Sábado , 3 diciembre 2016
Home / Historia naval / Armada / Las lanchas cañoneras de Barceló

Las lanchas cañoneras de Barceló

Cañoneras españolas durante el asedio de Gibraltar 1779-1782

Uno de nuestros mejores marinos del siglo XVIII, don Antonio Barceló, siendo teniente general intentó ayudar en el asedio de Gibraltar, durante los años de la Guerra contra Inglaterra de 1779 y 1783, con la invención de unas lanchas cañoneras que supondrían el comienzo de una manera muy efectiva de hacer la guerra en el mar y que fueron el terror de los ingleses.

La noche del 26 de junio de 1780 el general Barceló dispuso dos de estas lanchas cañoneras, provistas cada una con un cañón de a 24 libras, para probarlas sobre el terreno. Y que mejor zona de pruebas que “achuchar” un poco a los ingleses del Peñón.

Así que esas dos lanchas especiales de nueva construcción más otras dos normales que vinieron de Cartagena, siguieron las instrucciones dadas por Barceló y aprovecharon la oscuridad de la noche poniéndose a medio tiro de cañón del navío de línea británico Panther, que se hallaba fondeado en la base de Gibraltar. A las dos de la madrugada rompieron el fuego contra el navío, sin que este ni las demás baterías de mar y tierra pudiesen con el vivo y continuado fuego que hacían las lanchas, ya que gracias a su reducido porte ni las veían en la oscuridad.

Como a las tres y media ya empezaba a romper el día las lanchas cesaron el fuego, retirándose sin haber experimentado lesión alguna, y sí causándola al navío en su casco y arboladura como bien pudieron observar más tarde los vigías.

El éxito de la prueba fue tal que se armaron muchas más de estas lanchas y empezaron sus correrías nocturnas. Un oficial británico llamado Sayer posteriormente relataba desolado:

La primera vez que se vieron desde nuestros buques causaron risa; mas no transcurrió mucho tiempo sin que se reconociese que constituían el enemigo más temible que hasta entonces se había presentado, porque atacaban de noche y, eligiendo la mayor oscuridad, era imposible apuntar a su pequeño bulto. Noche tras noche enviaban sus proyectiles por todos lados de la plaza. Este bombardeo nocturno fatigaba mucho más que el servicio de día. Primeramente trataron las baterías de deshacerse de las cañoneras disparando al resplandor de su fuego; después se advirtió que se gastaban inútilmente las municiones.

  • Imagen: Grabado de Roberts, de 1785 de uno de los episodios del asedio español a la plaza de Gibraltar de 1779-1782

Por Todo a babor

Me llamo Juan y soy el administrador de Todo a babor. Llevo desde 2003 dando a conocer la historia naval, de una forma divulgativa, sin pretensiones de ningún tipo y tratando de hacerlo de la manera más amena posible.

También le puede interesar

Navío San Francisco de Asis, combatiendo contra cuatro fragatas británicas

El combate del navío San Francisco de Asís y cuatro fragatas británicas

Vamos contar en esta ocasión la historia de lo que nos cuenta un cuadro del …