Los modelos de arsenal como herramienta en la construcción naval (parte 3)

Por Juan Carlos Mejías Tavero

Este artículo pertenece al libro de Juan Carlos Mejías Tavero titulado: “Modelos de Arsenal. Inicios, usos y diferencias con otras representaciones de modelos navales“, quien nos ha autorizado a publicarlo en la web. Estas son las secciones:
Parte 1Parte 2 – Parte 3

Como ya hemos dicho anteriormente, conocemos como modelos de arsenal o astillero aquellos que sirven para el estudio y análisis de una construcción nueva o planteamientos evolutivos. Sin embargo, y sobre todo en España, cuando pensamos en un modelo de arsenal siempre nos vienen a la cabeza la colección que tiene el Museo Naval de Madrid. Majestuosos, repletos de detalles de construcción, con las cuadernas vistas, forrados sus costados, e incluso con su forro de cobre por encima de las tracas.

El uso de los modelos de arsenal

Ser una potencia naval, requería de mucha inversión de dinero en la construcción naval, fletes, armamento, tecnología, etc. Y esta circunstancia no estaba al alcance de todos los países. El registro del uso inicial de los modelos de arsenal no está muy claro, aunque para los ingleses está muy definido el momento y la persona lo inicia.

El uso de los modelos de astillero supone un avance tecnológico e importante para su momento, ya que permitía poder corregir errores antes de construir el barco real.

Son numerosos autores los que afirman su origen en Inglaterra, a los que llaman en la actualidad Admiralty Model. En España se conocen como modelos de arsenal o astillero.

D. Brian Lavery en su trabajo realizado sobre los navíos de línea (1), expone que los modelos eran una parte esencial del trabajo de Phineas Pett, calificándolo como un constructor importante en la dinastía de los Estuardo. La referencia al inicio en utilización de modelos, la establece en 1596 cuando Phineas ejecuta un modelo pequeño para Lord Burghley, Lord Treasurer o Señor del Tesoro, cargo que ocupaba en esos años.

Tres años más tarde hace otro modelo para su amigo John Trevor. En 1607 fabrica el Prince Royal para el rey James I, realizando posteriormente otro modelo más elaborado en tallas y pinturas para el Príncipe Henry.

Según las fuentes inglesas ninguno de estos modelos ha sobrevivido, por tanto ignoramos si entran dentro de la categoría de modelos de arsenal como lo conocemos ahora o simplemente eran modelos de barcos realizados con proporciones correctas y detalles técnicos constructivos muy genéricos o viceversa.

El único modelo que sobrevivió de esta época se encuentra en Ashmolean Museum en Oxford. Sobre este modelo el Sr. Lavery escribe que cuenta con seis cañones por banda, dos a proa y otros dos a popa, catalogándolo como probable buque mercante entre los años 1605 y 1630, puntualizando que este modelo no está a escala, negando la autoría a Phineas Pett.

Modelo original de principios del siglo XVII
Imagen 20. Modelo original de principios del siglo XVII, Ashmolean Museum, Oxford.

Se regula la fabricación de estos modelos sobre 1649 para ser examinados por Lores del Almirantazgo, conociéndose en Inglaterra este tipo de representaciones como modelos de almirantazgo, como ya hemos comentado. A día de hoy, este dato no se ha podido constatar por nuestra parte.

Anterior a esta fecha no hay nada que regule de forma oficial el uso de un modelo para ser evaluado por el rey, consejo u órgano similar antes de afrontar la construcción del barco. Sin embargo, en la autobiografía de Phineas Pett (2), en la introducción se indica que se realiza un modelo con líneas establecidas por Pett, siendo evaluado por el rey antes de dar el visto bueno para la construcción del buque.

Según el autor de la introducción, expone que este procedimiento de construir un modelo a escala desde el diseño, para la aprobación de las autoridades antes de empezar a construir el barco, es probablemente el primer caso de la adopción de un sistema que más tarde se convertiría en habitual.

Modelo arsenal o Almirantazgo para los ingleses 1650.
Imagen 21. Modelo arsenal o Almirantazgo para los ingleses 1650.

El uso de modelos en España

España, como potencia naval que fue, tuvo que fabricar muchos buques de todo tipo, también desarrolló la fragata moderna y otros navíos que navegaron por los mares y océanos.

