Portada / Historia naval / Armada / El apresamiento de medio centenar de buques por la escuadra de Luis de Córdoba

El apresamiento de medio centenar de buques por la escuadra de Luis de Córdoba

Apresamiento del convoy británico por la escuadra de Luis de Córdoba en 1780
«Caza general». Pintura de Carlos Parrilla que rememora esta acción de 1780.

Hace años escribí este artículo para la parte antigua de la web. Ahora lo traigo con el nuevo formato. Pero esta vez no me quedaré en una simple maquetación nueva, sino que aprovecharé la ocasión para ampliar la información de este hecho destacado de la historia naval española (un apresamiento masivo de medio centenar de buques mercantes no se daba todos los días, ni en todas las guerras) con nuevos datos que seguro serán de vuestro interés.

También he reorganizado el contenido ya publicado y reescrito algunas partes, por lo que puede decirse que esto no es un refrito.

La captura de los buques mercantes británicos

Escuadra de Don Luis de Córdoba

Según la Gaceta de Madrid de 18 de julio de 1780 esta era la composición de la escuadra hispano francesa bajo el mando del Director general de la Armada española son Luis de Córdoba.

A la salida de Cádiz el 9 de julio dicha escuadra se componía de 22 navíos españoles, 9 franceses, 6 fragatas, una corbeta y 3 balandras, cuya lista de buques y formación era la siguiente:

Segunda escuadra
1ª DivisiónAtlante
Borgoña (Fr)Jefe de escuadraFragata Santa Lucía
San Joaquín
San Pascual
2ª DivisiónPurísima ConcepciónComandante GeneralFragata Santa Rufina
Rayo
San Rafael
San Justo
Scipion (Fr)
Primera escuadra
3ª DivisiónMarselles (Fr)
San CarlosJefe de escuadraFragata Santa Bárbara
Galicia
Angel de la Guardia
4ª DivisiónSantísima TrinidadComandante General en JefeFragata Santa Perpétua
Hero (Fr)
San Fernando
Oriente
San Eugenio
Tercera escuadra
5ª DivisiónSan Vicente
Protecteur (Fr)Jefe de escuadraCorbeta Santa Catalina
Serio
Brillante
Cesar (Fr)
6ª DivisiónSanta IsabelComandante GeneralFragata Carmen
Firme
Terrible
Zodiaque (Fr)
Balandras
Activa
Golondrina
Bizarra
Escuadra ligera y cuerpo de reserva al mando del jefe de escuadra Mr. Bausset
Glorioso (Fr)Jefe de escuadraFragata Nereyda (Fr)
Septentrión
Miño
Zelé (Fr)

No obstante, de estos buques no todos formarían parte del apresamiento del convoy británico. Las siguientes unidades de la escuadera de Córdoba no pudieron tomar parte por las razones que se detallan:

  • Navío San Fernando: Estaba de arribada en Cádiz.
  • Navío Leon (francés): Igual.
  • Navío Atlante: Estaba tratando de reunirse con la escuadra.
  • Balandra Activa: Carenándose en La Carraca.
  • Balandra Bizarra: De arribada en Cádiz.
  • Brulotes Gertrudis y Magdalena: Separadas la noche del 4 de agosto estaban navegando en conserva del Atlante.
  • Brulote Eulalia: No había salido de Cádiz.
  • Navíos Terrible, San Pascual, además de las fragatas Santa Lucía, Santa Rufina y la balandra Trucha: En crucero en la boca del oeste del estrecho.
  • Navío Serio: Destinado al bloqueo de Gibraltar.

La captura del convoy

Estando la escuadra del Teniente General Luis de Córdoba (27 navíos españoles y 9 franceses) bloqueando el estrecho de Gibraltar, se recibió el aviso de la salida de Inglaterra de un importante convoy con destino las Indias Orientales y Occidentales, con una escolta de sólo un navío y dos fragatas. Estos eran el HMS Ramillies, un navío de línea de 74 cañones; y las fragatas HMS Thetis y HMS Southampton de 36 cañones cada una.

El 9 de agosto de 1780 fueron descubiertos y tras la caza general fueron apresados 52 de los 55 buques que formaban dicho convoy, poniendo en fuga la menguada escolta.

Lugar aproximado del apresamiento del convoy británico
Lugar aproximado del apresamiento del convoy británico. (A) Escuadra de Luis de Córdoba. (B) Convoy. Imagen de Google Maps, composición de Todo a babor.

