Navío San Leandro (2º)

Por Santiago Gómez

Esta entrada pertenece a la sección:
Historiales de los navíos de línea españoles (XVIII-XIX)

Historial del navío de línea San Leandro. Segundo de su nombre

Navío San Leandro, de 64 cañones

Navío de 64 cañones

Proyectado por el ingeniero Romero Fernández de Landa como una versión reducida de los navíos “Ildefonsinos”, y con algún cambio en las formas. Botado en los astilleros de Ferrol la tarde del 27 de noviembre de 1787. 

El 12 de abril de 1788, al mando del capitán de navío Manuel Pando, llega a Cádiz desde Ferrol con el bergantín Ligero para incorporarse a la escuadra de evoluciones puesta al mando del jefe de escuadra José de Córdoba y Ramos, realizando varias navegaciones y pruebas comparativas con otros navíos entre los meses de abril a octubre de 1788.

Durante el mes de julio de 1788 sus fondos habían sido forrados de cobre en el arsenal de La Carraca. Finalizada la campaña de la escuadra de evoluciones, regresó a Cádiz el 23 de octubre de 1788. El 19 de noviembre de 1788 zarpa de Cádiz rumbo a su departamento de Ferrol. 

El 14 de enero de 1789 recibe el mando del recién ascendido a capitán de navío José Serrano Valdenebro, tomando posesión del mismo el 28 de febrero. 

El 9 de junio de 1790 llegaron a Cádiz desde Ferrol los navíos Salvador del MundoSan GabrielOrienteSan TelmoArrogante y San Leandro, donde se incorporan a la escuadra del teniente general José Solano, marqués de Socorro, formada por el incidente de Nutka con los británicos.

El 13 de agosto de 1790 se embarcaron en los navíos San Leandro y San Pedro Alcántara, en las fragatas Loreto y Perla y en el bergantín Galgo el Regimiento de Infantería Sevilla y 100 artilleros, zarpando de Cádiz el 14 de agosto rumbo a Ceuta, mandados por el brigadier Tomás Gayangos.

Pocos días después, el 20 de agosto, se ordena que los navíos San Pedro Alcántara y San Leandro sean forrados de cobre y se habiliten para hacer viaje al Callao de Lima al mando del brigadier Gayangos. El navío Gallardo y el bergantín Galgo salen de Cádiz el 28 de agosto para entregar las órdenes a Gayangos de regresar a Cádiz. 

El 4 de septiembre de 1790 regresan a Cádiz desde Ceuta los navíos San Leandro y San Pedro Alcántara y el bergantín Galgo. Los dos navíos entran en el arsenal de La Carraca para ser forrados de cobre. A finales de septiembre de 1790 se encontraba en la bahía de Cádiz listos para zarpar rumbo al puerto de Lima con el navío San Pedro Alcántara, ambos al mando del brigadier Tomás Gayangos, comandante del San Pedro.

El San Leandro estaba al mando del capitán de navío José Serrano Valdenebro. Por diversos motivos no llegaron a salir de Cádiz para cumplir la comisión. El 27 de diciembre de 1790 zarpa de Cádiz rumbo a Ferrol con los navíos Europa y San Justo para ser desarmados.

Plano de un navío de 64 cañones
Plano de un navío de 64 cañones. PB-009, Museo Naval de Madrid. «Los Navíos de la Real Armada, 1700-1860«, de Enrique García-Torralba Pérez.

En 1793 se encontraba en el departamento de Ferrol desarmado, al mando del capitán de navío Juan Morales. Es armado en Ferrol por la declaración de guerra a Francia el 20 de marzo de 1793. Por una Real orden de 19 de marzo de 1793, el navío debía zarpar con urgencia de Ferrol para encontrarse con la urca Santa Bibiana, que venía de la Habana y Puerto Rico con un cuantioso tesoro de caudales de S.M. y particulares.

El navío debía salir a buscarla por el paralelo de los 37º hasta el sur de la isla Santa María y traerla a Cádiz. Si para finales del mes de abril no la hubiera encontrado debía dirigirse también a Cádiz. 

El 4 de abril de 1793 zarpa de Ferrol dando escolta a la urca Anunciación. El 8 de abril, a unas 50 leguas de la costa, se separa de la urca y regresa a puerto.

El 17 de abril de 1793, al mando del capitán de navío Pedro Carriazo, captura el bergantín británico Venus, que a su vez había sido capturado por corsarios franceses cuando se dirigía a Inglaterra, siendo llevado el buque a La Coruña.

