Navío Rayo

Nombre común: Rayo Porte del navío
Advocación de: San Pedro Apóstol
Porte: 80/100 cañones
Botado en: La Habana, 1749

» Historial del navío.

         Diseñado, junto a su gemelo Real Fénix, por Jorge Juan, siguiendo el sistema de Gaztañeta y construido por el ingeniero D. Pedro Torres en La Habana. La orden de construcción se dio en 1748. Construidos con excelentes maderas tropicales, resultaron muy robustos. En un principio el nombre oficial era el de San Pedro, pero el uso continuado de los apodos hacía que también se les conociera por esos nombres que se hicieron oficiales (José Ignacio González-Aller Hierro, "El navío de tres puentes en la Armada española", R. H. N., año 1985, nº 9, página 54). Costó la suma de 143.000 pesos (John D. Harbron, "Trafalgar and the Spanish Navy", 1988, Naval Institute Press, página 41).

         Quedó listo el 31 de enero de 1751, pero carecía de la dotación que debía llevarlo a España. Al mando del capitán de navío D. Anibal Petruci se dispuso el 16 de marzo que zarpara de La Habana con los navíos Princesa, Infante y Galicia. Después de una larga espera, el 12 de octubre se observó una vía de agua en el Rayo y el 23 de noviembre fallecía el capitán Petrucci, siendo sustituido por el capitán de navío D. Francisco Luis de León y Guzmán. Con dotaciones reducidas zarparon finalmente el 1 de marzo de 1752, llegando a Cádiz el 30 de abril con un cargamento de tabaco, azúcar y maderas, estando el Rayo con una dotación de sólo 453 hombres ("Descripción de los tiempos de España", Dionisio de Alsedo y Herrera, edición de José María Sánchez Molledo, página 106), ("Piraterías y agresiones de los ingleses en la América española", Justo Zaragoza, página 450).

         En abril de 1755 se encontraba en el astillero de La Carraca para ser carenado. En 1757 llegó a Cádiz y en el mes de octubre entró en el arsenal de La Carraca para cambiarle los palos mayor y trinquete (ver navíos Princesa y Conquistador), ("La arboladura en la construcción naval del siglo XVIII", José Quintero González. R. H. N. 2004 nº 87). Es carenado en 1758, saliendo a navegar en mayo de ese año al mando del capitán de navío D. Juan Manuel Pérez de Alderete, nuevo Marqués de Casinas por la muerte de su padre, con la escuadra del teniente general D. Andrés Regio, regresando a Cádiz el 2 de enero de 1760. Ese mismo año estuvo al mando del capitán D. José de Córdoba y a finales de marzo se encontraba en la bahía de Cádiz (Antonio Ferrer del Río, "Historia del reinado de Carlos III", Tomo III, página 285) Carenó de nuevo en La Carraca entre junio de 1761 y enero de 1762. Tomó el mando del navío D. José Solano Bote hasta enero de 1763.

         En enero de 1762 se encontraba en la bahía de Cádiz (ver navío Real Fénix). Al declararse la guerra con los ingleses en ese año, estaba al mando del capitán de navío D. José Solano Bote hasta enero de 1763 que tuvo otro destino ("José Solano Bote, un marino del secarral cacereño, Valeriano Gutiérrez Macías, R. G. M., agosto-septiembre 1986, página 222). Al acabar la guerra con los ingleses se encontraba en noviembre de 1763 en Cádiz (ver navío Real Fénix) realizándole reparaciones en La Carraca durante 1764 y 1765.

         En febrero de 1765 se le hizo un recorrido en el que se apreció pudrición en la arboladura, por lo que hubo que ponerle palos nuevos, comenzando en el mes de marzo los preparativos para el siguiente viaje. Al mando del capitán de navío D. José de Rojas Recaño, se incorpora a la escuadra del capitán general D. Juan José Navarro, marqués de la Victoria, siendo su buque insignia, con la comisión de llevar a Italia a la infanta  doña Luisa María y traer desde Génova a la infanta María Luisa de Parma (Nicolás María de Cambiaso y Verdes, "Memorias para la biografía y para la bibliografía de la Isla de Cádiz", 1829, Tomo I, página 235).

Esta expedición se componía de los navíos Rayo, Arrogante, Triunfante, Atlante, Galicia, Princesa, Guerrero , Velasco y Poderoso, dos chambequines y cinco buques menores, que zarpan de Cádiz el 17 de mayo. Haciendo escala en Cartagena, llegan a Génova el 17 de julio, regresando a Cartagena el 11 de agosto, donde desembarca la Princesa de Asturias, doña María Luisa de Parma (Cesáreo Fernández Duro, "Disquisiciones náuticas", Tomo V, página 276). También desembarcó el marqués de la Victoria, que entregó el mando a D. Luis de Córdoba (Eulogio Zudaire Huarte, "Don Manuel de Guirior, teniente general de la Real Armada", R. H. N., año 1984, nº 4, páginas 57 a 60). El 23 de agosto zarpa de Cartagena   y se dirige a Cádiz con los navíos Princesa y Guerrero, escoltando en la travesía a dos tartanas y una saetía catalana.