La Gazeta de Madrid del 22 de agosto de 1780, cuando todavía no se sabía exáctamente lo ocurrido, relataba lo siguiente:

Con extraordinario que salió de la Isla de León en la mañana del 16 del corriente ha remitido al Rey el Comandante General interino de aquel Departamento de Marina Don Juan de Lángara y Arizmendi el Parte dado el día 15 por Don Fernando Angulo, Comandante del navío de guerra San Isidoro de guardia en la bahía de Cádiz. Dicho parte contiene la declaración tomada al Capitán de presa y a un pasajero de un bergantín Inglés apresado por la escuadra combinada del Director General de la Armada Don Luis de Córdova, y está concebido en los términos siguientes:

Acaba de dar fondo un bergantín Inglés mercante apresado por la escuadra Española y Francesa la noche del 9 al 10 del corriente, y tripulado por 9 franceses, cuyo Cabo ha declarado que hallándose la escuadra en formación de 3 columnas en la latitud de 35 grados y 50 minutos y en la longitud de 3 grados y 22 minutos segun el meridiano de Tenerife, reconoció un convoy de 40 a 50 velas inglesas escoltadas por un navío de 70 cañones y 2 fragatas al parecer de 36. No tiene certidumbre el Piloto de dicho bergantín de si estos buques de guerra ingleses fueron o no apresados; pero si está cierto en que algunos navíos españoles y Franceses hicieron mucho fuego, y que todas las embarcaciones mercantes que componían el convoy quedaban apresadas y marinadas por la escuadra. Dicho piloto se separó por encontrarse a sotavento de toda ella; y por temor de ser tal vez represado tuvo por cenveniente dirigirse a este puerto.

Un inglés que viene de pasajero en el bergantín refiere que el mismo día 9 a las 2 de la mañana se encontraron en medio de la escuadra española y francesa, y que inmediatamente que fueron reconocidos se rindió a pocos tiros todo el convoy que se componía de 60 embarcaciones mercantes escoltadas por un navío de 70 cañones y 2 fragatas de 36, que no sabe si han sido apresados, a causa de que habiéndose puesto en huida, y estar la mañana algo fosca, se perdieron de vista, y también los cazadores; pero cree desde luego que no se hayan escapado. Ignora el nombre del Capitán del navío que mandaba el convoy, el que se dirigía a la Isla de la Madera, y de allí algunas embarcaciones a la Jamaica. Añade que el día 3 hablaron con la escuadra inglesa, que compuesta de 26 velas cruzaba fuera del Canal de Inglaterra».

La lista de los buques apresados se publicó en Cádiz (en la Real imprenta de Marina) y es la que sigue a continuación. Este apresamiento es la mayor pérdida de buques británicos en una única acción de todo el siglo XVIII.

Listado de los buques británicos apresados por la escuadra de Luis de Córdoba en 1780. Parte uno
Listado de los buques británicos apresados por la escuadra de Luis de Córdoba en 1780. Parte dos

Listado de los buques británicos apresados por la escuadra de Luis de Córdoba en 1780. Parte tres

En total fueron capturados 55 transportes (52 en la acción y los otros tres posteriormente), de ellos 36 fragatas, 10 bergantines y seis paquebotes, y con ellos 1.350 hombres de las dotaciones, 1.357 oficiales y soldados de regimientos británicos que pasaban a ultramar y unos 286 pasajeros; total 2.943 prisioneros, además del botín que llevaban y pertrechos de todo tipo, todo valorado en 1.600.000 libras de las de antes, una cifra tan alta que afectó a la Bolsa de Londres.

Movimientos de las dos escuadras
Plano basado en el realizado por el capitán de navío francés Jacques Boutier de La Cardonnie, comandante del navío Actif, mostrando las posiciones de las dos escuadras. Escuadra hispano francesa (C) y la virada a un tiempo para dar caza al convoy (q). La escolta del mismo (D) escapa. Se aprecia el orden de los buques de guerra y el desorden de los mercantes. Ilustración de Todo a babor realizada siguiendo el plano original del libro sobre las presas de Rubén Vela.

La Gaceta de Madrid del 29 de agosto de 1780, cuando ya se sabía incluso el número y nombre de las presas y el parte de D. Luis de Córdoba decía lo siguiente. Que además aclara la forma como se llevó a cabo el apresamiento del convoy.

