Navío Oriente (2)

Nombre común: Oriente (2) Porte del navío
Advocación de: San Diego de Alcalá
Porte: 74 cañones
Botado en: El Ferrol, 1753

» Historial del navío.

         El 15 de junio de 1752 se ordena la construcción de doce navíos en las gradas de Esteiro, siendo el navío Oriente uno de los primeros construidos. El pueblo les puso el apodo de los "doce apóstoles", aunque no constituyeron una serie de doce navíos gemelos. Las quillas se pusieron entre el 11 de septiembre de 1753 y 1754, y fueron los navíos llamados, el Oriente, Eolo, Magnánimo, Aquilón, Neptuno, Gallardo, Brillante, Vendedor, Glorioso , Guerrero, Héctor y Soberano (Miscelánea, R. G. M., junio 1943, página 819), (Armando Cotarelo Valledor, "Real de Esteiro", R. G. M., enero   1942, página 4).

         Junto al navío Aquilón, fueron de los primeros navíos de 74 cañones construidos en el astillero de Esteiro, El Ferrol, por el sistema de Jorge Juan ó sistema inglés. Iniciaron su construcción el ingeniero Guillermo Turner, terminando Ricardo Rooth, por enfermedad del primero. Su nombre del santoral era San Diego de Alcalá. Botado en 1753.

         En 1754 fue su primer comandante el capitán don Juan de Salabarría (José Quintero González, "La Carraca. El primer arsenal ilustrado español (1717-1776)", página 272). A finales de marzo de 1760 se encontraba en El Ferrol (ver navío Rayo), habiendo llegado de Cádiz recientemente. En 1761 se encuentra en la división del jefe de escuadra D. Francisco Lastarría, realizando cruceros por el Canal de la Mancha y el Cantábrico junto a los navíos Monarca, Arrogante y Príncipe. A mediados de 1762 se encontraba en el departamento de El Ferrol.

         En abril de 1775, al mando del brigadier don Juan Antonio Cordero y siendo el buque insignia, zarpa de El Ferrol con 14 buques de guerra (fragatas Santa Margarita, Santa Marta, urcas Anunciación, Visitación y Presentación y bombardas Santa Eulalia y Santa Casilda) y varios mercantes para unirse en Cádiz a la división del jefe de escuadra don Antonio de Arce y partir a Cartagena el 7 de mayo para formar la escuadra del teniente general don Pedro González Castejón, con la que participa en el mes de julio en el ataque fallido a Argel (ver navío Velasco), regresando a Cartagena en el mismo mes de julio (C. Hard, "La tercera jornada de Argel", R. G. M., octubre 1945, páginas 519 y 520). En esta expedición llevada embarcados 462 tripulantes y 118 infantes de marina. Los días 6, 8 y 9 de julio batió los castillos de Babasón y Pichón.

         En el mes de agosto de 1775 pasó al puerto de Cádiz desde Cartagena, estando todavía al mando del brigadier Cordero (R. G. M., diciembre 1962, Manuel Basas Fernández, "Historias de la mar", página 884).

         En febrero de 1776 toma el mando el capitán de navío don Juan de Araoz y Caro y zarpa de Cádiz con los navíos San Eugenio y San Miguel, que forman la división del brigadier don Juan de Lángara y Huarte, para hacer pruebas comparativas de navegación desde el 15 de marzo al 9 de abril de ese año que regresan a Cádiz (ver navío San Eugenio). Ese mismo año zarpa de Cádiz con la escuadra del jefe de escuadra don Miguel Gastón de Iriarte para realizar un crucero por las islas Canarias (ver navío Velasco) al mando del capitán de navío don Juan de Araoz y Caro, y otras comisiones encuadradas en la guerra contra Portugal como una visita al puerto de Lisboa para mostrar pabellón.

         En junio de 1779 está al mando del capitán de navío don Domingo Perler y Rabasquino en la escuadra del teniente general don Luis de Córdoba, realizando en unión de la escuadra francesa la primera campaña del canal de la Mancha, combinada con la francesa del conde de Orvilliers.

         A su regreso a Cádiz debía incorporarse a la escuadra de Solano para su envío a La Habana pero es rechazado por necesitar obras de reparación, hacía mucho agua y estaba pasado de broma (José Luis Santaló Rodríguez de Viguri, "Don José Solano y Bote", páginas 26 y 96; oficio del 29 de febrero de 1780 al marqués González de Castejón, AGS, Marina, 420, número 3).

