Navío Rubí (1º)

Por Santiago Gómez

Esta entrada pertenece a la sección:
Historiales de los navíos de línea españoles (XVIII-XIX)

Historial del navío Rubí (Primero de su nombre)

Mercante armado, navío de menos de 50 cañones o fragata de dos cubiertas

Navío de 48/50 cañones

Existió un navío designado con el nombre de Primer Rubí, construido en la Habana en 1701, armado con 54 cañones, y que sirvió en la Armada entre 1720 y 1727, según autores como Serrano Álvarez. Pero no se tienen noticias de servicios de este navío para la Armada en las dos primeras décadas del siglo XVIII.

Manera Regueyra, en el capítulo VII del libro El Buque en la Armada española, afirma que este navío llamado Rubí era uno de los pocos que quedaban en servicio al final de la guerra de Sucesión, en 1714, pero resulta que en el listado del mencionado libro aparece el Rubí, en servicio en la Armada entre 1720 y 1727. Lo más probable es que el navío construido en la Habana en 1701 fuese adquirido por comerciantes y utilizado como mercante. 

El navío que nos ocupa, el que sirvió en la Real Armada española entre 1720 y 1727, es el inglés Ruby, botado en 1652, reconstruido en Blackwall en 1687 y lanzado de nuevo el 18 de febrero de 1706 tras una nueva reconstrucción en Deptford. Estaba armado con 48/50 cañones. Al mando del capitán Peregrine Bertie escoltaba un convoy a Lisboa con la escuadra del comodoro Richard Edwards, siendo capturado en la batalla de Lizard el 10 de octubre de 1707 (día 21 en el calendario inglés) por la escuadra de René Duguai-Trouin y Claude de Forbin.

Comprado por el armador francés Hyacinthe-Francois de Chapdelaine, sieur de L’Aumaine. Es llamado Grand Saint Esprit (también Saint-Esprit, o Curieux, o Ruby), tiene su base en Saint-Maló, con un arqueo de 600 toneladas y artillado con 44 cañones. Al mando del capitán Francois Grout, zarpa de cabo Frébel el 3 de junio de 1711 para comerciar en el Pacífico con permiso del virrey del Perú Diego Ladrón de Guevara. Estaba en Concepción en diciembre de 1712 y en Callao en enero de 1713.

Regresa a Callao el 1º de diciembre con el navío Prince des Asturies, capitán Julien Cheville, zarpan el día 19 y permanecen en Concepción entre el 16 de enero y el 12 de febrero de 1714. Llegan a Bahía el 23 de abril, se hacen a la vela el 7 de mayo y regresan a St. Maló el 24 de julio, el Saint-Esprit con tres millones de piastras (pesos fuertes) a bordo, producto de la venta de sus mercancías.  

Es adquirido por el corsario francés Jean Nicolás Martinet, que firma un contrato con la Corona española para realizar varias comisiones con tres buques de su propiedad. Uno de ellos era el Triomphant, ex Grand Saint Sprit, armado con St.-Maló. Era de 600 t, armado con 50/60 cañones tripulado por 350/450 hombres.  

El HMS Taunton era una fragata de cuarta clase de 40 cañones de la Royal Navy, botado en 1654. Debía ser muy parecido al HMS Ruby, que sería después el Rubí de la Real Armada.
El HMS Taunton era una fragata de cuarta clase de 40 cañones de la Royal Navy, botado en 1654. Debía ser muy parecido al HMS Ruby, que sería después el Rubí de la Real Armada de esta entrada.

Tras realizar varias comisiones en el Mediterráneo, Martinet amplía el contrato con la Corona española para erradicar el contrabando francés en el Pacífico. Al mando del CN Jean-Jacques de Taffanel de La Jonquière de la Pomarede, sale de Cádiz con los buques de Martinet el 16 diciembre de 1716, navíos ConquérantTriomphantLa Pélerin y el español Nuestra Señora del Carmen, alias Lanfranco. Algunos afirman que estuvo al mando de Blas de Lezo, pero Lezo era el 2º comandante del Lanfranco.  

Después de casi dos años erradicando el contrabando en las costas americanas del Pacífico con los buques de Martinet, el virrey del Perú, Carmine Nicolás Caracciolo, príncipe de Santo Buono, ordena a Martinet regresar a Europa.

