Navío Poderoso

Nombre común: Poderoso Porte del navío
Advocación de: -
Porte: 74 cañones
Botado en: Guarnizo, 1754

» Historial del navío.

        Hechos los planos por David Howell con el sistema de construcción a la inglesa, siendo su construcción encargada al asentista D. Juan Fernández de Isla junto a otros siete navíos en dos series ("El navío San Juan Nepomuceno y la ciudad de Santander a finales del siglo XVIII", página 19), ("La política naval española del rey Carlos III", Enrique Manera Regueyra, R. G. M., agosto 1986, página 192), (Juan Castanedo Galán, "Guarnizo, un astillero de la Corona", página 107). El primer asiento consistía en la construcción de los navíos Poderoso, Serio, Soberbio y Arrogante, comenzando a la llegada a Guarnizo del maestro constructor David Howell. Botado en marzo de 1754 (ver navío Serio), (Juan M. Castanedo Galán, "Guarnizo, un astillero de la corona, página 107).

         En 1758 comenzó una guerra de corso con otros buques. A finales de marzo (ver navío Rayo) y en diciembre de 1760 se encuentra en El Ferrol, al igual que durante la guerra de los Siete Años, entrando España en guerra en diciembre de 1761 hasta 1763. En 1765, al mando del capitán de fragata don Martín Lastarría, parte de Cádiz con la escuadra del marqués de la Victoria para traer a España a la Princesa María Luisa (ver navío Rayo).

        El 31 de julio de 1776 llega a Cádiz desde Cartagena acompañado del navío San José, escoltando a varios mercantes cargados de tropas y pertrechos para incorporarse a la escuadra destinada a la expedición contra los portugueses en Sacramento.

         En noviembre de 1776, al mando del capitán de navío don Juan de Lángara y Huarte desde el 11 de octubre, siendo su segundo el capitán de fragata don Antonio Chacón, izá en él su insignia el teniente general don Francisco Javier Everardo Tilly, marqués de Casa Tilly. El 13 de noviembre zarpa de Cádiz con la escuadra destinada a someter a los portugueses en la Colonia de Sacramento. Estaba compuesta por los navíos Poderoso, San José, Monarca, San Dámaso, Septentrón y América, seis fragatas, diez buques menores y un convoy de cien mercantes que llevaban a bordo al ejército de diez mil hombres al mando del general don Pedro Ceballos (R. G. M., agosto 1985, Juan Álvarez Cubos, "Capellanes y testamentos en la Armada en el siglo XVIII", páginas 218-219).

        A finales de marzo de 1777 es ocupada la isla de Santa Catalina, cercana a la costa brasileña. El 20 de marzo se embarca el general Ceballos en el navío Poderoso para zarpar rumbo al siguiente objetivo, Rio Grande de San Pedro. Por los vientos contrarios y las calmas, la escuadra no zarpa de la isla de Santa Catalina hasta el 30 de marzo. Al día siguiente, un temporal dispersa la escuadra. El navío Poderoso hacía mucha agua, unas 25 pulgadas cada hora, que se extraían con tres bombas y el general trasbordó a la fragata Venus. Se pensó en regresar a la isla, pero el navío consigue entrar en el puerto de Maldonado el 18 de abril (Carlos Calvo, "Colección histórica completa de los tratados", Tomo VI, París, 1862, páginas 250-251).

        Después de una corta lucha, las tropas portuguesas capitularon, firmándose la paz entre las dos naciones el 1 de octubre, conservando España la colonia de Sacramento, aunque tuvo que devolver la isla de Santa Catalina. El Poderoso, después de vigilar y controlar las fronteras, deteniendo las incursiones portuguesas, además de intervenir en la defensa de la isla Martín García, regresó a Cádiz en 1778.

        A finales de junio de 1779, al comenzar la guerra contra los británicos, zarpó de Cádiz con la división al mando del brigadier don Juan de Lángara y Huarte, junto al navío San Leandro y las fragatas Santa Catalina y Santa Teresa, con la misión de hostigar en las Azores al tráfico marítimo británico y rechazar una supuesta escuadra enemiga de 5 navíos, allí apostada a la espera de capturar los buques que llegaban de América (Francisco de Solano Pérez-Lila. "La pasión de reformar. Antonio de Ulloa", páginas 341 y 345). Allí capturaron el 4 de septiembre a la fragata inglesa Wichcomb, de 26 cañones, sobre la isla de Santa María, siendo incorporada a la Armada española.

El 27 de agosto de 1779 fue incendiado por orden de Lángara   al no poder recuperarlo de los graves daños sufridos por un temporal, al hacer mucha agua y ante la inminencia de su pérdida, repartiéndose la tripulación entre las fragatas (Ildefonso Fernández Sánchez, "Hechos, caracteres y producciones de 365 patricios, de uno y otro sexo, que han dejado huella en nuestra historia patria", página 29, Barcelona, 1899).

  • Por Santiago Gómez.

El naufragio.
(Extraído del libro Naufragios de la Armada Española. 1867 Escrito por don Cesáreo Fernandez Duro).