         En 1769 se encontraba desarmado en Cádiz, al mando del capitán de navío D. Pedro Moyano, siendo éste responsable de su conservación ("La Carraca…", José Quintero González, páginas 360 y 383). Durante los meses de febrero a abril de 1769 sufrió una carena y se le puso un forro nuevo. Quedó asignado al departamento de Cádiz por Real Orden del 24 de noviembre de 1769.

         En diciembre de 1770 se entrega su mando al capitán de navío D. Antonio Osorno y Herrera con el que desempeña varias comisiones hasta que entra de nuevo en el arsenal de La Carraca para una nueva carena en abril de 1771. Realizó viaje a El Ferrol en 1774, donde se le observó que estaba necesitado de una nueva carena, regresando a Cádiz en septiembre de ese año y entró en dique para la nueva carena en julio de 1776. En 1777 seguía desarmado a las órdenes del capitán de navío D. Luis Gordon. En 1778 se encuentra en Cádiz en la escuadra formada por otros cuatro navíos ( Real Fénix, Princesa, San Julián y San Rafael), cinco fragatas ( Esmeralda, Astrea, Venus, Santa Gertrudis y Santa Rosalía), el jabeque Andaluz y los paquebotes Marte y San José (Juan Carlos Mejías Tavero, "Los navíos españoles de la batalla de Trafalgar", página 30).

         El 28 de mayo de 1779 toma el mando del navío el capitán de navío D. José Varela y Ulloa, aunque por poco tiempo. Al comenzar la guerra con los ingleses en junio de 1779, se encuentra en la escuadra del teniente general D. Miguel Gastón de Iriarte, desde 1778,, siendo su buque insignia, y es puesto al mando del capitán de navío D. Manuel González Guiral. Participa en todos los hechos destacados de esta guerra con la escuadra de D. Luis de Córdoba. Tras la primera campaña del canal de la Mancha quedó en el puerto de Brest con la escuadra de veinte navíos de D. Migel Gastón, zarpando el 13 de enero de 1780 para incorporarse al bloqueo de Gibraltar, llegando a Cádiz el 8 de febrero con la escuadra muy maltratada por los temporales; el Rayo llegó sin los tres masteleros junto a otros diez navíos y dos fragatas, además de tres navíos y una fragata francesa (Jared Sparks, "The diplomatic correspondence of the american revolution", Tomo IV, Boston 1829, página 432). Desde Cádiz realizó una primera salida con la escuadra de Córdoba entre el 9 y el 18 de julio, al mando del capitán de navío D. Francisco Gil y Lemos. Volvió a zarpar el 31 de julio y capturaron un convoy enemigo de 51 velas el 9 de agosto, regresando Córdoba a Cádiz el día 29 del mismo mes para unirse a la escuadra francesa del conde D'Estaing. Con esta escuadra combinada zarpan de Cádiz el 30 de octubre con un convoy, pero regresaron a causa de un fuerte temporal del SSW el 1 de noviembre.

         Del 6 de febrero al 28 de marzo de 1781 la escuadra cruzó sobre el cabo de San Vicente y la costa portuguesa. En el mes de abril se le colocó un nuevo palo bauprés, volviendo a zarpar el 1 de mayo con la escuadra combinada al mando de González Guiral y con la insignia del jefe de escuadra D. Antonio Posada para proteger la recalada de una escuadra procedente de La Habana, pero al recibir noticias del retraso de la salida de la flota, regresaron a Cádiz el 19 de junio.

         El 20 de julio llegó a la bahía gaditana una escuadra francesa de 22 navíos al mando del conde de Guichen y de La Motte-Picquet. El 23 de julio zarparon de Cádiz con otros 30 navíos españoles al mando de Córdoba para dar cobertura   a la escuadra encargada de la invasión de Menorca, dirigiéndose al canal de la Mancha para impedir la llegada de alguna escuadra inglesa a Gibraltar y Menorca, encontrándose en el canal sobre el 15 de agosto, dejan parte de la escuadra francesa de Guichen en Brest el 5 de septiembre y regresan a Cádiz el 23 del mismo mes.

