Sábado , 3 diciembre 2016
Home / Historia naval / Armada / El (controvertido) apresamiento de la Imperieuse

El (controvertido) apresamiento de la Imperieuse

Navío de línea Bahama, de 74 cañones

Ya se que corro el riesgo de que me tilden de anglófobo, que alguno me diga que soy totalmente imparcial y que muchas veces parezco un “talibán” de nuestra historia. Debéis saber que una de las “comisiones” de este blog es mostrar la cara oculta de esa marina tan idolatrada y mitificada como fue la británica de finales del XVIII y principios del XIX. Y sí, nosotros también tuvimos cara oculta, no seré yo quien niegue ni mucho menos la existencia de todos esos personajillos patrios, que acabaron con el país por corruptelas e ineptitudes. Pero como esas tragedias ya las conocéis de sobra aquí quiero dar a conocer a nuestros muchos buenos marinos y el trabajo, la mayoría de las veces ignorado, que hicieron sirviendo como mejor supieron y les dejaron.

Así que hoy vuelvo a traerles otra historia para que vean como se las gastaban nuestros amigos británicos en aquellos tiempos en los que iban por el mundo con un puntito de chulería y prepotencia muy cool. Sí, también se que nosotros también tuvimos nuestra época de ir así por el mundo en el llamado Siglo de Oro, en la que los franceses e ingleses no se cansaban de llamarnos arrogantes y orgullosos. Supongo que estas conductas eran, y son, algo habitual cuando un país posee una abrumadora superioridad militar y política a nivel mundial. Pero hay cosas que … en fin, lean señores, lean.

Corre el mes de junio de 1793 y España y Gran Bretaña están… ¡aliadas contra Francia!, que cosas. Contra los republicanos franceses se alzan como paladines de la monarquía francesa dos de los países que más “leches” se han dado a lo largo de la historia. Y como no, nuestra flota se pone de nuevo en marcha. El teniente general don Juan de Lángara parte desde Cartagena con destino a Tolón para unirse a la escuadra británica bajo el mando del almirante Hood. Allí operarían ambas flotas contra los republicanos franceses que sitiaban la ciudad.

Una de las unidades españolas de la escuadra de Lángara era el navío de línea de 74 cañones nombrado Bahama. Aquí hago un inciso sobre el origen del nombre de este buque, que también es curioso. Aunque las islas Bahamas eran por entonces una colonia inglesa se quería homenajear nombrando así a un navío por la conquista de aquellas islas que en 1782 efectuaron las armas españolas, aunque luego fueron devueltas al siguiente año al finalizar la guerra como parte del Tratado de Versalles.

Bueno, no nos desviemos del relato con estas divagaciones.

El caso es que el navío de S.M. Bahama estaba bajo el mando del capitán de navío don José Orozco y Herrera, que había sido destacado a las costas italianas con la división del jefe de escuadra D. Juan Joaquín Moreno, quien mandó partir a este buque desde Génova, donde estaba de patrulla, para que fuera a interceptar y apresar a la fragata de guerra francesa Imperieuse, una soberbia embarcación de 38 cañones y casi 400 tripulantes que se sabía que había entrado en el puerto de La Spezia el 4 de octubre. Los británicos mandaron también para esta comisión al navío de línea de 74 cañones HMS Captain, al mando del capitán Samuel Reeve, y el bergantín de 14 cañones Speedy, mandado por Charles Cunningham, que fue enviado por delante de los dos navíos para informar de la situación de la fragata.

Los franceses mientras tanto habían varado su fragata en la bahía de La Spezia sabedores de su inferioridad ante cualquier agrupación naval, y en esos momentos no les quedaba otra que esconderse en un Mediterráneo con pocos buques de guerra franceses. Así que la abandonaron y escondieron la arboladura en otro lugar. Allí llegaron los aliados y durante los días 12 y 13 de octubre 200 hombres de cada navío, y tras mucho esfuerzo, lograron reflotar a la Imperieuse y dejarla estanca para llevársela apresada. El 18 de octubre el Captain tomó a remolque a la fragata francesa y se la llevó a Tolón donde estaba su escuadra. Mientras, el Bahama siguió con su comisión de patrulla por Génova, creyendo que los del Captain mencionarían la importante participación de ellos en la presa y que por tanto algo les tocaría. Que ilusos, parece mentira que no los conocieran.

Pronto se olvidaron los ingleses de la ayuda española cuando el Captain entró en Tolón con la Imperieuse enarbolando pabellón británico y haciendo caso omiso de las protestas de Lángara, que había recibido los partes de Orozco sobre la presa de la fragata y que veía que los británicos se la adjudicaban para ellos solos. El almirante Hood respondió a estas quejas al día siguiente con evasivas. Y la fragata Imperieuse desde entonces figura en todos los listados como una captura exclusiva de los británicos. ¿Qué chulos eh?. ¿Y que dicen los británicos de esto?.

Para comparar veamos la versión que el historiador inglés William James da sobre este episodio.

Según este autor el HMS Captain, en solitario y navegando por la zona, fue comisionado para apresar a la fragata francesa Imperieuse, varada en la bahía de La Spezia. Su capitán Samuel Reeve se dispuso entonces a ir a por ella. El día 11 por la tarde el navío quedó cerca de la bahía y el día 12 fue remolcado por sus embarcaciones menores cerca de la fragata francesa, así como de la batería de Santa María que estaba cerca y que en ningún momento hizo gesto hostil alguno. A las 8 de la mañana se acercaron los botes del Captain y tomaron posesión de la fragata, que tenía un buen boquete y estaba abandonada. Durante ese día y el siguiente los británicos se esforzaron en ponerla a flote, lo que terminaron por conseguir. Y así se llevaron a la Imperieuse, que paso al servicio de la Royal Navy como Unité, ya que ya había otra fragata llamadaImperieuse en activo en esos momentos en su marina. Y nada más. Un pequeño párrafo en el que no sólo no dice nada del Bahama sino que tampoco nombra al otro buque británico.

¿Cual de las dos versiones os parece más creíble?. Yo no digo nada, que luego ya se sabe 🙂

  • Fuentes: Basado en la historia del navío Bahama, realizada por Santiago Gómez y la obra de William James sobre la marina británica de 1793-1815
  • Imagen: Navío Bahama de 74 cañones. Dibujo de Berenguer.

Por Todo a babor

Me llamo Juan y soy el administrador de Todo a babor. Llevo desde 2003 dando a conocer la historia naval, de una forma divulgativa, sin pretensiones de ningún tipo y tratando de hacerlo de la manera más amena posible.

También le puede interesar

Pero Niño y su incursión a Inglaterra

Pero Niño y sus incursiones a la costa de Inglaterra

Lo prometido es deuda, y en la entrada de hoy voy a relatarles las incursiones …