El 26 del mismo entra en Cádiz el bergantín francés Los Tres Hermanos, capturado por el San Leandro y marinado por el alférez de navío Domingo Agar.

Tras finalizar su crucero en las islas Azores, entra en la bahía de Cádiz la mañana del 7 de mayo con el navío de registro San Pedro, el cual había salido de El Callao de Lima el 10 de noviembre del año anterior con otros buques mercantes cargados de caudales y mercancías.

En total había hecho en las Azores tres presas, la fragata Arquímedes y los bergantines Venus y Los Tres Hermanos

Al mando del CN Pedro Carriazo, zarpa de Cádiz el 29 de mayo de 1793 con el navío San Felipe Apóstol y la fragata Santa Rosalía, mandados por el CN Pedro de Leiva. Los tres buques llegan a la rada de Argel en persecución de tres fragatas francesas, que finalmente no son encontradas.

Recalaron en Mahón el 8 de junio, pasaron a Bona y regresaron a Argel el día 18, de donde salieron al día siguiente rumbo a Génova, para embarcar reclutas extranjeros y llevarlos al Ejército español que se halla en Parma. También tenían la comisión de contratar marinería genovesa y convoyar a varios mercantes con maderas de construcción de la Casa de Castellini, en caso de que a su llegada estuvieran preparados.

Para su vuelta a Cartagena tenían órdenes de regresar con la escuadra del teniente general Francisco de Borja, con la que se unieron en las costas de Génova el 28 de junio y llegaron a Cartagena el 12 de julio. 

Al mando del capitán de navío Juan Morales de los Ríos zarpa de Cartagena el 23 de julio de 1793 con otros siete navíos y se reúne en la costa de Rosellón el 1º de agosto con la escuadra del teniente general don Juan de Lángara para la campaña de Tolón.

Finalizada la campaña, regresa a Cartagena desde Rosas el 19 de diciembre, con tropas, municiones y refugiados franceses. 

El 24 de febrero de 1794 zarpa de Cartagena con los buques al mando del jefe de escuadra Tomás Gayangos, cuatro navíos y una fragata, y llegan a Cádiz el 13 de marzo. Al día siguiente toma el mando de los buques el jefe de escuadra Pedro de Cárdenas.

La escuadra formada por los navíos San CarlosSan Pedro ApóstolSan Leandro y Santa Isabel, las fragatas Palas y Sirena y el bergantín Ardilla, al mando de Cárdenas, zarpa de Cádiz el 15 de abril de 1794 rumbo a la Habana, saliendo en su conserva seis buques mercantes.

Los buques al mando de Cárdenas entraron en la Habana desde Santo Domingo el 15 de junio de 1794, quedando incorporados a la escuadra del teniente general Gabriel de Aristizábal. 

El 7 de julio de 1794, al mando del capitán de navío Antonio García de Postigo, zarpa de la Habana formando división con el navío Santa Isabel, al mando del jefe de escuadra Antonio O’Carol.

Debían llevar caudales, víveres y pertrechos a Santo Domingo y escoltar hasta pasadas las islas Bermudas a los navíos Miño y San Isidro, que se dirigían a Cádiz caudales. Por noticias que recibió el jefe O’Carol, una poderosa escuadra francesa se encontraba en las costas de Santo Domingo, decidiendo refugiarse con los dos navíos en Puerto Rico.

Además, a causa de las enfermedades, habían muerto en los dos buques 99 hombres y tenían muchos enfermos, llegando a puerto el día 15 de agosto.

El 7 de septiembre zarparon los dos navíos al mando de O´Carol de Puerto Rico al descubrir que en Santo Domingo no había escuadras francesas y llegan a Bayajá, Santo Domingo, el día 15 de septiembre.

A finales de septiembre de 1794 pertenecía a la escuadra del general Aristizábal con base en la Habana. Estaba al mando del capitán de navío Domingo Ponte, que había sustituido por su mala salud al capitán de navío Pedro Carriazo, a solicitud del teniente general Aristizábal a primeros de julio de 1794.

Finalizada la guerra con la República francesa, tomó parte en la evacuación de la parte española de la isla de Santo Domingo. Al mando del capitán Luis Toledo entra en la Habana el 21 de junio de 1796 procedente de Bayajá. Lo hizo en conserva de la fragata Minerva, ambos buques con varias familias a bordo. En concreto, eran 31 blancos, 30 negros libres y 5 esclavos.  

Vista de perfil del navío San Leandro, segundo de su nombre
Vista de perfil del navío San Leandro, segundo de su nombre. Ilustración de Todo a babor.