Sale de Callao, recala en Concepción el 27 de mayo de 1719, en la isla Santa Catalina entre el 13 y 17 de julio y regresa a Brest el 23 de octubre de 1719, aunque para algunos autores, como Quintero González, estaba en diciembre de 1719 en aguas del Mar del Sur. Armado en Brest en julio de 1720, llega a Cádiz el 23 de octubre de 1720, al mando del capitán Carrión. La dotación francesa es licenciada y repatriada, saliendo de Cádiz el 26 de diciembre a bordo del buque Comte de Toulouse, de Dunkerque, al mando del capitán Truc.

Es entregado a la Armada, cambiando su nombre por el de Rubí.

Mandado por el capitán Vicente de la Torre, a primeros de junio de 1722 se hace a la vela en Cádiz con los buques al mando del jefe de escuadra Antonio Serrano para combatir a los buques corsarios argelinos. La escuadra de Serrano estaba compuesta por los navíos CatalánCambiConquistadorLanfranco Rubí y las fragatas San JoséÁguila VolanteFidela y Carmen. A mediados de agosto de 1722 se une a una escuadra holandesa y se apostaron delante de Argel para evitar la salida de ocho buques de guerra que querían unirse a los turcos. Finalizada la campaña contra los corsarios argelinos, regresa la escuadra a Cádiz el 4 de noviembre de 1722. 

Sale carenado del arsenal de La Carraca el 28 de marzo de 1725 y es alistado con los navíos ConquistadorS. Luis y S. Fernando, para realizar una nueva campaña en el Mediterráneo contra el corso argelino, mandados por el teniente general Esteben Mari Centurione, marqués de Mari. La escuadra sale en junio de 1725.

Al mando del capitán de fragata Marcos Forastal, navegando en conserva del navío Conquistador, capitán de fragata Francisco Álvarez Cuevas, ambos al mando del teniente general marqués de Mary, avistan el 7 de octubre de 1725 dos fragatas argelinas de 30 y 22 cañones a las que dieron caza. El 9 de octubre combaten con ellas y las echan a pique en la costa norteafricana, sobre Nergali, entre Punta de Targa y el Peñón de Vélez.

El 18 de octubre zarpan los navíos Conquistador y Rubí del puerto de Málaga al mando del marqués de Mari. La mañana del 21 de octubre descubren una nave con bandera holandesa que resulta ser corsaria saletina, armada con 18 cañones y tripulada por más de 100 hombres. Tras un duro cañoneo fue preciso abordarla para rendirla. Es llevada a Málaga el 22 de octubre, donde es reparada y habilitada para el servicio. Los dos navíos regresan a Cádiz el 28 de octubre de 1725. 

En noviembre se estaban carenando en La Carraca los cuatro navíos del marqués de Mari. A mediados de febrero de 1726 seguían en carena los navíos Conquistador y Rubí. Comienzan a alistarse en Cádiz a primeros del mes de mayo, estando previsto hacerse a la vela en el mes de julio. 

Las relaciones diplomáticas con Gran Bretaña vuelven a ser muy tensas en 1726, enviando los británicos numerosos buques de guerra al Caribe al mando del vicealmirante Francis Hosier, que sale de Plymouth el 9 de abril de 1726 rumbo a Jamaica. Los británicos pretendían interceptar las flotas españolas del tesoro, aunque las dos naciones no se encontraban en guerra. En respuesta a esta amenaza y para reforzar la presencia naval española en el Caribe, la corte española ordena en el mes de mayo que se haga a la vela una escuadra al mando del teniente general Antonio Gaztañeta.

La escuadra sale de Cádiz el 30 de junio de 1726, con el navío Rubí, insignia de Gaztañeta, 56 cañones, y las fragatas Nuestra Señora de Aránzazu, 30, Águila, 26, y Santa Teresa, 10 cañones, además de los navíos San Luis y San Fernando, de 66 cañones, y el pequeño buque Nuestra Señora de África, 6 cañones.  

Las órdenes que tenía Gaztañeta eran regresar a la península dando escolta a la flota de Nueva España con sus caudales y mercancías. La travesía fue bastante penosa, sufriendo muchos daños en la arboladura y aparejos. Después de dejar atrás la isla de Puerto Rico, navega la escuadra por el lado norte de la isla Santo Domingo, cuando comienzan los temporales con fuertes vientos, llegando a Veracruz con los buques muy dañados.

Se decide concentrar la escuadra en la Habana, que, por su situación, era el puerto desde el que se podía llegar con más facilidad a cualquier punto donde hubiese un ataque británico. Gaztañeta deja en Veracruz al navío Rubí, que era el que tenía más daños, izando a partir de entonces su insignia en el navío Lanfranco.

