Navío Galga

Por Santiago Gómez Cañas
Autor del libro: «Historiales de los navíos de línea españoles, 1700-1850»

Esta entrada pertenece a la sección:
Historiales de los navíos de línea españoles (XVIII-XIX)

Historial del navío (o fragata) Galga

Mercante armado, navío de menos de 50 cañones o fragata de dos cubiertas

Navío (o fragata de dos puentes) de 54/56 cañones

Pequeño navío o fragata de dos puentes, dado su escaso desplazamiento, dimensiones y artillería de pequeño calibre, 54 a 56 cañones. Comenzó su construcción en Puntales don Juan de Casanova.

Fue botado a mediados de enero de 1731 y se terminó en el arsenal de La Carraca, siendo la tercera embarcación fabricada en los astilleros gaditanos. Finalizaron las obras el 14 de julio de 1731, se entregó a la Real Armada el 29 de octubre de 1731. Llamado Nuestra Señora del Carmen, alias Galga o Galga Andaluza.

En mayo o junio de 1732 se ordena carenar a los navíos León Galga para llevar a Portobelo al nuevo virrey de Perú, el príncipe de Campoflorido. Tras un cambio de órdenes, los dos buques debían salir de Cádiz mandados por el jefe de escuadra Andrés Reggio rumbo al Mediterráneo.

Los dos buques al mando de Reggio, a bordo del Galga, zarpan de Cádiz el 11 de agosto de 1732. Tenía órdenes de incorporar a su mando otros dos navíos en Alicante y realizar un crucero, pasando a Livorno, Génova y luego a Tolón. 

La división del jefe de escuadra Andrés Reggio recala en los puertos de Barcelona, Liorna y Spezia, invernando en este último. En febrero de 1733 recibe la orden de ir a Malta con el navío Guipúzcoa, ambos al mando de Andrés Reggio, para tomar parte en una campaña de corso.

En los primeros días de julio de 1733 se encontraba patrullando en aguas del Mediterráneo a la altura de la isla de Pantelaría con los navíos GuipúzcoaHércules Castilla, mandados por Reggio.

Navío Galga
Navío del Diccionario demostrativo con la configuración y anatomía de toda la arquitectura naval moderna (1756). Juan José Navarro, Marqués de la Victoria.

La campaña es interrumpida en el verano de 1733 para unirse a las operaciones de ocupación de Nápoles y Sicilia. Al mando del capitán de fragata Francisco José de Ovando y Solís Rol de la Cerda, con la escuadra de 16 navíos del jefe de escuadra Miguel de Sada y Antillón, conde de Clavijo, zarpa de Barcelona el 29 de noviembre de 1733 y desembarca en La Spezia al ejército de 9.000 hombres al mando del conde de Montemar.

Procedente de La Spezia, el 20 de enero de 1734 entra en Parma el navío Galga, desde donde debía servir de escolta a las embarcaciones que salían de Antibo con destino a Liorna.  

Habiendo regresado a Cádiz en agosto, el 28 de septiembre de 1734 zarpa rumbo a Cartagena con los navíos PríncipeConquistador San Isidro, mandados por el jefe de escuadra Gabriel Pérez de Alderete. A la altura del cabo de Gata se enfrentan a dos navíos argelinos, siendo hundidos por el Galga y el Conquistador, pasando después a Cádiz desde el puerto de Cartagena.  

La campaña en las costas italianas finaliza en 1736, destacando su actuación en la toma del castillo de Brindisi, en 1734, en la que su capitán Ovando desembarca con 200 hombres de la dotación, reforzado por 100 infantes de Marina, y rinde el citado castillo, situado cerca de Tarento.

En infante Don Carlos le concede a Ovando el título de marqués de Brindisi, zarpando rumbo a Nápoles para ser felicitado personalmente por el infante. Posteriormente sale para Palermo escoltando un convoy. En marzo de 1735 se encontraba en el astillero de El Puntal, Cádiz, donde había sido reparado, embonado y aparejado para un nuevo servicio. 