En el verano de 1796 se encontraba en la escuadra de América, que seguía al mando del teniente general Gabriel de Aristizábal y allí le sorprendió a este navío cuando estalló una nueva guerra con Gran Bretaña en octubre de ese año. En 1799 seguía destinado en la misma escuadra.

A finales de 1801 se le estaba realizando una carena general en el arsenal de la Habana. Según el comandante de ingenieros, Honorato Bouyón, necesitaría un año de trabajos en reparaciones y ya se habían gastado en su reparación 66.638 pesos. 

Por Real orden de 23 de marzo de 1804 se manda que la urca Santa Polonia vaya a la Habana con maderas y pertrechos para el arsenal y tropas y marinería necesaria para el navío San Leandro, al que se le había ordenado su regreso a Cádiz.

Antes de llegar la urca a la Habana, que fue el 1º de julio, el comandante de Marina de la Habana ya había dispuesto la salida del navío para el 15 de junio de 1804, al mando del capitán de navío Luis de Toledo, llevando de transporte al virrey de Santa Fe Pedro de Mendinueta y a su familia.

El navío San Leandro salió de la Habana rumbo a Cádiz el 20 de junio con su dotación completa, por lo que la tropa y marinería que trajo la urca serviría para las atenciones del apostadero de la Habana. Regresa a Cádiz desde la Habana el 21 de agosto de 1804.  

Declarada una nueva guerra con Gran Bretaña, en diciembre de 1804, es carenado y forrado de cobre en el arsenal en el mes de febrero. El 15 de febrero de 1805, comunicó Federico Gravina al Príncipe de la Paz los comandantes nombrados para mandar los navíos de la escuadra basada en Cádiz, correspondiendo al San Leandro el capitán de navío José Meléndez, y su segundo al mando el capitán de fragata Manuel Salazar. 

El 2 de abril se pone al mando del brigadier Dionisio Alcalá Galiano. A finales de ese mismo mes se encontraba fondeado en la bahía, listo para hacerse a la vela. Del 4 al 6 de junio zarpa con el navío Castilla para proteger la llegada del navío Glorioso y adiestrar a las tripulaciones. Por una Real orden de 15 de junio de 1805 se nombra comandante del navío San Leandro al capitán de navío José Cayetano García de Quevedo y de Chiesa. Se hizo cargo del mando el 1º de julio.  

Al mando del capitán de navío García de Quevedo, y su segundo el capitán de fragata Salvador Meléndez, participa en la batalla de Trafalgar el 21 de octubre de 1805, teniendo que lamentar la pérdida de 8 muertos y 22 heridos de un total de 607 hombres. Regresó a Cádiz la madrugada del 22 de octubre. El capitán Quevedo es ascendido a brigadier el 9 de noviembre de 1805. 

El 3 de noviembre entró en La Carraca para ser reparado y finalizaron las obras el 28 de abril de 1806, recibiendo de nuevo el mando del brigadier Quevedo hasta el 19 de febrero de 1808, relevado por su segundo comandante, el capitán de fragata Gabriel de Mella, mientras Quevedo es destinado a mandar al navío Montañés.

Al mando del capitán de fragata Gabriel de Mella, participa en junio de 1808 en la rendición en Cádiz de la escuadra francesa al mando del almirante Rosilly. En un principio recibió a bordo a los prisioneros franceses hasta que son trasladados a bordo de los navíos Castilla y Argonauta. El 8 de noviembre de 1808 es destinado para su mando el brigadier Tomás de Ayalde. 

El 30 de diciembre de 1808 comunica Pedro de Cárdenas, comandante general del departamento de Cádiz, al ministro de Marina, que el navío San Leandro entró en el primer dique del arsenal de La Carraca para ser reparado antes de realizar una nueva travesía al Caribe. 

En 1809 es destinado al mar Caribe al mando del brigadier Tomás de Ayalde y su segundo el capitán de fragata Pedro de Valencia. Zarpa de Cádiz el 7 de abril rumbo a Veracruz cargado con azogues, acompañado del navío San Ramón, mandado por el capitán de navío Pedro Ruiz Cárdenas, dando escolta a 23 buques mercantes.

Llega al puerto de La Guaira con el navío San Ramón el 17 de mayo de 1809 y desembarca al nuevo Capitán General de Venezuela y la artillería que llevaban para este destino. Los dos navíos y parte del convoy salieron de La Guaira el 21 de mayo.