Dando cuenta el Director General de la Armada D. Luis de Córdoba en carta del 12 del presente mes del rico convoy inglés que ha apresado (y se ha anunciado en las dos Gacetas últimas) refiere que a la una de la noche del 8 al 9 advirtiendo a barlovento una señal, que por la tardanza del sonido manifestaba hacerse a larga distancia, no quedó bien asegurado de su significación, por no haberse podido contar los fogonazos o cañonazos; pero no dudando que la fragata de la escuadra de su mando que la hacía, la repetiría, lo verificó esta así, indicando avistarse velas que no parecían de la escuadra combinada, por lo que mandó este General virase toda inmediatamente e hizo rumbo hacia aquel paraje, proporcionándolo, y la vela a poder concurrir al romper el día con los buques extraños en un punto.

Con efecto a las 4 y cuarto de la madrugada con las primeras luces del alba se empezó a contar una, y seguidamente muchas embarcaciones, todas unidas y con dirección a nuestra escuadra, efecto de un farol que el navío Comandante la Santísima Trinidad llevaba en el tope de trinquete, y creyó el convoy inglés ser luz de su Comandante.

Conociendo D. Luis de Córdoba que este era enemigo disparó varios cañonazos contra algunas embarcaciones que ya intentaban la fuga, y revirando la escuadra puso señal de caza general y de marinar las presas, logrando con esta pronta disposición a las 5 de la mañana encerrar con 16 navíos de la escuadra hasta 36 embarcaciones, que desde luego fueron rendidas y marinadas; y aunque sobrevino una llovizna que dejaba muy corto horizonte para ver las embarcaciones que huían, se continuó la caza contra ellas; todas correspondientes a un convoy que salió de Portsmouth el 29 de julio, escoltado por el navío el Ramillies de 74 cañones, y las fragatas Tetis y Southampton de 36, a cuyos tres buques que navegaban a retaguardia y barlovento de su convoy, y ciñieron inmediatamente el viento para alejarse de nuestra escuadra, los dio caza con el mayor empeño la nuestra ligera del mando del Jefe Mr. Bausset y otros varios navíos; pero no pudo lograrse su alcance por el barlovento que ya tenían y su excesiva ventaja en el andar; en cuyas circunstancias tomó este Jefe la acertada determinación de cargar sobre los mercantes que huían hacia el S. O. y logró interceptarlos.

Con ellos y con los detenidos por el resto de la escuadra, quedaron al anochecer marinadas, e incorporadas a las citadas 36 hasta el número de 51 presas, sin que se hubiesen escapado más que por el E. un bergantincillo muy velero, y unas 6 ó 7 embarcaciones que el Jefe Mr. Bausset vio muy a barlovento, cuando daba caza a los 3 buques de guerra, persuadiéndose el Comandante General de la escuadra D. Luis de Córdoba que algunas de estas habrían sido detenidas (como así ha sucedido) especialmente una que perseguían la fragata Nereida y navíos que iban a retaguardia.

Añade D. Luis de Córdoba que sin contar 5 navíos de la Compañía de las Indias Orientales apresados, aseguran los Capitanes y Negociantes prisioneros de este convoy, aunque no el más numeroso, es el más interesado de cuantos han salido de Inglaterra de muchos años a esta parte. Y concluye expresando que sin embargo de sus deseos y desvelo para el mejor Real servicio, atribuye enteramente a la alta mano del Todo Poderoso la caída de esta riqueza de los enemigos en nuestro poder, completándose su satisfacción con la entera ruina de una expedición de tanta entidad así por los refuerzos de tropas para la India e Islas de América como por los grandes repuestos de víveres, lonas, velamen, jarcias y toda clase de pertrechos, que se conducían para la escuadra y establecimientos ingleses en América, cuya perdida es de tanto daño a los enemigos.

En la tarde del 10 quedaba ya arreglado el orden del convoy que puso D. Luis de Córdoba al cargo del Jefe de Escuadra D. Vicente Doz, quien con la competente escolta se separó de la escuadra el día 18 y emprendió su navegación; y agregando al paso otra presa hecha por el navío el León, fondeó en el puerto de Cádiz con todo el convoy el día 20. Y habiendo entrado anteriormente las 3 anunciadas en las dos últimas Gacetas, se compone de 55 embarcaciones el todo convoy apresado.

