Navío Firme

Nombre común: Firme Porte del navío
Advocación de: -
Porte: 74 cañones
Botado en: La Carraca, 1755

» Historial del navío.

            Navío de 74 cañones construido por el sistema inglés o de Jorge Juan ("La política naval española del rey Carlos III", Enrique Manera Regueyra, R. G. M., agosto 1986, página 192). Se ordenó poner su quilla en el arsenal de La Carraca el 2 de mayo de 1752 junto al navío Aquiles, iniciándose los trabajos el 16 de mayo (A. G. S., Marina, legajo 321 del libro de José Quintero "La Carraca…", página 261). Botado el 22 de junio de 1755.

         A primeros de abril de 1759 se encontraba en El Ferrol al mando del capitán de navío don José Zapiaín (AGS, Estado, legajo 6090).

         El 29 de agosto de 1759, al mando del capitán de navío don José de Rojas, salió de Cádiz con la escuadra de 11 navíos y 2 fragatas al mando del marqués de la Victoria que debía traer a Barcelona desde Nápoles al nuevo rey Carlos III (ver navío Real Fénix). A finales de marzo de 1760 se encuentra en la bahía de Cádiz (ver navío Rayo).

         Durante 1760 se encuentra luchando contra el corso argelino con la flota del jefe de escuadra don Gutierre de Hevia y Valdés, marqués del Real Transporte, acompañado por el navío Aquilón. En Cartagena se le unen otros dos navíos y una fragata con los que cruzó por el mar de Alborán, acosando a los corsarios argelinos ("Enciclopedia General del Mar", Garriga, 1957, Contralmirante Carlos Martínez-Valverde). Uno de los cruceros fue entre el 7 y el 25 de mayo, desde Cartagena.

         En diciembre de 1761 se encontraba en Cartagena pendiente de entrar en el dique para ser carenado ("La Carraca…", José Quintero González, página 354). Posteriormente zarpó rumbo a Cartagena de Indias al mando del capitán don Pedro Pablo Arrigoni (A. G. I., Contratación, 1658, Registros de ida a Cartagena, 1761). Durante el ataque inglés a La Habana en 1762 se encontraba en Cartagena de Indias con los navíos Serio y Dichoso y las fragatas Águila y Flecha.

         En octubre de 1765 se encontraba en Cádiz. En 1766 salió de Cádiz hacia Veracruz con azogues pasando por Puerto Rico. De regreso a Cádiz pasa a ser mandado por el capitán de fragata don Felipe González Haedo, partiendo hacia El Ferrol, en cuyo viaje persiguió a 6 jabeques moros que ejercían la piratería.

      En junio de 1779 zarpó de El Ferrol, al mando del capitán de navío don Juan Antonio Cordero, para bloquear a los mercantes ingleses refugiados en Oporto. Estuvo en el bloqueo de Gibraltar con la escuadra de don Luis de Córdoba. Al mando del capitán de navío D. Sebastián Ruiz de Apodaca estuvo en 1781 en la segunda campaña del Canal de la Mancha con la escuadra combinada de D. Luis de Córdoba entre los meses de julio y septiembre ("Tomás Ruiz de Apodaca, un comerciante alavés con Indias", José Garmendia, página 334). Estaba con la escuadra de Luis de Córdoba durante el asalto de las baterías flotantes a Gibraltar en septiembre de 1782 (Artículo "Agustín de Mendoza y Arguedas, primer capitán del puerto del Callao", Jorge Ortiz Sotelo. Revista "Derroteros de la Mar del Sur" nº 2). También estuvo en la batalla de Cabo Espartel el 21 de octubre de 1782, ¿al mando del capitán de navío D. Francisco Javier de Uriarte y Borja?, donde tuvo 4 muertos y 17 heridos.

         En 1790, al mando del capitán de navío don Fulgencio Montemayor, se integra en Cádiz en la escuadra del marqués de Socorro para enfrentarse a los británicoss en la posible guerra que iba a comenzar por el incidente de Nootka (ver navío Salvador del Mundo). Su segundo en el mando desde el 15 de junio de 1790, el capitán de fragata don José Ramón de Vargas Varaez, fue el que mandó el navío al haber estado enfermo su comandante.

         En 1793 se incorporó a la escuadra de don Juan de Lángara y Huarte en aguas de Tolón, durante el bloqueo efectuado por las escuadras aliadas británica y española contra la República francesa.

         En 1795 está al mando del capitán de navío don Antonio Boneo, en la escuadra del teniente general don Juan de Lángara y Huarte, operando en el Mediterráneo contra los franceses.

         En octubre de 1795 se encuentra en la Escuadra del Mediterráneo al mando del capitán de navío don Antonio de Landa al que le obligan a presentar su renuncia al mando por su mal comportamiento, siendo relevado por el capitán de navío don José de Olózaga.

         El 14 de febrero de 1797 estuvo en la batalla del Cabo San Vicente, al mando del capitán de navío don Bruno Ayala, con la escuadra del teniente general don José de Córdoba y Ramos que sale de Cartagena y se enfrenta a la inglesa de John Jervis, donde tuvo 2 muertos y un herido. El capitán Ayala es absuelto en el posterior Consejo de Guerra. Después de la batalla se encuentra en Cádiz en la escuadra del teniente general don José de Mazarredo, al mando del capitán de navío don Rafael Villavicencio y de la Serna, realizando una salida en 1798 contra la escuadra inglesa.

         En enero de 1805 se encontraba en Cádiz. Al mando del capitán de navío son Rafael de Villavicencio y de la Serna, zarpó con la escuadra combinada de   Gravina y Villeneuve hacia la Martinica. De regreso a Europa, estuvo en el combate del cobo Finisterre contra la británica al mando del almirante Robert Calder el 22 de julio de 1805, siendo capturado, con 35 muertos y 60 heridos. Debido a su mal estado fue usado por los británicos como pontón para prisioneros (Cesáreo Fernández Duro, "Armada española", Tomo VIII, páginas 289-292 y 300-303).

  • Por Santiago Gómez.

» Dimensiones.

 
1.800 toneladas
 
 

» Artillería.

 
--
 
 

» Dotaciones.

En la batalla de Finisterre
- Oficiales de guerra: 11
- Oficiales del Ejército: 2
- Guardiamarinas: 1
- Oficiales mayores: 8
- Oficiales de mar: 27
- Tropa de infantería: 171
- Tropa de artillería: 55
- Artilleros de mar: 99
- Marineros: 114
- Grumetes: 40
- Pajes: 11
Total dotación: 539 tripulantes.
De transporte: 343 soldados de los regimientos España y Texas.
Total: 882
(CDT)
 
 

» Imágenes del navío.

Pulse para ampliar
De momento no tenemos imagenes.

 

Observaciones.

En la batalla de San Vicente llevaba de transporte a Cádiz 100 quintales de pólvora, dos carros fuertes y dos de munición. Dos soleras y tres juegos delanteros de carros. Debido al temporal previo al combate había desarbolado del velacho, que no pudo reponer a tiempo para el combate con lo cual no pudo maniobrar debidamente.