Por Real orden de 19 de Junio de 1779, dirigida al capitán general del Departamento de Cádiz, D Andrés Reggio, se dispuso diesen la vela sin pérdida de tiempo los navios Poderoso, Santo Domingo y San Leandro, las fragatas Santa Bárbara y Rosario y el paquebot San Gil, todos á las órdenes del brigadier D. Juan de Lángara, comandante del primero, para cruzar sobre las islas Terceras y proteger la recalada de embarcaciones esperadas de América.—Esta division, que tuvo posteriormente algunas variaciones en el número y clase de los buques, cruzó efectivatnenle en el lugar designado los meses de Julio, Agosto y Setiembre , sufriendo un fuerte temporal en que padeció tanto el buque de la insignia, que á pesar de cuantas precauciones marineras adoptó su comandante, se fue á pique el 27 ó 28 de Agosto, salvándose toda la gente con el auxilio de los otros buques.

El citado Capitán general participó esta ocurrencia en los siguientes términos:

  • «Excmo. Sr.—Muy señor mió: El día 2 del corriente llegaron á Cádiz al mando del brigadier D. Juan de Lángara, en el estado que manifiestan los adjuntos, las fragatas Santa Caialina y Santa Teresa, navio San Leandro y la fragata inglesa apresada Winchcom, constando de la adjunta carta del citado oficial las ocurrencias que ha tenido en su crucero sobre las islas Terceras, una de ellas la desgraciada del navio Poderoso que mandaba. De la relación que hace del suceso y providencias que él tomó, se deduce que nada le quedó que hacer de lo que correspondía á un oficial de su honor é inteligencia facultativa.—Aunque parecía que en términos tan claros se hacia ociosa la formalidad de consejo de guerra, omitido de orden de su Magestad en el idéntico caso de la pérdida del navio el Fernando, sin embargo de que lo solicitó con eficacia su comandante D. Jerónimo Argomedo, como igualmente lo ejecuta ahora en la referida carta el citado D. Juan de Lángara, habiéndome repetido de palabra con más viveza sus instancias, le he prevenido, condescendiendo á ellas, que me presente su diario y los de sus oficiales, y dispondré se examinen para proceder después á lo que corresponda, si en vista de lo expuesto no determinare otra cosa S. M.—La Divina, etc., Isla 5 de Octubre de 1779.—Excmo. Señor Castejon.»

Por contestación se expidió la siguiente Real orden:

  • «Enterado el Rey estensamente del diario que ha remitido el brigadier D. Juan de Lángara, relativo á la comisión á corso que ha desempeñado últimamente con todo celo y actividad recorriendo todas las islas Terceras, aproximándose á ellas por si encontraba, asi embarcaciones españolas, para abrigarlas, como enemigas persiguiéndolas, como lo ha acreditado apresando la fragata corsaria inglesa de 26 cañones nombrada la Winchcom, después del desgraciado incidente de la pérdida del navio El Poderoso de su mando, en cuyo crítico lance, sufrido en un recio temporal, halla S. M. fundado el concepto de V. E. que espone en carta de 5 del corriente (núm. 908), manda S. M., que como V. E. opina, se omita el examen de los diarios sobre este suceso, y por consiguiente el consejo de guerra que el honor del citado brigadier ha pedido á V. E., pues está S. M. plenamente satisfecho de que ha practicado cuanto ha sido dable en este lance. Lo que prevengo á V. E para su cumplimiento y que lo comunique á este oficial para su debida satisfacción.— Dios, etc., San Lorenzo 12 de Octubre de 1779.— El marqués González de Castejon.—Sr. D. Andrés Reggio.»

El Sr. D. Martin Fernandez de Navarrete, en su Bibloteca marítima, artículo «D. Juan de Lángara,» da noticia de la pérdida del navio Poderoso, diciendo pertenecía á la escuadra del marqués de Casa-Tilli, y que arbolaba su insignia. Mal parado en el temporal que aguantó sobre las islas Terceras, se fue á pique el 27 de Agosto de 1779, salvándose la gente por las eficaces medidas que tomó el comandante D. Juan de Lángara. (B. M., tomo II, pág. 250.)

El Sr. D. Francisco de P. Pavía en los Fastos de la marina borbónica que publicó en la «Crónica naval,» dice sobre el mismo siniestro: (Tomo II, pág. 105.)

  • «Estando cruzando sobre las Terceras la división del brigadier D. Juan de Lángara, perteneciente á la escuadra del general D. Antonio de Ulloa, compuesta aquella de los navios Poderoso, Leandro y fragatas Catalina y Teresa, sufrió un fuerte temporal en que padeció mucho el primero de los citados navios, y no pudiendo contener el agua que hacia, sin embargo de haber acudido á todos los recursos del arte, fue abandonado por irse á pique el 28 de Agosto, continuando Lángara su crucero con los demás buques y apresando el 4 de Setiembre, sobre la isla de Santa María, la fragata de guerra inglesa Winchcom, de 26 cañones que después sirvió como urca en nuestra Armada».

» Dimensiones.

 
--
 
 

» Artillería.

 
--
 
 

» Dotaciones.

 
--
 
 

» Imágenes del navío.

Pulse para ampliar
De momento no tenemos imagenes.

 

Observaciones.