Los buques de Gaztañeta salen de Veracruz y llegan a la Habana el 13 de agosto de 1726, acompañados por la capitana de Barlovento, el navío San Juan Bautista. La escuadra de Gaztañeta trajo a bordo 2.000 soldados al mando del mariscal de campo Gregorio Guazo Calderón, nombrado comandante general de las Antillas españolas. Este militar murió el 29 de agosto, por fiebres, y es sustituido por su segundo en el mando, el brigadier Juan de Andía, marqués de Villa-Hermosa.

Al llegar a puerto recibe noticias de que la escuadra británica de Hosier bloquea a los Galeones de Cornejo desde el 16 de junio, ordenando que todos los buques se concentrasen en la Habana. En Veracruz habían quedado el resto de buques de la Armada de Barlovento con el navío Rubí, las fragatas AránzazuVolanteSan Francisco y balandra Águila.  

El navío Rubí, incorporado a la Armada de Barlovento, y la fragata San Francisco zarpan de la Habana en diciembre de 1726 para repartir el situado, mandados por el segundo comandante de la Armada de Barlovento José Rocher de la Peña. Cumplida esta comisión, y la captura de dos buques holandeses y un paquebote británico, a primeros de enero de 1727 ponen rumbo a Veracruz.

Pero no llegan a su destino, al quedar los dos buques varados y perdidos al este de la isla de los Pinos a causa de un error del piloto del navío Rubí. Todos los tripulantes se salvaron y llegaron a la ciudad de la Habana, sirviendo como nueva tripulación del navío Fuerte, recién entregado en el astillero.  

Dimensiones

1706: 128 pies (Imperiales) y 4 pulgadas de eslora, 105 pies y 7 pulgadas de quilla, 34 pies y 8 pulgadas de manga, arqueo de 674 88/94 bm (Builder´s Measurement; medidas del constructor). 

Bibliografía

  • Belando, Nicolás de Jesús.: Historia civil de España, sucesos de la guerra y tratados de paz. Tomo IV. Imprenta de Manuel Fernández, Madrid, 1744, pp. 440-442. 
  • Dahlgren, M. Erik Wilheim.: Voyages francais. À destinarion de la mer du Sud. Avan Bougainville (1695-1749). París. Imprimerie Nationale, 1907, pp. 73-74, 112. 
  • Gay, Claudio.: Historia física y política de Chile. Tomo III. Santiago de Chile, 1848, p. 409. 
  • Pezuela, Jacobo de la.: Diccionario geográfico, estadístico, histórico de la isla de Cuba, Tomo III, Madrid, 1863, p. 25. 
  • Pezuela, Jacobo de la.: Historia de la isla de Cuba. Tomo II, Madrid, 1868, p. 340. 
  • Quintero González, José.: La Carraca. El primer arsenal ilustrado español (1717-1776). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2004, p. 31. 
  • Rodríguez Villa, Antonio.: Patiño y Campillo. Reseña histórico-biográfica de estos dos ministros de Felipe V, formada con documentos y papeles inéditos y desconocidos en su mayor parte. Madrid, 1882, pp. 63, 65. 
  • Serrano Álvarez, José Manuel.: El astillero de la Habana y la construcción naval (1700-1750). Ministerio de Defensa. IHCN. Madrid. 2008, pp. 46-47. 
  • Torres Ramírez, Bibiano.: La Armada de Barlovento. Escuela de estudios hispanoamericanos. CSIC. Sevilla, 1981, p. 203. 
  • VV.AA. El Buque en la Armada española. Editorial Silex. Madrid, 1999, pp. 188 y 455. 
  • Winfield, Rif.: British Warships in the Age of Sail, 1603-1714. Desing, Construction, Careers and Fates. Seaforth Publishing, 2009. 
  • Gaceta de Madrid, nº 36. Haya, 19 de agosto de 1722. Publicado en Madrid el 8 de septiembre de 1722, p. 143. 
  • Gaceta de Madrid, nº 44, 30 de octubre de 1725, p. 143. 
  • Gaceta de Madrid, nº 45, 6 de noviembre de 1725, p. 180. 
  • Gaceta de Madrid, nº 10, 11 de marzo de 1727, p. 43. 
  • Archivo General de Indias. Indiferente, 143, N. 113. Relación de los méritos y servicios del capitán Don Juan Bautista de Cigarán. Madrid, 31 de julio de 1727. 
Compartir
Twittear
Pin