Terra Australis Incognita (pintura)

Por Carlos Parrilla

Terra Australis Incognita. Pintura de la nao del navegante español Torres, que descubrió Australia sin saberlo.

Partiendo de El Callao el 21 de diciembre de 1605 y comandando una de las naos de la expedición de Pedro Fernández de Quirós en misión de descubrir y colonizar la “Terra Australis Incognita” Luis de Váez y Torres acabaría por ser probablemente el primer europeo en avistar Australia, aunque él y su tripulación no tuvieran noción de su hazaña.

La flota de Quirós estaba compuesta por las naos Santos Pedro y Pablo (insignia), San Pedro bajo el mando de Torres, y el patache Los tres reyes comandado por Diego de Prado y Tovar.

En su singladura pudieron descubrir y reconocer decenas de islas y archipiélagos como las Tuamotu y las Vanuatu cuya mayor isla fue confundida en un principio con el ansiado continente perdido, a la que llamaron Espíritu Santo, la cual conserva hoy en día su nombre español.

En esta isla fundaron la colonia de Nueva Jerusalén que por desavenencias entre los propios españoles y la hostilidad de los isleños fue finalmente abandonada.

Después de este episodio Quirós se separaría con su barco de los otros dos en circunstancias no claras, y volvería en solitario a Nueva España arribando al puerto de Acapulco meses después.

Es entonces cuando Torres decide seguir con la misión encomendada y continúa navegando hacia Poniente avistando la isla de Tagula en las Luisiadas, siguiendo después la costa sur de Nueva Guinea navegando por el estrecho que hoy lleva su nombre entre esa isla y el cabo York, extremo norte de Australia.

Sin embargo, los estudios del historiador australiano Brett Hilder apuntan a que casi con toda seguridad Torres y Prado navegaron más hacia el sur atravesando el estrecho Endeavour entre el cabo York y la isla Príncipe de Gales, con lo que ambos habrían divisado las costas de Australia sin saberlo.

Hecho esto las dos naves viraron hacia el Norte llegando a Ternate en las Molucas, donde se avituallaron, para después seguir hasta Manila llegando el 22 de mayo de 1607.

Todo este periplo y sus descubrimientos fueron relatados en un extenso informe escrito por Prado que permanecieron archivados en Manila y que cayeron en manos inglesas en el S.XVIII durante el saqueo de la ciudad en la Guerra de los Siete Años.

Fue el geógrafo Alexander Dalrymple quien elaboró un mapa esquemático siguiendo las indicaciones de Prado, el cual se entregaría al explorador Joseph Banks y que acabaría en manos de James Cook con el que navegó por el Pacífico.

El resto lo podemos imaginar.

En la imagen la nao San Pedro de Torres sigue al más ágil patache de Prado los cuales dejan por su través de babor una desconocida costa que sin saberlo era la tierra que buscaban, Australia.

Ya está a la venta el libro de Carlos Parrilla «La Real Armada del siglo XVIII». Una muestra con sus mejores pinturas. Infórmate aquí.

Compartir
Twittear
Pin