Todo a Babor. Revista divulgativa de Historia Naval
» Datos y Documentación

Clasificación de los buques según su artillería y puentes.

Dibujos de elaboración propia.

En la década de 1770 se empezaron a clasificar los barcos de guerra en seis clases o categorías. Era una manera de "estandarizar" la construcción, ya que para cada clase se utilizaban los mismos planos, lo que ahorraba costes y trabajo y aumentaba la producción. Cada clase respondía a una necesidad de la Real Armada.
Esta clasificación era igual a la británica, excepto que estos tenían una clase más para barcos más pequeños. En Francia, sin embargo, tenían menos clases, siendo todos los navíos de más de 74 cañones de primera clase.

primera clase

- De primera clase.
Más de 100 cañones.
Navíos de línea de tres puentes de cañones. En la Real Armada fueron los famosos 112 cañones de una serie de navíos muy potentes. En Gran Bretaña los navíos de mayor porte de 100 cañones eran escasos y muchos de ellos de procedencia extranjera, en Francia llegaban a 118. Solían ser los buques insignias de cada escuadra. Armados con cañones de 36 libras en la 1ª batería, de 24 en la 2ª y de 12 en la 3ª.

segunda clase

- De segunda clase.
De 90 a 94 cañones.
Navíos de línea de tres puentes. En la Real Armada hubo muy pocos de este tipo. En Gran Bretaña, en cambio eran los navíos "estándar" de tres puentes, con muchas unidades de 98 cañones. Armados con cañones de 36 libras en la 1ª batería, de 24 en la 2ª y de 12 en la 3ª.

tercera clase

- De tercera clase.
De 60 a 80 cañones.
Navíos de línea de dos puentes de cañones. Esta clase fue la más numerosa de navíos, siendo los célebres 74 cañones los más utilizados por todas las marinas de guerra del mundo. Los de 80 cañones armaban de a 36 libras en tiempo de guerra en la 1ª batería y de a 24 en la segunda. Los de 74 cañones de a 24 en la 1ª y de 18 en la 2ª. Aunque muchas veces sustituían los de a 24 por 36 libras, a costa del sufrimiento de la estructura del buque.

cuarta clase

- De cuarta clase.
De 50 a 60 cañones.
Navíos de dos puentes. Eran los navíos menos artillados y se utilizaban como navíos rápidos para escolta, por tanto no eran llamados de línea, ya que tenían poco poder artillero respecto a clases superiores, aunque en alguna batalla si fueron empleados en la línea de batalla, aunque sólo por necesidad imperiosa. A partir de mediados del siglo XVIII empezaron a decaer su construcción en favor de los 74. Los de 64 cañones armaban la 1ª batería con cañones de 24 libras y de 12 la 2ª, aunque los hubo con batería de a 18 en vez de a 24 libras.

quinta clase
sexta clase

- De quinta clase.
De 20 a 40 cañones.
Fragatas de un sólo puente, aunque hubo casos de dos. Estas unidades menos artilladas poseían como contrapartida más velocidad que los navíos. En España había pocas fragatas de más de 40 cañones, siendo lo normal de 34 a 38 cañones, mucho más recomendables para escolta y persecución de corsarios y piratas. Las fragatas de entre 20 y 28 cañones eran las unidades más rápidas de la Armada (sin contar las unidades menores que eran utilizadas como auxiliares, corso y guardacostas, no para combate). Siendo utilizadas también como Avisos o Correos Marítimos.


 

© TODO A BABOR. HISTORIA NAVAL