Avistaron Santo Domingo el 25 de mayo, costeando la isla por el extremo Oeste, pasando la tarde del 5 de junio por el cabo San Antonio de la isla de Cuba, poniendo rumbo a la Sonda de Campeche, fondeando a las diez de la mañana del 11 de junio en Veracruz junto a 11 de los mercantes. 

El 24 de julio de 1809 zarpa de Veracruz y la noche del 4 al 5 de agosto, cuando se encontraba en la latitud N 24º 5’ y en la longitud 273º 29’ de Cádiz, sufre un fuerte temporal en el que no le dio tiempo a rizar velas y fue desarbolado de los palos mesana, mayor y mastelero de velacho.

En esta situación se mantuvo el navío por espacio de cuarenta horas. Al comenzar a calmar los vientos lo armaron en bandolas y el día 30 de agosto pudo arribar a la Habana, donde tuvo que ser reparado de sus muchas averías. Al estar ya en condiciones de hacerse a la vela, embarcó para su regreso a la península al teniente general Juan María de Villavicencio, que había dejado su mando como jefe del apostadero de la Habana, y al ingeniero naval Honorato de Bouyon y Berzé.

El 15 de octubre de 1809 zarpa de nuevo de la Habana al mando del comandante Ayalde con ocho millones de duros (pesos fuertes), dos de ellos en productos, acompañado por el navío San Ramón y las fragatas británicas Undaunted, de 50 cañones y mandada por el capitán Thomas Maling, y Ethalion, al mando del capitán Cochrane. Sufren un nuevo temporal cerca de la isla de la Bermuda la noche del 6 de noviembre con fuertes vientos del SO al NO y el navío San Leandro está a punto de hundirse por una vía de agua, por donde entraban de 14 a 16 pulgadas de agua por hora.

El ingeniero Bouyon, que seguía a bordo del navío, pudo contener la entrada de agua a solo tres pulgadas por hora, pero aún así era excesivo para cruzar el océano Atlántico, y en junta de generales se decidió arribar a San Juan de Puerto Rico, arribando a dicho puerto el día 21 de noviembre, donde se pudo revisar bien el buque, llegando a la conclusión que no era posible proseguir viaje y lo mejor era repararlo de forma provisional para regresar a la Habana. Contaba el San Leandro con cinco bombas extractoras de agua, dos de ellas proyectadas y construidas en La Carraca por el propio ingeniero Honorato Bouyón. 

Al día siguiente de su llegada a Puerto Rico se embarcan los caudales en las dos fragatas británicas para ser llevados a Cádiz, llegando a su destino el 22 de diciembre de 1809. El navío San Ramón había continuado la travesía por lo que no se puso traspasar los caudales a sus bodegas.

La “ayuda” prestada por los buques británicos en ésta y otras comisiones no era precisamente gratis. A finales de agosto de 1809 llegó a México el comisionado británico Sir Andrew Cochrane Johnstone, enviado por su gobierno para recaudar los tres millones de pesos que Gran Bretaña había prestado a España en la guerra contra Francia.

Además, este comisionado tenía permiso del gobierno español, dado el 13 de mayo, para sacar de la Nueva España diez millones de pesos, los cuales serían pagados en Londres por la casa de Thomas Murphy, a quien se facultó para recibir y embarcar en Veracruz los caudales que se entregasen hasta completar dicha suma. Por esta razón, parte de los caudales fueron desembarcados de los navíos españoles antes de zarpar de Veracruz a petición del capitán Maling y embarcados en la fragata Undaunted

Al quedar vacío el casco del San Leandro, se pudo averiguar que habían ocho tablones que habían perdido la estopa a lo largo de toda la quilla, por donde seguía entrando la cantidad de agua ya mencionada que no se pudo cortar con anterioridad, siendo de tres a cuatro pulgadas por hora.

En estas condiciones zarpa de Puerto Rico el 12 de marzo y llega a la Habana a finales de marzo de 1810, en conserva del bergantín Águila, guardacostas de Puerto Rico mandado por el alférez de navío Francisco Topete. 

Por Real orden de 2 de junio de 1810 se dispuso el desarme del navío San Leandro en la Habana, teniendo que regresar a Cádiz su comandante, oficiales y tripulación. El 1º de agosto de 1810 es desarmado y excluido para el servicio activo. Ese día dejó su mando el brigadier Ayalde.

En octubre de 1813 se encontraba en la Habana desarmado y abandonado, por lo que podemos considerar ese año como el de su baja definitiva en la Real Armada. 