Pero la única reseña que he podido encontrar sobre el uso de modelos de arsenal o el inicio de estos, fue en la página de la Armada española, estableciendo su uso oficial a mediados del siglo XVIII.

En España la construcción de modelos navales no comenzó hasta mediados del siglo XVIII, cuando el uso de planos detallados permitían la construcción de series de navíos una vez probado el prototipo. Este tipo de modelos recibió el nombre de modelo de construcción, de astillero o de arsenales (3).

¿Pero realmente fue así? ¿Cómo una potencia naval como España, donde se construían barcos en el norte, sur y levante podía ir tan atrasado con respecto a otros países?

Hasta la fecha no se había destacado ningún texto que desmintiera el uso de modelos para la mejora o muestra en la construcción de barcos antes de lo que manifiesta el Ministerio de Defensa en la página de la Armada. Sin embargo, en 1582 ocurrió algo que nos ha pasado desapercibido, hasta ahora. Incluso habiendo estado publicado en varios trabajos impresos.

En 1582 Felipe II junto a su Consejo acuerdan hacer un asiento o contrata de hasta quince mil toneladas de navío a sueldo durante cuatro años. Para llevarlo a efecto, se dio el poder necesario a don Lope de Avellaneda, comendador de Aguilarejo, que pasó a Cuatro Villas, Vizcaya y Guipúzcoa para estipular y concertar con los particulares las condiciones del contrato.

Las principales obligaciones que aceptaban los armadores eran que se construyeran los navíos con arreglo al “modelo que se facilitara” (4).

En este texto se hace por primera vez mención del uso de un modelo como muestra para la construcción de un barco real. Sin embargo, y en honor a la verdad, es algo ambiguo y no aclara muchos detalles del modelo, quizás por que ya era algo muy usual.

Para ampliar los datos, en otra publicación española y haciendo relación al mismo asiento dice lo siguiente:

Lo que por orden de Su Magestad se asienta y concierta por el muy ylustre señor don Lope de Avellaneda, gentil hombre de su Casa y comendador de Aguilarejo, en su nombre, en virtud de la comisión que para ello tiene, que yrá puesta aquí por cabeza, con las personas que han de fabricar navíos para traer de ordinario en su servicio por tiempo de quatro años, es lo siguiente:

El Rey. Por cuanto habiendo acordado que se tomen hasta quinze mil toneladas de navios por asiento, a mi sueldo, en el Señorío de Vizcaya y la Provincia de Guipúzcoa y las Cuatro Villas de la Costa de la Mar para servirme con ellos de paz y de guerra… (5)

Este primer texto se inicia con la transcripción del asiento. Se ha escrito a modo de introducción, continuando con unas líneas que aclaran y dan a conocer otro importante detalle:

…Primeramente, se obliga cada uno por lo que firmare y capitulare a fabricar el navío o navíos por la traza y modelo que se le diere dentro de quinze días después que se firmare este asiento… (6)

El texto recoge las palabras “traza y modelo”, dos componentes muy importantes que se perfeccionan en el siglo XVIII, en el que los modelos de arsenal iban acompañados de planos, e incluso cartilla de trazado.

¿Pero qué se puede entender en el siglo XVI como “traza”?. ¿Realmente se podría decir que es un dibujo a mano alzada sin más? García de Palacios (7) nos lo aclara, con un pequeño texto acompañado de unas imágenes.

Pero al igual que les ocurre a los ingleses, no tenemos muchos más datos sobre la denominación de modelo en el texto. Podemos pensar en una representación de un casco entero, medio casco o algo del tipo de la coca de Mataró. Solo hay una cosa que parece clara, que al llamado modelo le acompañaba una descripción gráfica con medidas reales del buque, criterio basado en los dibujos de García de Palacio.

Trazado longitudinal con sus lanzamientos a proa y popa, así como las medidas de la nao.
Imagen 22. Trazado longitudinal con sus lanzamientos a proa y popa, así como las medidas de la nao. García de Palacio, Diego. Instrucción Náutica.
Texto donde se recoge las palabras “traza del navío” y detalles y medidas de la cubierta principal.
Imagen 23. Texto donde se recoge las palabras “traza del navío” y detalles y medidas de la cubierta principal. García de Palacio, Diego. Instrucción Náutica.