[Sigue el listado de las presas que hemos puesto anteriormente]

De la diversa forma, en que se ha dado los partes no ha podido sacarse más individualidad de la que se expresa en esta relación, en la cual están puestos los números del total de gente sólo en aquellas embarcaciones de que se ha sabido con seguridad, pudiendo añadirse que en muchas hay, como se ha examinado desde el navío Comandante, 6, 8 y hasta 14 cañones: que las 5 de la india y otras 2 pasarán de 650 toneladas de porte; que hay otras varias de más de 400; se encuentran sólo 8 ó 10 que parecen de 200; y el general de las demás será de 300 poco más o menos.

NOTA: En esta lista se cuentan 52 presas por estar incluso en ellas el bergantín las Tres Hermanas, que fue el 1º llegado al Puerto de Cádiz, y las 3 restantes al completo de las 55 presas son:

Fragata Hércules con portas para 36 cañones incorporada al paso del convoy a Cádiz; su carga arboladura, jarcias y otros repuestos para navíos con destino a Jamaica.
Fragata Carlota de 14 cañones: había entrada con la fragata Nereida. Conducía la familia del Gobernador de Jamaica; su carga es de mercancías.
Fragata Real Carlota. Había entrado también con la Nereida en Cádiz; su carga es de provisiones.

Los buques apresados que entraron en servicio en la Real Armada

De toda aquella cantidad de buques apresados, la mayoría fue vendida a particulares. Sin embargo, la Real Armada se reservó y adquirió las cinco unidades más grandes; los llamados indiaman. También adquirió dos bergantines de los capturados.

Los indiaman eran buques mercantes, con porte de gran fragata de recia construcción, que hacían largos viajes a las Indias Orientales. Podían ser confundidos con buques de guerra y muchas veces jugaban con esa baza a la hora de desembarazarse de algún peligro.

A continuación exponemos las fragatas que pasaron al servicio de la Armada española.

Fragata Mountstewart

Este indiaman suele venir en los listados con diferentes nombres, fruto de una más que discutible castellanización de su nombre. En el listado que adjunto podéis comprobarlo (figura como Mosstruad).

Tenía 552 toneladas de arqueo y llevaba 28 cañones. Llevaba pertrechos y efectos para Bengala. Su tripulación constaba de 100 hombres; además llevaba como pasaje a 70 soldados, 24 mujeres y 6 pasajeros. Estaba mandada por el capitán John Haldane. Fue marinada por tripulantes del navío francés Marseillais. Estaba valorada en 946.142 reales de vellón.

Fue adquirida por la Real Armada y pasó a llamarse Santa Balbina, mandada por el capitán de fragata Román Novia de Salcedo.

En su servicio de guerra fue utilizada únicamente como urca, artillando sólo 12 cañones de 8 libras y con una tripulación de 83 individuos. Esto será una constante en estas fragatas, que demostraron ser mejores como buques de carga que militares. Y así fueron utilizadas.

Fragata Godfrey

Llamada Geofrey en el listado oficial, era un indiaman de 28 cañones y 529 toneladas de arqueo. Llevaba pertrechos y efectos ricos para la India occidental.

Su tripulación constaba de 100 individuos, llevando como transporte a 5 oficiales de guerra, 70 soldados, 10 mujeres y 35 pasajeros. Estaba mandada por el capitán Henry Grueber.

Fue marinada por una tripulación de presa, bajo el mando del teniente de navío José de Aguirre Irisarri, procedente de la fragata española Santa Bárbara, que estaba comandada por el Teniente de navío Pedro Winthuysen.

Se la valoró en 716.548 reales de vellón y fue adquirida por la Armada, siendo su primer mando el teniente de navío José de Ezquerra. Pasó a llamarse Santa Bibiana.

Fragata Hillsborough

Indiaman de 30 cañones y 521 toneladas de arqueo. Mandada por el capitán Pitt Collet. Nombrada Helsbrek en el listado, llevaba pertrechos y mercaderías para Bengala. Su tripulación constaba de 130 hombres. No llevaba pasaje de transporte.

Fue rendida por la fragata Santa Perpetua, siendo su tripulación de presa efectivos de esta fragata y del navío español Firme. El comandante de este último buque, Rafael de Orozco, en su parte añadió que la Hillsborough le pareció la de más consideración.

La embarcación fue valorada en 678.630 reales de vellón. Fue adquirida por la Armada para su uso exclusivo de transporte de pertrechos, siendo su primer mando el teniente de navío Lope Valcárcel. Se la armó con sólo 12 cañones y se la nombró Santa Clotilde.