En el mes de agosto de 1735 se ordena a los navíos GuipúzcoaReal Familia y Galga hacerse a la vela de Cádiz rumbo a Italia con caudales, medio millón de pesos. 

A mediados de agosto de 1736 el capitán de navío Nicolás Geraldino es destinado a Río de la Plata para mandar la flotilla de buques de guerra allí destinada y enfrentarse a los portugueses.

A primeros de octubre sale el Galga carenado de La Carraca y se procede a embarcar víveres y agua. El 29 de octubre se embarcan en los pequeños navíos Galga y Paloma Indiana y en el paquebote Rosario 225 hombres del regimiento de infantería de Cantabria, mandados por el teniente coronel Domingo Santos de Uriarte, además de municiones y otros pertrechos.

La Galga, al mando del propio Geraldino, estaba armada con 46 cañones y disponía de 323 hombres de dotación. La Paloma, al mando del capitán de fragata Francisco Maldonado, armada con 52 cañones y 320 hombres, y el Rosario, al mando de Luis Gijón del Río, armado con 6 cañones y 40 hombres. 

Zarpan de Cádiz el 1º de noviembre de 1736 y llegan a la cuenca del Río de la Plata en los primeros días del mes de marzo de 1737, los tres buques de guerra españoles y varias naves portuguesas capturados. El primer buque capturado era una nave que venía de Angola con 634 esclavos a bordo. Después de un breve cañoneo, se rinde el 11 de enero de 1737.

Geraldino decide llevar el buque a la isla Santa Catalina, donde decidiría que hacer con la nave, su carga y los esclavos. El 21 de enero apresan la galera Santo Antonio e Almas, que llevaba provisiones a Colonia de Sacramento.

Además de la carga, los españoles obtienen información de las fuerzas navales lusas en el Río de la Plata y que las fragatas españolas San Esteban y Hermiona se encontraban en la ensenada de Barragán tras escapar de la escuadra portuguesa.

El 29 de enero capturaron dos naves más, el paquebote Santo Antonio y el bergantín Säo Joäo Batista que llevaban suministros a Sacramento desde el río San Francisco del Sur. Los buques españoles y sus capturas llegan el 2 de febrero al norte de la isla Santa Catalina para proveerse de agua.  

Mientras se encontraban en aquellas aguas, varias medidas tomadas por Geraldino provocan un motín, involucrando con ello a las autoridades portuguesas de la isla, al llegar en botes a las playas parte de los sublevados.  

Después de un breve intercambio de cartas con las autoridades portuguesas de la isla, a las cinco de la tarde del 14 de febrero se hicieron a la vela rumbo a Río de la Plata, aunque hicieron creer a los portugueses que volvían a aguas europeas. 

La flotilla de capitán de navío Geraldino combate con los portugueses durante casi dos años por el control de las aguas del Río de la Plata.

Estaba compuesta por los navíos o fragatas de dos puentes GalgaPaloma IndianaSan EstebanSan Francisco JavierHermiona y San Bruno. El San Bruno, armado con 36 cañones, era un mercante, propiedad de Francisco de Alzáybar que realiza servicios para la Armada Real, participando en el sitio de la Colonia de Sacramento.  

 El 27 de agosto de 1738 zarpan de Buenos Aires y el 13 de marzo de 1739 llegan a Cádiz los navíos Galga y Paloma y dos mercantes al mando del capitán de navío Geraldino. Trajeron a bordo 1.500.000 pesos, 30.000 cueros, 21.000 libras de lana de vicuña y unos 200 barriles de sebo. El navío Galga trajo 30.816 pesos de particulares. Quedaron muchos caudales en Buenos Aires que los comerciantes no quisieron embarcar debido a las disputas entre Geraldino y el gobernador Salcedo. 

En 1739 es carenado en el arsenal de La Carraca. A finales de marzo de 1740 zarpa de la bahía de Cádiz con la escuadra del teniente general Manuel López Pintado, marqués de Torreblanca, entrando en el puerto de Ferrol el día 24 de abril. El 1º de noviembre de 1740 se presenta en Ferrol el capitán de fragata Alonso de la Rosa Levassor, conde de Vega Florida, para tomar el mando del navío Galga.  