¿Qué ocurrió con el uso de modelos como prototipo o modelo de referencia durante el siglo XVII? La construcción naval española a pesar de la decadencia que se inicia en este siglo, siguió con la fábrica y mejora de sus navíos. Pero como podemos ver en las imágenes nº 20a y 20b, los ingleses continuaron realizando modelos de arsenal.

Si observamos la progresión de sus modelos la definición del detalle es mayor según se acercan al siglo XVIII. En España se siguen haciendo modelos, lo cual corrobora los siguientes documentos fechados en 1679. Pero en España nada sabemos desde el siglo XVI a esta fecha.

Sin embargo, en carta de D. Francisco Fernández de Madrigal a la Casa de la Contratación, escribe que hagan fabricar un modelo de navío con las características que se les indica, el escrito dice lo siguiente:

El consejo ha acordado diga a Vms. ha acordado fabricar un navío algo mayor que el que tiene ese tribunal en la sala de gobierno y que la cubierta venga en cuarteles para que se pueda ver lo interior y le remitan Vms. al consejo cuanto este fuera posible…

…Madrid a veinte y tres de febrero de mil y seiscientos y setenta y nueve años (8).

Este texto inicial es de suma importancia para la historia de la construcción naval española, ya que constata el uso de modelos, posiblemente ya a escala, con el fin de poder hacer un estudio previo por un tribunal o consejo, aunque no dice el uso final del análisis.

El escrito refleja que ya se han realizado con anterioridad modelos, o cuanto menos uno, por lo que no es la primera vez. En la siguiente carta D. Francisco Fernández de Madrigal comunica a la Casa de Contratación que el navío que se haga para el consejo sea un modelo de fragata.

En carta de veinte y una deste refieren Vms. que habiendo comunicado con los Maestros mayores de carpintería y calafatería la orden que se envió para que hiciesen vms. fabricar un modelo de navío algo mayor que el que tiene ese tribunal en la sala de gobierno y que la cubierta viniese en cuarteles para que se pudiese ver lo interior habían dado el papel que remiten Vms. en que refieren los reparos que se les ofrece para no poderle fabricar conforme [el arte] habiendo de ser tan pequeño sino es siendo fragata y con las disposiciones que expresan y habiendo dado cuenta dello al Señor Duque de Medinaceli por estar en vacaciones ha ordenado se responda a vms. hagan que se ejecute el modelo en forma de fragata como lo dicen los maestros mayores y les remitan vms, cuanto antes al consejo de gobierno…

…Madrid a veinte y ocho de marzo de mil y seis cientos y setenta y nueve años.
D. Francisco Fernández de Madrigal (9)

En este texto se hace mención a los Maestros Mayores de Carpintería y Calafatería, como las personas que podían haber hecho los modelos, coordinaran o supervisaran la construcción. Posiblemente participaban maestros de otros oficios para detalles específicos, pero esto no es seguro. Otro aspecto importante es la referencia a la cubierta en cuarteles, lo cual indica claramente que serán analizados por dentro y fuera.

Hay una carta más en la cual D. Francisco Fernández de Madrigal indica a los jueces oficiales de la Casa de Contratación para que cuanto antes remitan el modelo que se les ha encargado.

En carta de cuatro deste mes refieren Vms. Que en conformidad de lo que se les mando habían dado orden a los maestros mayores de Carpintería y Calafatería para que la fábrica del modelo de navío algo mayor que el que esta en la sala de Gobierno de ese tribunal, la ejecuten en la forma que se discurre en el papel que sobre esto dieron y que luego que le hayan fabricado le enviaran Vms. a esta Corte y han [… ] visto en el consejo se ha acordado diga a Vms. la remitan cuanto antes fuere posible…

…Madrid once de abril de mil y seiscientos setenta y nueve años.
D. Francisco Fernández de Madrigal (10)

Conclusión

Las descripciones o aclaraciones de las distintas representaciones de modelos son importantes para establecer las diferencias entre modelos de arsenal, decorativos o exvotos. Hemos querido representar el uso de los exvotos como modelos representativos de la construcción naval haciendo ver su diferencia con los modelos de astillero.