Fragata Gatton

Otro indiaman de 28 cañones y 511 toneladas de arqueo. Llevaba pertrechos y mercancías para Madrás. Estaba bajo el mando del capitán James Rattray y el buque estaba tripulado por 107 hombres. Llevaba de pasaje a 3 oficiales, 69 soldados, 5 mujeres y 13 pasajeros.

Fue apresada y marinada por una tripulación de presa proveniente del navío español San Vicente Ferrer bajo el mando del teniente de navío Juan Suárez.

Estaba valorada en 685.397 reales de vellón, siendo adquirida por la Armada; pasando a llamarse Santa Paula, siendo su primer mando el capitán de fragata Benito de Lira. Fue utilizada como urca de transporte.

Fragata Royal George

Indiaman de 559 toneladas de arqueo y 28 cañones. Llevaba pertrechos y efectos para Santa Elena. Estaba mandada por el capitán Thomas Foxall. Su tripulación constaba de 122 hombres, llevando como pasaje a 17 soldados, 5 mujeres y 10 pasajeros.

Fue también apresada y marinada por la gente del navío San Vicente Ferrer y mandada por el teniente de navío Juan Mesía. Se la valoró en 824.498 reales de vellón, siendo adquirida por la Real Armada y llamada Real Jorge, advocación de San Jorge. Fue pues bajo mando del teniente de navío Ramón Ansoategui.

Acabó sus días zozobrando en la entrada del puerto de Santander el 2 de septiembre de 1784, siendo su comandante el teniente de navío José Pérez Sigler.

Indiaman Royal George
El Indiaman Royal George en tres posiciones en Downs, 1779. Pintura de Francis Holman. National Maritime Museum, Greenwich, Londres.

Otras grandes fragatas apresadas compradas por particulares

Además de las fragatas indiaman mencionadas que se quedó la Armada, hubo otras dos que fueron adquiridas por particulares. Fueron, además, las que más tonelaje tenían, pero debieron ser menos aptas para su posible servicio de guerra que las anteriores.

Fragata Houghton

Llevaba 2.700 barriles de pólvora y mercancías para las colonias de Isla Antigua. Arqueaba 700 toneladas, llevaba 12 cañones y tenía como capitán Keylock Rusden. Este indiaman había sido alquilado por la Junta de Artillería del Gobierno británico, por lo que se consideraba un buque oficial a todos los efectos.

El Houghton figura en el listado que llevaba una tripulación de sólo 8 hombres y de pasaje 150, lo que me hace pensar que debió haber una equivocación en dicho parte.

Fue capturada por un navío español, aunque marinada a Cádiz por una tripulación de presa procedente del buque francés Zelé.

El buque estaba valorado en 648.097 reales y terminó siendo adquirido por un comerciante gaditano llamado Pablo Álvarez.

Fragata Hercules

Este indiaman fue uno de los tres que escaparon en un primer momento pero fueron finalmente apresados, por eso no constaban en el listado oficial publicado por la Gaceta de Madrid el día 29 de agosto.

La Hercules tenía portas para 36 cañones, lo que nos da una buena idea de su tamaño, ya que arqueaba 736 toneladas. Sin embargo, sólo llevaba dos cañones de 6 libras. Tenía una tripulación de un centenar de hombres que estaban bajo las órdenes de Thomas Wright.

Al igual que el Houghton, estos eran buques de carga pensados sólo para aquel cometido, por lo que no podían dedicarlos al servicio de la Armada, así que tampoco fue comprado.

Este buque llevaba arboladura, jarcias y otros repuestos para navíos con destino a Jamaica. Era también un buque oficial británico, ya que había sido arrendada a la hacienda británica.

Fue apresada por el navío francés Actif y marinada por una tripulación de presa proveniente del navío español Rayo.

Fue vendido en Cádiz a una casa de comerciantes franceses.

Repercusión del apresamiento del convoy en Gran Bretaña

El siguiente artículo, aunque apareció publicado en la Gaceta de Madrid, era una traducción de una noticia aparecida en las gacetas inglesas y que muestra la repercusión que tuvo en las islas británicas.

…/…Aseguran que la flota que estaba ya pronta a salir para Quebec ha recibido orden de permanecer en puerto. El malogro de las que iban a las dos Indias y cayeron en poder de los españoles ha dado quizás motivo a esta detención. Se recela mucho tenga igual suerte la que salió el 12 de Corke para Nueva York y Charlestown bajo la escolta del navío Benéfico de 64 cañones, y una fragata.

