Siglo XVIII- XIX. Pinturas 3

Batalla de Copenhagen.

Pulse para ampliar la imagen
El 2 de abril de 1801 una flota británica de 12 navíos, 6 fragatas y 4 barcos menores, atacó a la flota danesa que se encontraba en Copenhagen, compuesta por 7 navíos y 18 barcos menores. Fue un combate muy duro al ser luchado en un espacio reducido por tantos cañones, en el que 4 navíos británicos (incluyendo el Elephant de Nelson) quedaron varados. La flota danesa fue casi aniquilada a costa de muchas bajas en ambos bandos.

Batalla del 1 de junio de 1794.

Pulse para ampliar la imagen
Batalla ocurrida cuando Gran Bretaña tenía por aliados a España, Prusia y otros países europeos contra la Francia revolucionaria. Los británicos también se refieren a esta batalla como " El glorioso primero de junio". Ocurrida cerca de aguas francesas 25 navíos y 5 fragatas británicas atacaron a una flota francesa de 28 navíos, 6 fragatas y 6 barcos menores. Los franceses fueron ampliamente derrotados con varios barcos capturados y otros tantos hundidos y cerca de 1.500 muertos. Los briánicos tuvieron varios navíos seriamente averiados y cerca de 300 muertos.

Batalla de Algeciras (2)

Pulse para ampliar la imagen
Pintura de Antoine Léon Morel-Fatio (1810-1871) (Museo de Versalles, Paris). Otro cuadro que representa los hechos de la batalla de la bahía de Algeciras el 6 de julio de 1801. Podemos ver en este cuadro francés una de las cañoneras españolas en primer plano y el navío inglés "Hannibal" de 74 cañones (finalmente apresado) a la derecha del todo siendo cañoneado. Detrás de el está el navío británico "Pompee" de 74 cañones y que casi corrió la misma suerte que el "Hannibal", pero pudo escapar con mucha pérdida.

El navío San Hermenegildo.

Pulse para ampliar la imagen
Pintura del Museo Naval de Madrid. Representa al navío español "San Hermenegildo" de 112 cañones navegando con otros buques. Este hermoso navío desapareció con el "Real Carlos" en 1801.

 

El navío Asia capeando un temporal.

Pulse para ampliar la imagen
Pintura del Museo Naval de Madrid de Angel Cortellini Sánchez. El navío español Asia, de 74 cañones, destacado en aguas del océano Pacífico, al mando del capitán de navío Roque Guruceta, sufrió un fuerte temporal en la navegación desde el puerto de San Carlos, isla de Chiloé, al de El Callao de Lima (Perú) en agosto de 1824, hecho que representa el óleo.

Defensa del Morro de La Habana; ataque británico del 1 de julio de 1762.

Pulse para ampliar la imagen
Pintura del Museo Naval de Madrid que representa el ataque dado al baluarte Santiago por un escuadrón de cuatro navíos británicos, el 1 de julio de 1762. De izquierda a derecha se aprecian el Dragon, de 60 cañones, (capitán de navío Hervey); el Marlborough, de 80, (capitán de navío Barnet); el Cambridge, de 80, que acabó desmantelado y casi a pique, con su comandante el capitán de navío Goostrey, muerto, además de 24 hombres más de la dotación y 95 heridos, que acaba de salir del fuego a remolque de sus lanchas y del Marlborough (2 muertos y 8 heridos) y, por último, el Stirling Castle, de 70, que al mando del capitán de navío Campbell navega para salir fuera del alcance de las baterías españolas, conducta que le costó la separación del servicio. Duró la acción siete horas, bravamente sostenida por ambas partes. Velasco en persona dirigió el fuego del baluarte español. Prueba de la dureza de la acción a la que fueron sometidos los navíos de la escuadra británica fue que dos de los buques implicados no volvieron a Inglaterra. En concreto el 14 de septiembre de 1762, dos meses después de la acción, el Stirling Castle por orden del almirante Pocock, y viendo el lamentable estado en que se encontraba el buque, mandó vaciarlo de vituallas y armamento terminando hundido en la bahía de La Habana. El Marlborough no tuvo mejor suerte, ya que debido también a los graves daños sufridos fue mandado a Inglaterra pero en el transcurso del viaje empezó a hacer demasiada agua teniendo que ser abandonado el 29 de noviembre, con la suerte de salvarse la tripulación al navegar en conserva del Antelope de 50 cañones. Otro navío de la escuadra de Pocock, el Temple de 70 cañones, su capitán Thomas Collingwood, salió por el mismo motivo en octubre y el 18 de diciembre tuvo que ser abandonado a 300 millas de Cabo Clear, al sur de Irlanda.

Ataque a la escuadra del Almirante Lángara.

Pulse para ampliar la imagen
Pintura del Museo Naval de Madrid. La escuadra de bloqueo de Gibraltar al mando del almirante Lángara, compuesta por 11 navíos y 2 fragatas, fue sorprendida, a la altura del cabo Santa María, el 16 de enero de 1780, por la británica del almirante George Brydges Rodney, de 22 navíos de línea y 10 fragatas. La pintura representa el momento en el que el Fénix, navío insignia de Lángara, es combatido por tres ingleses.

Napoleón III recibe a la reina Victoria en Cherbourg, el 5 de Agosto de 1858.

Pulse para ampliar la imagen
Pintura de Jules Achille Noël. Museo Nacional Marítimo de Londres. La llegada de una flota de barcos de guerra a un puerto amigo era motivo de alegria. Era tradición que las dotaciones del navío estuvieran todos en cubierta mirando el puerto como un saludo, aunque también indicaban que no traían malas intenciones puesto que no había gente en las cubiertas de los cañones. Los barcos, asi mismo eran engalanados o empavesados como se decía en España. Las tripulaciones ansiaban el momento de pisar tierra firme y pasarlo como un verdadero marinero lo suele hacer, emborrachándose y frecuentar prostíbulos. Aunque también subian mujeres a bordo. En teoría sólo las mujeres de los marinos pero en la práctica la mayoría de las que subían a bordo era prostitutas y a algunos marineros, (los más puritanos) y oficiales las escenas de debajo de la cubierta, donde no había ningun aislamiento, era algo espantoso y asqueroso. Una vez cuando el navío británico "Prince" de 98 cañones estaba en el muelle en Portsmouth un testigo ocular relató que 450 mujeres estaban a bordo, y sólo 50 eran en realidad las mujeres de los marineros que servían en el barco.