Ante lo expuesto en este trabajo con respecto a los modelos de arsenal o representación que sirva como muestra para la construcción de barcos y con utilidad para distintas épocas, sus características más importantes pueden ser:

  • El rigor de los elementos representados con respecto a la realidad. Trabajar con la misma proporción en todo su conjunto (escala).
  • La realización del modelo como ejemplo para mostrar características de construcción o innovaciones.
  • Su utilización como base en caso de ser aceptadas para la fábrica de barcos reales.
  • Que sus formas, medidas y características provienen de un diseño previo y representación gráfica del barco a construir, con más o menos detalles incluyendo una escala gráfica o pitipié.
  • Que el modelo este realizado por maestros del ramo y si es necesario con apoyo de otros de distintos oficios (11) del ramo adyacentes a la construcción naval.

Para este último fin, autores ingleses establecen y afirman que fue el constructor Phineas Pett, el que inició el uso de modelos para su estudio antes de fabricar los barcos. Sin embargo, el único modelo que se conserva de la época no lo reconocen como posible modelo de Phineas Pett, según exponen por no estar a escala y carecer de detalles más definidos técnicamente (12).

Del primer modelo que hizo Pett para ser evaluado y posteriormente fabricar el “Prince Royal”, no se describen detalles de su construcción.

Si hay detalles de los modelos anteriores, pero no del “Prince Royal”, aunque los primeros no tenían el mismo fin que el posterior. Sin embargo, se asume por muchos, que fue el inicio de los modelos de Almirantazgo, o modelos de arsenal, como los llamamos en España.

Por otro lado en España hemos visto que Felipe II ya encarga la realización de unos galeones en 1582 basándose en una traza y modelo. La traza ya supone unas medidas y un perfil del barco, o al menos así se representa en el trabajo de García de Palacio. Esto puede indicar que el modelo al que se hace referencia, posiblemente estaría a escala con respecto a la traza y medidas originales. Pero por desgracia al igual que ocurre con las fuentes inglesas no se define ni concreta el concepto de modelo.

Con respecto a las cartas en las que se establece la construcción de un navío o fragata para su estudio en 1679 y con unas especificaciones especiales, que posibilitan el análisis del interior del modelo, deja muy claro que se fabricaban con unas características y usos muy concretos. Y aunque no se aclara si esta realizado a escala, sí hace mención al tamaño del modelo y detallado de la construcción interior del barco, asunto que obliga ha mantener una proporción (escala) y cierto rigor de construcción.

Importante también la anotación de las personas que son las encargadas de realizar los modelos, los propios profesionales que realizan la construcción de los barcos reales. Esto nos indica que su construcción puede tener un grado de realidad y elaboración muy técnica y profesional.

Todos estos datos nos llevan a las siguientes conclusiones:

1ª. Que la representaciones de barcos realizados tridimensionalmente existen desde hace muchos siglos, y en ocasiones con mucha calidad y detalles. Véase los ejemplos de la Coca de Mataro como exvoto y el galeón flamenco como modelos de características y usos distintos.

Si los trabajos que se realizaban como regalos u ofrendas, ya tenían cierta calidad y detalles de construcción, muchos años antes que las fechas expuestas en este artículo sobre la utilización de modelos específicos para construcción naval.

Sería lógico que para la fábrica de barcos se hicieran modelos para este fin mucho antes del siglo XVI.

2ª. Que los ingleses datan la utilización de modelos de arsenal a principios del siglo XVII, asumiendo: primero que eran modelos de astillero y segundo, que son sus constructores los que iniciaron esta práctica, cuando no pueden definir sus características técnicas constructivas. Por lo que no podemos evaluar si estaba a escala o el grado de detalle constructivo.

Aunque por nuestra parte parece lógico y así podemos admitir el uso que se realiza del modelo de Phineas Pett como estudio previo a una construcción naval, pero otra cosa es afirmar que fue el precursor de este avance tecnológico.

3ª. Constatar que modelos desarrollados para un análisis previo de un sistema, mejoras constructivas y muestra, pueden haber sido ya utilizados en 1582 por los españoles, anticipándonos a lo fechado por los ingleses. Por desgracia, nos ocurre como a los ingleses que carecemos de momento, de detalles y descripción de como era el modelo.

Además de quedar constatado que en 1679 se fabrican modelos para estudiar las características técnico constructivas, haciendo mención a navíos y fragatas como modelos representados.

Aunque no sabemos si en el siglo XVII ya estaba regulado el uso de modelos como herramienta de evaluación previa a la construcción de un barco en España.

Sí podemos afirmar que se realizaban modelos y muy seguro a escala, por maestros carpinteros y calafates como muestra de diseños y construcción. Indicando que se estudiaba a través de estas piezas estructuras y repartimientos internos del buque.

