciona como simple goleta), que no ha sido incorporada a esta lista por la convicción de que se trata de un error en la denominación y características de la goleta “Shamrock”. 
            2º) En una página de internet del argentino Carlos Mey se hace referencia a una fragata (cuyo nombre no indica) adquirida con capital boliviano durante la efímera Confederación Peruano-Boliviana, fragata que habría combatido en la guerra contra España de 1865, pero ese dato no concuerda con los extraídos de las restantes fuentes.
3º) El autor ha considerado conveniente incluir en forma somera un listado de fragatas y corbetas de transporte bajo la bandera peruana en el período entre 1821 y 1829, muchas de las cuales eran veteranas (bajo bandera chilena) de la Expedición Libertadora del Perú.
“Aurora”. Fragata. Prestó servicios durante parte del período comprendido entre 1821 y 1829. HB
“Ceres”. Corbeta/fragata “Ceres”. Zarpó de El Callao el 10 de octubre de 1822 en la expedición a puertos intermedios y el 15 de octubre de 1823 como parte de la expedición auxiliar chilena al mando del coronel José María Benavente. HB
“Consecuencia”/”Argentina”/La Argentina”. Fragata. Antigua fragata corsaria rioplatense bajo el nombre “La Argentina” (VER), luego en la Expedición Libertadora del Perú bajo bandera chilena. 677 toneladas. Ya prestaba servicio al Perú alrededor de octubre de 1821. Poco después hubo una propuesta del Libertador Bolívar de adquirir esta nave, para la Gran Colombia, pero no se concretó y siguió sirviendo al Perú. Entre el 6 y el 15 de diciembre de ese año fue detenido su capitán accidental, Juan Tebes, y reasumió el mando Hipólito Bouchard. En esa época tenía apenas una docena de tripulantes. HB
“Curiman”. Fragata. Sin datos sobre su bandera. Para el 10 de agosto de 1822 había traido cebada de Chile, almacenada en El Callao. CEHM
 “Dolores”. Fragata. Podría ser la fragata de transporte española capturada por la escuadra chilena en octubre de 1818. El 10 de septiembre de 1822 embarcó un esclavo cedido para el servicio de la escuadra peruana(CEHM). CEHM
 “Emprendedora”. Fragata. Veterana de la Expedición Libertadora del Perú. En 1821 llevaba ropa para el ejército(AMil). Zarpó de El Callao el 10 de octubre de 1822 en la expedición a puertos intermedios. HB-AMil
“Flavius”. Fragata. Sin datos sobre su bandera. En 1822 llevaba pertrechos de guerra para auxiliar a Guayaquil. AMil
 “Independencia”(1822-1824)/“Independencia del Sur”(1824). Fragata. Zarpó de El Callao el 10 de octubre de 1822 en la expedición a puertos intermedios. Transportaba 400 hombres pero a las 48 horas debió volver a El Callao porque “tenía seis pies de agua en las bodegas y hubo necesidad de salvar los soldados en botes”(FAE). En 1824 estaba destinada a transportar tropas de Bolívar (el autor no ha encontrado datos de qué bandera llevaba entonces). HB-Quin
“Laura”. Fragata. Sin datos sobre su bandera. Para el 2 de octubre de 1822 había transportado una carga de jarcias “conducida por cuenta del Estado”. Su dueño se llamaba Nicolás. CEHM
 “Luisa”. Fragata/corbeta. En 1824 estaba destinada a transportar tropas de Bolívar (el autor no ha encontrado datos de qué bandera llevaba entonces). Quin
“Macedonia”. Fragata. El 11 de mayo de 1822 se encontraba en trámite su proceso de comiso. CEHM
 “Mackenna”. Fragata. Veterana de la Expedición Libertadora del Perú, zarpó de El Callao el 10 de octubre de 1822 en la expedición a puertos intermedios, pero en la noche del 30 de octubre tuvo una colisión con la “O’Higgins” (antigua “Presidenta”), como consecuencia de la cual “El aparejo de ambas naves quedó destrozado”(FAE). Tras embarcar en Ilo 300 húsares de la Legión Peruana y un grupo de jefes y oficiales salvados de la retirada de Oruro (HMA4 hace ascender el número de soldados transportados a 500), durante la segunda campaña de puertos intermedios (HMA4 la llama tercera campaña y asegura que la nave estaba ya “semisublevada”), el 25 de octubre de 1823 fue capturada por el bergantín corsario español “General Valdés” (también conocido simplemente como “Valdés”) y llevada a Chiloé. Surgiría de UCh que al rendirse ya había vuelto al control chileno, aunque la referencia de la página de internet del ejército peruano (http://www.ejercito.mil.pe) a la pérdida de dos escuadrones de caballería al naufragar (puede tratarse de un eufemismo por la rendición o un error informativo al interpretar documentos) esta fragata en viaje hacia El Callao parece indicar lo contrario. HB-Uch-HMA4-FAE-Ot