El 13 de septiembre de 1740 se aprueba una expedición a la costa de Guinea para atacar a los buques negreros británicos. Dicha expedición estaría formada por una fragata de guerra española y tres buques con patente de corso al mando del francés Daniel Oleary. La fragata elegida fue la Galga, con una tripulación de 450 hombres y al mando del capitán Levassor, conde de Vega Florida. Debía estar armada para seis meses de campaña.

El 10 de diciembre de 1740 se concede patente de corso al nombrado capitán de mar y guerra Daniel Oleary. Después de todos los preparativos realizados en Ferrol, el 1º de mayo escribe Manuel de las Casas a Ensenada que Oleary había llegado a San Sebastián con solo una pequeña nave de 90 toneladas. Cumpliendo órdenes de la Corte, Manuel de las Casas, intendente de San Sebastián, le comunica a Oleary la anulación de la expedición, al haber faltado en los plazos y no tener listas las naves.

Además, solo habían conseguido 24 marineros, estimándose en 350 los necesarios para tripular las tres naves prometidas. La fragata Galga, la única disponible en la Armada capaz de cruzar el Atlántico, fue requerida para su envío a América de forma inmediata. 

A mediados de abril de 1741 zarpan de Ferrol los tres navíos al mando del capitán de navío Ignacio Dauteville rumbo a Cádiz, el San Isidro, el Galga y el León. La escuadra con base en Cádiz, al mando del jefe de escuadra Juan José Navarro, se hace a la vela el 6 de mayo para atacar a los buques británicos y encontrarse con los buques de Dauteville.

Las dos escuadras se encuentran en el mes de mayo. Al no avistar a las escuadras enemigas, ponen rumbo a Cádiz y llegan a puerto el 6 de junio. El capitán de fragata Alonso de la Rosa Levassor deja el mando del navío Galga para hacerse cargo del navío San Fernando

Con la escuadra de Juan José Navarro parte de Cádiz a mediados de noviembre de 1741 rumbo a Barcelona para proteger el envío de tropas a Italia.

El 15 de enero de 1742 zarpa de Barcelona dando escolta a un convoy rumbo a Orbitelo, refugiándose en las islas Hyeres a causa de las tormentas. El pequeño navío Galga estaba al mando del capitán Francisco Maldonado. Llegan finalmente a La Spezia el 30 de enero, donde desembarcaron las tropas. De vuelta a Barcelona, entran en Tolón el 24 de febrero a causa de las tormentas. La escuadra queda bloqueada en Tolón.

El navío Galga es desarmado y su dotación se reparte en el resto de los navíos de la escuadra, por lo que no tomó parte en la batalla de cabo Sicie. Regresa a Cartagena procedente de Tolón con las fragatas de dos puentes El RetiroSan Francisco Javier y Paloma Indiana, todas al mando del jefe de escuadra Cosme Álvarez, enviado a Tolón tras el combate de cabo Sicié. En 1746 se encontraba en el puerto de Cartagena. 

En septiembre de 1747 se ordena su armamento en Cartagena para una campaña de seis meses. Llega a Cádiz con el León y San Francisco Javier, y zarpan de nuevo cargados con azogues, entre 6.000 y 7.000 quintales, y varios mercantes rumbo a Veracruz el 14 de marzo de 1748.

El convoy estaba al mando del capitán de navío Juan de Egues, y el Galga al mando del capitán de navío Blas de Barreda. A pesar de ir escoltados por varios navíos al mando del jefe de escuadra Francisco Liaño, una escuadra británica captura a cinco de los mercantes del convoy de Egues. Llegan a Veracruz en 1748 dando escolta a quince buques de registro. 

Se encontraba en Veracruz cargado de caudales y otros géneros en octubre de 1748. Debía haber zarpado en ese mes de octubre rumbo a la Habana y a Cádiz, siendo detenido con el resto de los buques de azogue al mando de Juan de Egues por la presencia de la escuadra británica de Charles Knowles, que daría lugar al combate de la Habana con la escuadra española de Andrés Reggio.  

