Calibres utilizados por los bajeles de la Real Armada.

En la Real Armada se empezó a utilizar, a principios del siglo XVIII, los calibres franceses de 36, 24, 18, 12, 8 y 6 libras (que era el peso de la bala que podía disparar cada categoría de cañón) en un intento de unificación de los mismos. Las sucesivas Ordenanzas y Tratados de artillería regularon el número de cañones y los calibres que debían portar cada clase de bajeles.

Normalmente en tiempo de paz no se llevaban piezas de 36 libras (el calibre más alto de la artillería española), debido al peso y la aparatosidad de dichos cañones, estos eran sustituídos por piezas de a 24 libras, menos pesadas y que necesitaban menos sirvientes. En tiempo de guerra, y siempre que la construcción de cada navío lo permitiera, se portaban piezas de a 36 libras en la batería principal. Los navíos de tres puentes los llevaban sin problemas, al igual que los de 80 cañones, y sólo los navíos de 74 cañones que tenían los costados lo suficientemente fuertes para poder llevarlos sin que su estructura sufriera por las descargas de estos cañones, como el caso del "San Juan Nepomuceno", por poner un ejemplo, que llevaba la batería principal de a 36 libras.

La libra francesa era muy superior a su homóloga británica, así un cañón francés de a 36 libras equivalía a uno de 39 libras británicas. Los navíos británicos portaban cañones de a 32 libras como máximo, pero esta diferencia de calibre era compensado por la mayor rapidez de los artilleros británicos. La libra española era también superior a la británica, aunque sólo ligeramente.

El número de cañones que llevaba un buque de guerra solía ser algo superior a su número nominal (el número oficial de cañones que llevaba un rango de buque). Así un navío de 112 cañones nominal, tipo "Santa Ana" en realidad portaba 6 o más piezas. La mayoría de los buques, ya sean navíos de línea como fragatas o corbetas, por Ordenanza portaban un número proporcionado de obúses, o mejor llamados cañones obuseros. Estas piezas se instalaban en el alcazar, castillo y toldilla, y no eran tenidos en cuenta a la hora de contabilizar el número total de cañones. En Trafalgar todos los buques españoles llevaban piezas de este tipo, aunque sólo algunos también portaban algunas carronadas.

En la Real Armada sólo las fragatas de 40 cañones nominales portaban piezas de a 18 libras, mientras el resto de clases llevaban de a 12 libras como mucho. Esto les daba poco poder de fuego ante sus homólogas británicas, ya que una fragata británica de 36-38 cañones tenían una batería de 18 libras, además de carronadas de calibre 32 o 42 libras, mientras que las españolas no pasaban de una batería de 12 libras. Hay que tener en cuenta que las fragatas españolas cumplían la principal misión de atacar corsarios y proteger convoyes de mercantes entre la Península y los territorios de Ultramar, por lo que eran necesarios buques ligeros con poco peso y artillería suficiente para hacer frente a sus principales enemigos, los corsarios y piratas. Al luchar contra las fragatas británicas se encontraban por tanto en clara inferioridad.

Cañones y calibres que portaban los buques de la flota que se armó en 1790.
"Nota: El inmediato Estado manifiesta el número de cañones que montan en sus respectivos portes los Navíos de la Real Armada en cada una de sus baterías, con expresión de los calibres, conforme a Soberana Disposición, previniendo que permite la extensión de los Alcázares y Castillos de dichos buques se aumenten en estos sitios más cañones de los que tienen señalado, y quese efectuarse en caso necesario, o cuando S.M. tenga por conveniente mandarlo."

Nº de cañones en cada costado
Calibre de la artillería
Total cañones (contando cañones. suplementarios y obúses, tal y como se indica en la "nota").
Navíos
Portes
1ª batería
Alcaz.
Cast.
1ª batería
Alcaz. Cast.
112
15
16
16
6
3
36
24
12
8
118
94
15
16
16
36
18
8
94
80
15
16
6
3
36
18
8
86
74
14
15
5
3
24
18
8
78
64
13
14
3
1
24
12
8
74
58
12
13
3
1
18
12
6
66
54
11
12
3
1
18
12
6
60
Fragatas
40
14
4
2
18
6
40
34
13
3
1
12
6
34

Calibres para los bajeles de la Real Armada según el Tratado de Artillería de 1766.
En este Tratado se avisaba que el calibre de a 36 libras sólo podía ser utilizado en tiempo de guerra y en las primeras baterías de los buques de más de 70 cañones, aunque por regla general no fueron utilizados.

Bajeles
1ª batería
2ª batería
Alcázar y castillo
80 cañones
24 libras
24 libras
8 libras
70
24
18
8
60
24
12
6
50
18
12
6
40
18
8
6
30
12
6
20
8
16
6
12
4