Los navíos de guerra el Búfalo e Inflexible que iban de escolta con la flota perdida se separaron de ella el 4 de agosto a la altura de Finisterre y regresaron a Inglaterra. Algunos papeles evalúan a millón y medio de libras esterlinas el valor del mencionado convoy. Otros a menor cantidad en esta forma:

Libras esterlinas
Los 5 navíos de la Compañía de Indias (los cuales nunca se aseguran)445.000
Los 47 destinados a las Indias Occidentales, de los cuales, se dice, estar algunos asegurados en el extranjero805.000
El importe del enganche pagado a las tropas que iban a bordo12.000
Armas, vestuario & c. de las mismas8.400
Por la manutención de los marineros que nos han tomado prisioneros, aun cuando su detención no pase de tres meses4.873
Por la tropa de tierra2.730
Total1.278.003

Esta pérdida, aunque crecida, se mira como la menos importante, siéndolo mucho más la que resulta del siguiente cálculo:

Hombres
A bordo de los 5 navíos de la Compañía de Indias iban 560 marineros, y 300 hombres de Infantería destinados a Bombay que componen, sin contar los oficiales…860
En los buques destinados a Jamaica se embarcó en Porsmouth para defensa de aquella Isla un cuerpo de voluntarios compuesto de…860
En los destinados a Nueva York un Cuerpo de Heseses…800
Las tripulaciones del convoy de las Indias occidentales ascienden a …624
Total3.144

Será muy sensible esta pérdida en los parajes donde se aguardan con grande impaciencia los socorros que conducían dichos convoyes; como son por una parte la Jamaica y la Antigua a donde llevaban tropa y 3.000 barriles de pólvora. Y la escuadra de Rodney (para cuyo surtimiento iba considerable porción de pertrechos navales); y por otra Bengala, Bombay, Santa Elena y demás establecimientos de la India; pues los navíos de la Compañía llevaban tropas, 18.000 armas completas y 20.000 libras en especie.

Desde esta desgracia no hay quien quiera asegurar ni aun a 50% los efectos de la flota que se aguarda en las islas de Sotavento; ni a 40 los buques que pasan a Jamaica a Charlestown sin embargo de ser por lo común aquella travesía de sólo 15 días.

Apresamiento de otro convoy británico en 1782

Siguiendo al mando de su escuadra, don Luis de Córdova, se anotó otro gran apresamiento de mercantes. Transcribimos a continuación la noticia que apareció en la Gaceta de Madrid del 9 de julio de 1782:

Ha entrado en este puerto la balandra Speedwell de la escuadra combinada del mando del Director general de la Armada don Luis de Córdova, por la que se ha sabido que hallándose dicha escuadra el día 25 de junio en la altura de 46 grados y 50 minutos Norte, se notó a la una y media entre mucha niebla con llovizna, que los cazadores hacían señales que no podían distinguirse bien por la cerrazón, de velas extrañas, ni si eran repetición de los buques más avanzados, y avistándose después con una clara poco duradera algunas embarcaciones, cuyo porte no era dable conocer, y siguiendo la escuadra en su alcance, se conoció que era un convoy puesto en huída por diferentes rumbos, al que mandó el general dar caza en iguales términos según la situación de los buques de la escuadra, lográndose apresar 19 embarcaciones, por cuyos prisioneros se supo era este convoy compuesto de 27 entre fragatas y bergantines mercantes, que el día 17 del mismo junio había salido de Porstmouth con destino a Terranova y Quebec, cargado de víveres, sal y algunas mercancías, habiendo conseguido su fuga las 8 embarcaciones restantes y un navío de 50 cañones, dos fragatas y una balandra de su escolta, que favorecidos del horizonte tuvieron la dicha de no haber sido vistos por la escuadra.

Fuentes:

  • Revista de Historia Naval del Ministerio de Defensa.
  • Gaceta de Madrid.
  • Presas de la Armada española (1779-1828). Rubén Vela Cuadros.

Por Todo a babor

Me llamo Juan y soy el creador y administrador de Todo a babor. Llevo desde 2003 dando a conocer la historia naval, de una forma divulgativa, sin pretensiones de ningún tipo y tratando de hacerlo de la manera más amena posible.

También le puede interesar

Galeones en combate contra galeras. Escuela holandesa Siglo XVII

Galeras españolas contra buques de vela franceses. Una extraordinaria victoria del duque de Alburquerque

¿Quieres saber cómo seis galeras españolas combatieron y derrotaron a una fuerza francesa de buques de vela con clara superioridad artillera?