Finalizada la guerra de Asiento, el 18 de enero de 1749 zarpa de Veracruz rumbo a la Habana. Ese mismo año de 1749 es incorporado a la Armada de Barlovento. El 15 de abril de 1749 zarpa de la Habana con el navío Fuerte. Los navíos Galga y Fuerte, al mando de Antonio Perea, parten de Veracruz rumbo a la Habana en agosto de ese año, llevando los últimos bastimentos de la Armada de Barlovento, al ser disuelta ese mismo año.

En este año y el siguiente se encontraba con base en la Habana en misiones de corso en el Caribe junto al navío Fuerte, capturando varias naves que hacían contrabando. En enero de 1750 formaba parte de la escuadra basada en la Habana, al mando del capitán de navío Daniel Huoni, siendo su segundo en el mando el teniente de fragata Manuel de Frías. 

Al mando del capitán Huoni, zarpa de la Habana el 18 de agosto de 1750 rumbo a Cádiz con el bergantín Mercedes, al mando del capitán Antonio Barroso, y cinco mercantes. Llevan a bordo tropas de la segunda compañía del sexto batallón de infantería de marina, propiedades de la Corona y prisioneros británicos. Un huracán dispersa el convoy y arrastra a la fragata hacia el oeste.

En los siete días que dura la tormenta pierde los tres palos, se intenta aligerar la nave arrojando cañones y otros pertrechos, pero termina naufragando el 25 de agosto en cabo Hatteras, cerca de la costa de Eastern Shore, entre los estados de Maryland y Virginia. 

Del navío Galga se salvan todos los tripulantes excepto un soldado. El resto de mercantes perdidos en la costa de Virginia eran el Nuestra Señora de Guadalupe, alias Augusta Celi o La Nynfa, capitán Manuel de Bonilla, el Nuestra Señora de la Soledad y San Francisco Javier, capitán Manuel Malbudro, y el paquebote El Salvador, alias Enrique, capitán Juan Carlos Cruanio.

De este convoy llegaron a salvo a Norfolk los buques San PedroNuestra Señora de los Godos, alias Arinton, capitán Pedro de Pumarejo, y la goleta Mariana, capitán Antonio Ignacio de Anaya. 

Poco después del naufragio emprende el capitán Huoni las tareas de salvamento, entorpecidas por los saqueos de los vecinos de la costa. Con la ayuda conseguida del gobernador de Maryland para la protección del naufragio, reanudó las operaciones de salvamento de la carga, hasta que una nueva tempestad acaba con los restos del buque.

Dimensiones

Tenía unas dimensiones de 62 codos de eslora, 55 de quilla, 19 de manga y 9 ½ de puntal. Arqueo: 631 toneladas (según legado 313 del AGS). Como es habitual en la época, los datos sobre sus dimensiones varían con la fuente. Medía 64 codos de eslora, 58,15 de quilla, 17,11 de manga y 8,7 codos de puntal (Según Rodríguez González y Coello Lillo, y Odriozola). 