“Minerva”. Fragata (tal vez fuera la capturada por corsarios chilenos en 1817 y luego empleada como transporte por el gobierno de Chile-CLU1). En 1824 estaba destinada a transportar tropas de Bolívar (el autor no ha encontrado datos de qué bandera llevaba entonces). Quin
“Mirror”. Fragata. En servicio en noviembre de 1823. HB
“Montezuma”/“Moctezuma”(poco habitual). Fragata. Prestó servicios al menos entre marzo y septiembre de 1822. En distintos viajes llevó 310 a 400 hombres (en marzo, por ejemplo, llevó 384 reclutas a Huacho). Las  condiciones de las tropas transportadas eran tan deplorables que el día 8 de agosto de ese año, cuando transportaba desde Puná al batallón colombiano “Yaguachi”, con 382 reclutas (entre ellos, como es lógico, “muy pocos verdaderos defensores de la libertad”) se produjo un motín a bordo (cerca de Huanchaco, adonde había arribado para el 1º de septiembre) y fueron pasados por las armas tres de los cabecillas (las fuentes consultadas contienen diversos partes sobre la sublevación, entre ellos el del 12 de septiembre). El 18 y el 24 de septiembre era su comandante accidental Diego Estes. Su parte del día 18 es elocuente sobre las malas condiciones que debían sufrir los reclutas: “no puedo desentenderme de comunicar a V.S. que hasta las doce del día de la fecha no ha tomado rancho la tropa, ni tocado bocado alguno los señores oficiales pues de tierra no me han mandado cosa alguna. Con mi ayudante remití a V.S. la relación de todos los víveres que me son precisos para seguir mi ruta, pues no teniéndolos éstos en el número que se lo participo en dicha nota, me veo en la dura posición de fusilar diariamente diez o doce, pues tratan de poner en ejecución los depravados intentos de degollarnos, y dirigir la nao a donde mejor les hubiese adaptado, pero como la vigilancia, y el celo no ha desmayado en nosotros, por un denuncio formal hice una recta averiguación y reconocidos los motivos de la conspiración fueron al momento pasdos por las armas, y ¿por qué? Porque estaban los víveres escasos y la ayuda. Todo esto acaeció el 8 del próximo pasado y por la presente intentan hacer lo mismo.” Para el 29 de ese mes, ya había zarpado de Huanchaco hacia El Callao. En UCh aparece mencionado un documento referido al reclamo de la entrega de esa nave por parte de Pablo Latorre (no aparece la fecha). CEHM-HPI-UCh-SMBG-AMil
“Océano”. Fragata. Prestó servicios durante parte del período comprendido entre 1821 y 1829.HB
“Otavins”. Fragata. Sin datos sobre su bandera. El 21 de marzo de 1822 la Comandancia General de Guayaquil comunicó al Ministro de Guerra y Marina que le enviaba en esta nave “los efectos pedidos”. CEHM
“Perla”. Fragata. Era la fragata armada en guerra en 1813 por los chilenos y pasada a los españoles, recapturada años más tarde (VER); veterana de la Expedición Libertadora del Perú, zarpó de El Callao el 10 de octubre de 1822 en la expedición a puertos intermedios. HB
“Peruana”. Fragata. Capturada en 1820 en Guayaquil por la escuadra chilena(CLU1). Sirvió como transporte peruano ya antes del 21 de diciembre de 1822. CLU1-PeDe-CEHM 
“Santa Rosa”. Fragata/corbeta. Era la corbeta corsaria argentina “Santa Rosa de Chacabuco”, “Santa Rosa”, “Chacabuco” o “Santa Rosa” alias “Chacabuco”, recobrada por Bouchard en las islas Hawaii (VER). 387 toneladas. Veterana de la Expedición Libertadora del Perú, ya alrededor de octubre de 1821 prestaba servicio al Perú. Poco después hubo una propuesta del Libertador Bolívar de adquirir esta nave, para la Gran Colombia, pero no se concretó y siguió sirviendo al Perú. Es probable que en febrero de 1822 transportara 359 reclutas. Prestaba servicios en 1822. Zarpó el 15 de octubre de 1823 como parte de la expedición auxiliar chilena (cuatro transportes en total) al mando del coronel José María Benavente, escoltada por la “Lautaro” y dos naves menores. En noviembre de 1823 la comandaba Hipólito Bouchard. El 10 de enero de 1824 regresó a El Callao desde Huanchaco, aún comandada por Bouchard. Al sublevarse la guarnición de ese puerto el 4 de febrero de 1824, la “Santa Rosa” quedó en manos españolas y el 25 de febrero de 1824 fue incendiada en puerto junto a otras naves, cuando los americanos realizaron una incursión para recuperar o destruir las presas en poder de los realistas. HB-HMA4-CEHM
