El desastroso ataque del HMS Norwich en Puerto Cabello, 1743

Por Juan García (Todo a Babor)

Guerra de la oreja de jenkins

En abril de 1743 se presentó en la villa venezolana de Puerto Cabello la escuadra británica bajo al mando del comodoro Knowles, donde se produjeron varios infructuosos ataques por parte de los británicos, algunos realmente mal planificados.

Como cuando desembarcaron mil hombres y ante la confusión del desastroso desembarco acabaron disparándose entre ellos, obligando de nuevo a su reembarco y dejando detrás a 60 muertos e innumerables heridos.

Pero el castigo naval que sufrieron fue por parte de las baterías de Punta Brava, que al percatarse de que se aproximaba un navío de 50 cañones, el HMS Norwich, mandado por Thomas Gregory y una fragata, hicieron un terrible fuego sobre ellos.

Tanto que se tuvieron que echar mano de lanchas para sacar de aquel infierno al malogrado navío británico, que sufrió 87 cañonazos en el costado, nueve en el palo mayor, siete en el trinquete; además de todo el aparejo y jarcia destrozados.

El navío tuvo 35 muertos y un sin fin de heridos. La fragata sufrió también lo suyo y contabilizó 15 muertos. Los españoles tuvieron nueve bajas.

Recordemos, como ya vimos en su momento, el HMS Norwick había sufrido 7 impactos, 1 muerto y 11 heridos en el otro malogrado ataque a la Guaira, en marzo de aquel mismo año. En aquella ocasión el navío no había sido de los que más sufrieron.

El capitán Gregory fue destituido por Knowles, porque esté se negó a acercarse a los españoles. Fue sustituido por el capitán Henry Stuart.

Ya había recibido demasiado como para haberse acercado aún más. Al menos él pudo regresar a su país, no como tantos otros que se quedaron allí.

Aquella serie de ataques poco conocidos, encuadrados dentro de la guerra de la Oreja de Jenkins, fueron un varapalo terrible para los británicos, ya que tuvieron cientos de bajas mientras que los españoles apenas perdieron 26 hombres.

Otro fracaso a sumar en aquella guerra, y ya llevaban unos cuantos.