         Con la escuadra de Córdoba efectúa desde Cádiz varias salidas en el verano de 1780, capturando en agosto de 1780 un convoy británico de 53 velas cerca de Madeira. En julio de 1781 sale de Cádiz para la segunda campaña del Canal de la Mancha, regresando en septiembre a Cádiz. Se encuentra con la escuadra de don Luis de Córdoba en Algeciras durante el ataque de las baterías flotantes en septiembre de 1782 y el 21 de octubre de 1782 participa en la batalla naval de Cabo Espartel contra el inglés Howe, pero no interviene en la acción.

         Estaba al mando del capitán de navío don José Leyzaur cuando en 1790 se armó en El Ferrol junto a los navíos Salvador del Mundo, San Rafael, Serio, Arrogante, San Justo, San Gabriel, San Telmo, Europa, San Leandro y cuatro fragatas (Modesto Lafuente, "Historia General de España", Tomo XXI, páginas 354 y 355). Pasó a la escuadra en Cádiz y se incorpora a la flota del mando del teniente general D. José Solano Bote, marqués de Socorro, por los incidentes de Nootka con los británicos. La escuadra salió los días 21 y 22 de julio y cruzó por aguas gallegas, pero finalmente no estalló la guerra, regresando a Cádiz el 8 de septiembre (Historias de la Mar, R. G. M., diciembre 1962, página 887).

         En marzo de 1795 se encontraba en Mahón, al mando del capitán de navío don Pedro Ristory, con la escuadra del teniente general don Juan de Lángara y Huarte, en las operaciones contra los franceses. El 11 de octubre de 1795 pasa a ser mandado por el brigadier don Joaquín de Zayas y de Echevarri.

         Con la escuadra del teniente general don José de Córdoba y Ramos y al mando del capitán de navío don Juan Suarez, participa el 14 de febrero de 1797 en la batalla de Cabo de San Vicente contra la británica del almirante John Jervis, teniendo una destacada actuación, perdiendo 8 muertos y 20 heridos.

         Entre 1797 y 1799 permanece en Cádiz conb la escuadra al mando del teniente general don José de Mazarredo, bloqueada por la escuadra británica al mando de John Jervis. El 6 de febrero de 1798, al mando del brigadier don Nicolás Estrada, zarpa con la escuadra de veintidós navíos al mando de Mazarredo en persecución de la británica compuesta en ese momento por sólo nueve navíos.

         El 12 de mayo de 1799, al mando del Brigadier don Nicolás Estrada, sale de Cádiz con la escuadra de D. José de Mazarredo para unirse a la francesa del almirante Eustache Bruix (ver navío Purísima Concepción). Llegaron a Cartagena el 21 de mayo después de sufrir una fuerte tormenta en el golfo de Vera, tras la cual, se decidió desarmar al navío Oriente y que su tripulación pasara al navío Guerrero, que acababa de ser carenado (Francisco de Paula Cuadrado, "Elogio histórico del Excmo. Sr. Don Antonio de Escaño", página 106).

         El 10 de agosto de 1801 formó división con las fragatas Flora, Santa Casilda y Proserpina, al mando de su comandante, el brigadier don Baltasar Hidalgo de Cisneros y de la Torre ("La campaña de Trafalgar", José Ignacio González-Aller Hierro, página 1569), cuya división realizó varias comisiones en el Mediterráneo (Jaconto. R. Yaben, "Biografías argentinas y sudamericanas", Tomo II, 1938, Editorial "Metrópolis", página 104).

         Al comienzo de la guerra con los británicos a finales de 1804 se encontraba desarmado en El Ferrol, siendo dado de baja en 1806 por falta de carena.

  • Por Santigo Gómez.

» Dimensiones.

 
Desplazaba 1.660 toneladas y tenía las siguientes dimensiones, en pie de Burgos: 187 ½ de eslora (53,16 metros), 169 de quilla (46,74 metros), 54 de manga (13,60 metros), 23 1/6 de puntal, (6,32 metros), 26 ¼ de plan (6,68 metros). (Cesáreo Fernández Duro, "Disquisiciones náuticas. A la mar madera", Tomo V, página 206, (VV. AA., "Modelos de arsenal del museo naval", página 108).
(SG)
 
 

» Artillería.

 
--
 
 

» Dotaciones.

 
--
 
 

» Imágenes del navío.

Pulse para ampliar
De momento no tenemos imagenes.

 

Observaciones.