Bibliografía

  • Álvarez Llano, Roberto Gerardo.: Historia Económica del País Vasco-Navarra. Desde los orígenes hasta el comienzo del siglo XXI. Biblioteca Arellano Isusquiza, Bilbao, 2008, p. 220. 
  • Apolant, Juan Alejandro.: Génesis de la familia uruguaya. Tomo I. Instituto Histórico y geográfico de Uruguay. Montevideo, 1975, p. 378. 
  • Arazola Corvera, María Jesús.: Hombres, barcos y comercio de la ruta Cádiz-Buenos Aires (1737-1757). Diputación de Sevilla, 1998, p. 97. 
  • Correa Luna, Carlos.: Campaña del Brasil, antecedentes coloniales. Tomo III. Archivo General de la Nación. Argentina. 1941, p. 518. 
  • Fernández Gaytán, José.: “Don Francisco José de Ovando y Solís: marino, inventor y gobernador de Chile y Filipinas”. RGMª. Febrero 1997, p. 208.  
  • Ferrándiz Araujo, Carlos.: Historia Marítima Española de Zalvide. Academia Alfonso X el Sabio. Murcia, 1982, p. 206. 
  • García-Baquero González, Antonio.: «Las remesas de metales preciosos americanos en el siglo XVIII: Una aritmética controvertida». Revista Hispania, volumen 56, nº 192, 1996, CSIC. Apéndice, p. 239. 
  • Heredia Herrera, Antonia.: La renta de azogue en Nueva España (1709-1751). Escuela de estudios hispano-americanos. CSIC. Sevilla, 1978, p. 109. 
  • Mariluz Urquijo, José María.: “Catálogo de los buques llegados a Río de la Plata (1700-1775)”. Revista Temas de Historia argentina y americana, nº 2, enero-julio 2003. Buenos Aires, p. 121.  
  • MARTÍNEZ-VALVERDE, Carlos.: “La campaña de Don Juan José Navarro en el Mediterráneo y la batalla de cabo Sicie (1742-1744)”. RHªN, nº 2, 1993, pp. 5-28. 
  • Merino Navarro, José Patricio.: La Armada española en el siglo XVIII. Fundación Universitaria española. Madrid, 1981, p. 353.  
  • Odriozola Oyarbide, María Lourdes.: La construcción naval en Guipúzcoa. Siglo XVIII. Diputación Foral de Guipúzcoa, 1997, pp. 398-399. 
  • Paula Pavía, Francisco de.: Galería biográfica de los Generales de Marina. Imprenta de F. García y C. Mayor. Madrid, 1873, tomo III, pp. 840-841; tomo IV, p. 374. 
  • Quintero González, José.: La Carraca. El primer arsenal ilustrado español (1717-1776). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2004, pp. 228 y 238. 
  • “La administración y los técnicos de alta cualificación en La Carraca”. RHªN, nº 82, 2003, p. 59. 
  • Rodríguez González, Agustín Ramón, Coello Lillo, José Luis.: La fragata en la Armada española. 500 años de historia. IZAR, Construcciones Navales, S. A., 2003, p. 56. 
  • Santaló Rodríguez de Viguri, José Luis.: Don José Solano Bote. Primer Marqués de Socorro. Capitán General de la Armada. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1973, pp. 29-30, 36. 
  • Silos Rodríguez, José María.: “El viaje de 1755 del galeón Santísima Trinidad”. Revista de Historia Naval, nº 58, 2005, p. 57. 
  • Torres Ramírez, Bibiano.: La Armada de Barlovento. Escuela de estudios hispanoamericanos. CSIC. Sevilla, 1981, p. 216. 
  • VARGAS Y PONCE, José de.: Vida de D. Juan José Navarro, primer Marqués de la Victoria. Imprenta Real, Madrid, 1808, pp. 139, 144-148. 
  • Gaceta de Madrid, nº 7. Génova, 26/01/1734. Publicado el 16/02, p. 26. 
  • Archivo General de Simancas (AGS). Secretaría de Marina (SM). Legajo 313. Extracto en que se declaran los navíos, fragatas y demás embarcaciones de que se compone la Real Armada con distinción de cañones, proporciones, quebranto de quilla y sitios de su construcción, como se expresa en la disposición siguiente. Sin fecha. Anterior al 5 de marzo de 1738, día de la pérdida del San Cayetano, incluida en la relación. 
  • AGS. SM. Leg. 398. 2-360. Marqués de la Ensenada al Conde de Vegaflorida. San Ildefonso, 12 de diciembre de 1740. 
  • AGS. SM. Leg. 398. 2-379. Manuel de las Casas al Marqués de la Ensenada. San Sebastián, 24 de abril de 1741. 
  • AGS. Signatura MPD, 15, 041. Carta de José Montero de Espinosa al Marqués de la Ensenada. Habana, 9 de enero de 1750. 

Compartir
Twittear
Pin