         El 4 de enero de 1782 vuelve a zarpar con la escuadra de Córdoba, que tenía su insignia en el navío Concepción, despachando al día siguiente la escuadra de D. Francisco de Borja que iba destinada a Guarico, Santo Domingo. La escuadra regresa a puerto el 10 de febrero después de cruzar por los cabos de San Vicente, Espartel y Lagos. Del 5 de junio al 5 de septiembre estuvo con la escuadra de 27 navíos y dos fragatas al mando de Luis de Córdoba en la tercera campaña del canal. Esta campaña tenía el objeto de desbloquear el puerto de Brest, incorporándose en la isla de Quessant el 9 de julio 9 navíos franceses al mando de La Motte-Picquet. Durante esta campaña capturaron a la altura de Sisargas a 19 mercantes ingleses que se dirigían a Terranova. El 9 de septiembre pasó el Rayo a Algeciras para intervenir en el ataque de las baterías flotantes la noche del 13 al 14 de septiembre. Una lancha del navío, al mando del teniente de navío D. Antonio José Pareja y Serrano de León, intervino en el salvamento de las dotaciones de las baterías.

         Zarpó con la escuadra de Córdoba el 3 de octubre de 1782 al mando de González Guiral e insignia del jefe de escuadra Posadas en persecución de la escuadra de Rodney que pretendía entrar en Gibraltar. El 20 de octubre libra el combate de cabo Espartel, donde el Rayo no tiene ninguna baja, pero sí algunas averías de escasa consideración, regresando a Cádiz el 28 de octubre. Al acabar la guerra queda desarmado. En julio y agosto de 1783 es carenado y forrado su casco con planchas de cobre.

         En 1782, al mando del capitán de navío D. Manuel Varela y Ulloa, se le destinó a Montevideo y Buenos Aires para la demarcación de los límites de la Corona portuguesa en la América meridional.

         Es armado de nuevo en diciembre de 1783. Al mando del capitán de navío D. Baltasar de Sesma desde el 16 de marzo de 1784, zarpa de Cádiz el 25 de abril y llega a Cartagena el día 30 con cinco millones de pesos. Vuelve a zarpar de Cartagena el 27 de junio con la insignia del teniente general D. Antonio Barceló para participar en el bombardeo de la plaza de Argel entre el 10 y el 23 de julio de 1784. (Según "La diversión de Tolón" Tomo I, página 108, está al mando de Baltasar de Sesma y Zaylorda, lo cual es totalmente probable).

Estaba compuesta por 4 navíos, 4 fragatas, 12 jabeques y otras 68 naves menores. Se unieron la escuadra de Nápoles al mando del almirante Bologna, con 3 navíos, 2 fragatas, 2 jabeques y 2 bergantines; la escuadra de Malta con un navío, 2 fragatas y 2 bergantines y la de Portugal, al mando del almirante Ramírez de Esquivel, con 2 navíos y 2 fragatas. El bombardeo comenzó el 12 de julio y acabó el día 21. La escuadra regresó a Cartagena el 27 de julio (José Mª Gutiérrez de la Cámara, "Barceló y el final de la piratería berberisca", páginas 804 y 805).

Por fin Argel se avino a razones y firmó un Tratado de Paz el 14 de junio de 1786, ante el jefe de escuadra D. José de Mazarredo (R. G. M., enero 2000, páginas 80-87). La escuadra leva anclas el 23 de julio y entra en Cartagena el día 27. Barceló desembarcó el 7 de agosto. Entre el 13 de agosto y el 28 de septiembre, al mando del capitán de navío don Baltasar de Sesma, se dedicó a cruzar entre Málaga y el estrecho, siendo además el comandante de la división formada por el navío San Fermín, la fragata Colón y el bergantín Atocha. Con la misma división sale de Málaga el 25 de octubre para llevar a Mezalquivir (Orán) al regimiento de infantería de Sevilla, desembarcándolo el día 29. Volvió a zarpar el día 31 y llegó a Cartagena el 5 de noviembre. El capitán Sesma zarpó con sólo el Rayo el 11 de noviembre y llegó a Cádiz el 16, siendo desarmado.

         El 30 de octubre de 1784 zarpa de Cartagena con el navío Septentrión rumbo al arsenal de La Carraca.

         Por Real Orden fue destinado al mando del capitán Sesma a transportar con las fragatas Nuestra Señora del Pilar y Nuestra Señora de Loreto al Regimiento de Guadalajara a Menorca. Zarpa de Cádiz el 3 de febrero de 1785 y llega a Mahón el día 7. Se hizo a la mar el día 14 para su regreso a Cádiz el 6 de abril, después de recalar en Cartagena y Málaga por el mal tiempo. Allí quedó en situación de desarme.

         En febrero de 1790 se arma y pone al mando del brigadier D. Fernando Reinoso con la insignia del jefe de escuadra D. Juan Joaquín Moreno con motivo de la crisis de Nootka y se integra en la escuadra del marqués de Socorro que sale de Cádiz para cruzar por Finisterre. A finales de diciembre de 1790 entró en Cádiz para ser desarmado, permaneciendo en esta situación y al mando del brigadier Reinoso hasta el 16 de abril de 1792. Hasta el 31 de enero de 1794 fue su comandante el brigadier D. Francisco Ordoñez. En 1796 era su comandante el capitán de navío D. José de Ribas.