En definitiva, nos empeñamos en marcar siempre un inicio de algo, cuando posiblemente no sean nuevas creaciones, sino ideas que evolucionan gracias a la experiencia que durante el transcurso de los siglos se vienen produciendo, como bien vemos en la proyección y mejora que ha tenido el desarrollo de la construcción naval. Por tanto no debe de extrañarnos que paralelamente a la fabricación de barcos se desarrollara el uso de lo que más tarde denominamos modelos de arsenal.

Que el uso y características de los modelos realizados para representar la técnica constructiva o propiedades del barco, no han sido siempre como los modelos de finales del siglo XVII y XVIII, pero quizás si servían al mismo objetivo, aunque de momento seguimos sin saber como eran realmente. Y por supuesto, ignoramos cuando se empezaron a utilizar para estos fines.

Como muestra de esta evaluación están los modelos que conserva el National Maritime Museum, estimando su antigüedad sobre 1650. Si los comparamos con los que ese mismo museo o el Museo Naval de Madrid, tienen del siglo XVIII, observaremos una progresión, en su técnica constructiva y riqueza en detalles. Lo que evidencia una evolución de su fábrica, pero siempre con el mismo objetivo.

Notas

  1. Lavery Brian. The ship of the line a history in ship models. Great Britanian, 2014. p. 9
  2. Pett, phineas; Perrin: The autobiography of Phineas Pett. Ed. William Gordon, 1918.
  3. Página oficial de la Armada Española, Ministerio de Defensa.
  4. Martínez Guitian, Luis. Naves y Flotas de las cuatro villas de la costa. Publicaciones del centro de estudios Montañeses, Santander. 1942. p. 54.
  5. Calvar Gross, Jorge, Ignacio González-Aller Hierro, Jorge José, Dueñas Fontán, Marcelino, del Campo Mérida Valverde, María: La batalla del Mar Océano. Corpus documental de las hostilidades entre España e Inglaterra, vol. I. Ministerio de Defensa, 1988. p. 354.
  6. Idem, p. 355. El subrayado de “traza y modelo” es realizado por el autor de este artículo.
  7. García de Palacio, Diego. Instrucción Náutica. Editorial naval, 1993. Madrid.
  8. AGI. Indiferente, 441,L.29,F.272R272V.
  9. AGI. Indiferente, 441,L.29,F.292V293. (Advertimos que el texto no se trascribe tal cual se expresa en el manuscrito, de esta forma pretendemos facilitar la lectura. Para cualquier consulta más técnica se pueden remitir a legajo indicado.)
  10. AGI. Indiferente, 441,L.29,F.294R294V.
  11. Según que época, quizás fuera posible que algunos elementos del modelo lo hagan personas de distintas maestrías, velas, mascarones, etc.
  12. Lavery Brian. The ship of the line a history in ship models. Great Britanian, 2014. p. 10

Bibliografía

  • Armendariz, Xabier: “Exvotos y ofrendas marineras en el País Vasco: estado del estudio e inventariado de materiales votivos marítimos”, Itsas Memoria. Revista de Estudios Marítimos del País Vasco, 6, Untzi Museoa-Museo Naval, Donostia-San Sebastián, 2009.
  • Calvar Gross, Jorge, Ignacio González-Aller Hierro, Jorge José, Dueñas Fontán, Marcelino, del Campo Mérida Valverde, María: La batalla del Mar Océano. Corpus documental de las hostilidades entre España e Inglaterra, vol. I. Ministerio de Defensa, 1988.
  • García de Palacio, Diego. Instrucción Náutica. Editorial naval. Madrid, 1993.
  • Lavery Brian. The ship of the line a history in ship models. Great Britanian, 2014.
  • Peter Humfrey. Catálogo completo de pinturas, Volumen 4 de Cumbres del Arte: Archivos del arte antiguo y moderno. Ediciones AKAL, 1993.
  • Pett, phineas; Perrin: The autobiography of Phineas Pett. Ed. William Gordon, 1918.
  • Roldan Miguel. Cartilla marítima para la instrucción de los guardias marinas. Segunda edición, 1848.

Siglas utilizadas en la documentación histórica

AGI. Archivo General de Indias
AGMAB. Archivo General de Marina Álvaro de Bazán.