“Trinidad”. Fragata. Posiblemente fuera una nave española capturada (tal vez la fragata perteneciente a la expedición escoltada por la “María Isabel”, transporte que se amotinó el 22 de julio de 1818 y fue entregado en Buenos Aires por sus tripulantes). Zarpó de El Callao el 10 de octubre de 1822 en la expedición a puertos intermedios. Podría haber pasado más tarde a manos españolas y tratarse de la fragata de transporte del mismo nombre que al zarpar el navío de línea “Asia” y el resto de la escuadra española de  El Callao se iba a dirigir a Chiloé, según informara Antonio José de Sucre al Ministro de Guerra el 2 de febrero de 1825, basado en información de quien fuera físico del bergantín “Pezuela”(dicha carta se encuentra transcripta en el “Boletín de la Academia Nacional de la Historia”, tomo XLV, enero-marzo de 1962, Nº 177, Caracas, Venezuela). HB-PeDe-Ot
“Trujillana”. Fragata. Capturada en El Callao en 1821(CLU1). Zarpó de El Callao el 10 de octubre de 1822 en la expedición a puertos intermedios. Hundida frente a Paracas el 30 de enero de 1823(CLU1). HB-PeDe-CLU1
            4º) En las notas de HMA13 se transcribe parcialmente “una noticia periodística que había llegado al Brasil”, firmada por un “Patriota Chileno” el 7 de junio de 1826 y citada por Boiteux, en la cual se hace referencia a los aprestos (reales y supuestos) de diversas naves para combatir al Brasil en apoyo de las Provincias Unidas del Río de la Plata. En la enumeración se señala que “Las últimas noticias del Perú nos anuncian que la fragata “Prueba”, las corbetas “Pichincha” y “Peruana” y el bergantín “Congreso” se alistaban en el puerto de El Callao para una expedición secreta, y el rumor público hace suponer que ambas escuadras (ésta y la armada en Chile, que sí era información exacta) se dirigirán a bloquear las costas del Grande Imperio”. Si bien es verdad que hubo conversaciones de representantes de las Provincias Unidas del Río de la Plata para conseguir apoyo de otras naciones hispanoamericanas, finalmente sólo se consiguieron las desastrosas naves chilenas. Debe tenerse en cuenta que al momento de escribirse esta carta la fragata “Prueba” era efectivamente peruana, la corbeta “Pichincha” colombiana y ninguno de esos países tenía una corbeta llamada “Peruana”. 
            5º) Aún tras la destrucción de la fragata “Prueba”/”Presidente”, el Libertador Simón Bolívar (al frente de las tropas colombianas entonces en guerra con el Perú) señalaba su preocupación por la escuadra peruana. Si bien un detalle más completo puede consultarse en la historia de la fragata grancolombiana “Colombia”, reiteraré tres de las citas que hacen referencia directa a la Marina del Perú. En la carta remitida por Bolívar al general José Antonio Páez, el 1° de junio de 1829, afirmaba que “siempre quedamos expuestos a la continua invasión de los peruanos con el resto de su marina (…). Así es que cada vez ansiamos más por la llegada de nuestra escuadra para terminar esta guerra. Con sólo las fragatas podremos ya dominar el Pacífico, pues habiendo perdido el Perú la fragata "Prueba", por el incendio del 18, no tiene más marina fuerte, con que resistirnos. (...) A los enemigos les quedan bergantines y goletas. (...) Necesitamos de la marina para poder hacer la paz con el Perú, que tiene todavía seis buques de guerra, y nosotros ninguno, porque los que teníamos se los entregaron en Guayaquil. En este mes podemos tomar dicha ciudad, pero quedaremos bloqueados, porque la marina es de piratas obstinados en hacernos la guerra para pillarnos las costas, y, por consiguiente, no tendremos la paz si no vienen nuestras fragatas”. El 2 de junio, en misiva al general Pedro Briceño Méndez, el Libertador afirmaba que “Si nuestras fragatas hubieran llegado, ya seriamos dueños de Guayaquil, pues ya no hay quien pueda resistirles; pero no llegando estos buques y, aunque tomemos la plaza, siempre quedan los peruanos en actitud de molestarnos con el resto de su miserable marina.” El 8 de junio de 1829, en carta al general en jefe Rafael Urdaneta, Bolívar señalaba que “No necesitamos más que de las dos fragatas, y si no es posible que vengan las dos, que venga una con una corbeta, o un bergantín, pero si pueden venir todos los cuatro es mejor, porque los peruanos tienen muchos y arman todos los días muchos buques.”