         Entre 1798 y 1803 permaneció en los caños de La Carraca en muy mal estado. Sus condiciones marineras habían sido excelentes y se decide carenarlo y hacerle varios cambios, razón por la que en 1803 salió convertido en navío de tres puentes y 100 cañones bajo la dirección de Honorato de Bouyón, lo que supuso una merma en sus grandes cualidades marineras y con el aumento del calado, ya de por sí grande, al correrle la tercera batería, hacía de él un barco de poco andar y menos marinero que sus contemporáneos.

         En enero de 1805 se encontraba en Cádiz. El 26 de febrero de ese año se le da el mando al brigadier D. Enrique Macdonell y de Gondé a propuesta de don Federico Gravina. También a propuesta suya se le sustituyé los cañones de 18 libras de la segunda batería por otros de 24. El 27 de agosto, se incorpora a la escuadra combinada en Cádiz en sustitución de navío Terrible, que tenía vías de agua. Participó en la batalla naval de Trafalgar el 21 de octubre de 1805, en la que tuvo 4 muertos y 14 heridos. Iba tripulado por 830 hombres. Llegó a Cádiz tras la batalla y volvió a zarpar el día 23, participando en la recuperación de los navíos Santa Ana y Neptuno. Naufragó en Arenas Gordas, a causa de la tormenta que siguió a la batalla (Juan Carlos Mejías Tavero, "Los navíos españoles de la batalla de Trafalgar"). Entre los naufragados se salvaron un teniente de navío, tres guardiamarinas, un piloto y 45 marineros ingleses, que fueron hechos prisioneros.

         Actualmente está localizado a trescientos metros de la orilla y siete de profundidad.

  • Por Santiago Gómez.

» Dimensiones.

En 1782
Como navío de 80 cañones:
55 metros de eslora (180 pies de Burgos)
45,8 metros de longitud de quilla (155 pies)
15,8 metros de manga (55 pies)
7,9 metros de puntal (27 pies y 6 pulgadas)
27 pies y 4 pulgadas de plan
28 pies de calado a popa
25 pies de calado a proa
24.000 quintales de lastre.
1.750 a 2.000 toneladas de arqueo, 3.000 toneladas de desplazamiento.
(SG)
En 1805
Como navío de 100 cañones:
En pies de Burgos (y pulgadas):
- Quilla limpia: 170
- Manga: 56
- Eslora: 196
- Puntal: 26
- Plan: 29
- Toneladas: 1.956
- Cala de popa: 27, 10''
- De proa: 25, 6''
- Diferencia: 2, 4''
- Batería al medio: 6
- Quintales de lastre en hierro: 4.000
- En zahorra: 7.000
- Quebranto: -
(CDT)

» Artillería.

Como navío de 80
30 de 24 libras
32 de 18 libras
18 de 8 libras
2 pedreros de a 3 libras.
En la batalla de Trafalgar
Como navío de 100 cañones:
30 cañones de a 36 libras
32 cañones de a 24 libras
30 cañones de a 8 libras
4 obuses de a 4 libras
4 carronadas de a 28 libras.
(CDT)

» Dotaciones.

El 30 de abril de 1752
Como navío de 80 cañones:
453 hombres.
En la batalla de Trafalgar
Como navío de 100 cañones:
- Oficiales de guerra: 19 + 4 del Ejército: 23
- Guardiamarinas: -
- Oficiales mayores: 14
- Contramaestres, guardianes y patrones de bote: 10
- Carpinteros: 8
- Calafates: 8
- Armero, buzo, farolero y cocinero: 4
- Tropa de infantería: 362
- Tropa de artillería: 61
- Artilleros de Preferencia: 13
- Artilleros ordinarios: 45
- Marineros: 122
- Grumetes: 116
- Pajes: 26
Total: 812
(CDT)

» Imágenes del navío.

Navío Rayo. Pulse para ampliar
Navío Rayo. Pulse para ampliar
Navío Rayo. Pulse para ampliar
Navío Rayo. Pulse para ampliar
En la primera imagen tenemos el plano del navío Rayo con 80 cañones. Porte con el que estuvo la mayor parte de su vida operativa.

La segunda imagen corresponde al plano del navío Rayo remontado a 100 cañones, en 1805. Real Biblioteca. Madrid.

La tercera imagen corresponde a una interpretación, con base al anterior plano, del navío Rayo. Ilustración realizada por Todo a Babor.

La cuarta imagen corresponde a una pintura de Carlos Parrilla titulada "El Rayo", con el navío ya remontado a 100 cañones.



Observaciones.

Fue el navío más antiguo de los tres países implicados en la batalla de Trafalgar.