Dimensiones 

A su entrega, en pies y pulgadas de Burgos: 181 pies y 6 pulgadas de eslora, 159 de quilla limpia, 49,6 de manga, 23,11 de puntal, 27,6 de plan, 23,5 de calado a popa, 22,1 de calado a proa. Desplaza 1.360 toneladas de arqueo y 2.247 toneladas de desplazamiento.

En 1805: En pies de Burgos (y pulgadas):
– Quilla limpia: 159
– Manga: 49, 6»
– Eslora: 181, 6»
– Puntal: 23, 11»
– Plan: 27, 6»
– Toneladas: 1.427
– Cala de popa: 24 y 9»
– De proa: 23
– Diferencia: 1 y 9»
– Batería al medio: 7
– Quintales de lastre en hierro: 5.000
– En zahorra: 4.000
– Quebranto: 22»

Artillado 

1787: 68 cañones, 26 de a 24 libras en la 1ª batería, 28 de a 18 en la 2ª batería, 12 de a 8 libras en el alcázar y castillo y 2 cañones de a 8 de bronce en funciones de caza. 

1805: 68 piezas, 26 de a 24 libras en la 1ª batería, 28 de a 18 en la 2ª batería, 10 de a 8 libras en el alcázar y castillo, un obús de 32 libras, 6 carronadas de 32 libras y 4 pedreros de 4 libras. 

Dotación 

1788: 472, según el reglamento general de guarniciones y tripulaciones de 1788. 

1805 (Trafalgar): 607 hombres; 14 oficiales de guerra, 4 guardiamerinas, 9 oficiales mayores, 8 contramaestres, guardianes y patrones de bote, 7 carpinteros, 7 calafates, 4 armero, buzo, farolero y cocinero, 202 tropas de infantería, 57 tropas de artillería, 2 artilleros preferentes, 52 artilleros ordinarios, 115 marineros, 109 grumetes, 17 pajes. 

1806 (Cádiz, 3 de junio): 485 hombres; 10 oficiales de guerra, 10 oficiales mayores, 24 oficiales de mar, 147 tropas de infantería, 31 tropas de artillería, 74 artilleros, 97 marineros, 78 grumetes, 14 pajes. 

1808 (Cádiz, junio): 410 hombres; 10 oficiales de guerra, 10 oficiales mayores, 35 oficiales de mar, 100 tropas de infantería, 65 tropas de artillería, 35 artilleros, 78 marineros, 70 grumetes, 7 pajes. 

Bibliografía 

  • Barbudo Duarte, Enrique.: Apresamiento de la escuadra francesa del almirante Rosily en la bahía de Cádiz, el 14 de junio de 1808. Colección Fragata. Cádiz, 1987. 
  • Fernández Duro, Cesáreo.: Armada española desde la unión de los reinos de Castilla y de Aragón. Museo Naval, Madrid, 1973, tomo IX, p. 405. 
  • Franco Castañón, Hermenegildo.: La razón de Trafalgar. La campaña naval de 1805. Un análisis crítico. AF Editores. Valladolid, 2005, pp. 63-6, 106-107. 
  • Garat Ojeda, Miguel Ángel.: GARAT OJEDA, Miguel Ángel.: España y la Real Armada. Un gran desafío: 1809. Navantia, S.A., 2013, p. 28. 
  • García-Torralba Pérez, Enrique.: Navíos de la Real Armada, 1700-1860. Fondo Editorial de Ingeniería Naval. Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos de España. Madrid, 2016, pp. 476, 482. 
  • Gómez Vizcaíno, Juan Antonio.: “Marinos en el gobierno político y militar de la plaza de Cartagena (1809-1822)”. Revista de Historia Naval, nº 92, año 2006, p. 54. 
  • González-Aller Hierro, José Ignacio.: La campaña de Trafalgar (1804-1805). Corpus Documental. Ministerio de Defensa, Madrid, 2004, tomo II, pp. 1.721-1.724. 
  • González-Aller Hierro, José Ignacio.: “La guerra contra la Gran Bretaña (1804-1808) en el Manuscrito 472 del Museo Naval”. RHªN. Suplemento nº 7, año 2005, nº 88, pp. 53 y 56. 
  • Guillén y Tato, Julio F.: Índice de los papeles de la Sección de Corso y Presas, 1784-1838. Archivo General de Marina Don Álvaro de Bazán. Instituto Histórico de Marina. CSIC, 1953, pp. 41 y 81. 
  • Juan-García Aguado, José María de.: José Romero Fernández Landa. Un ingeniero de Marina en el siglo XVIII. Servicio publicaciones Universidad de La Coruña. Monografías, nº 59, 1998, pp. 65, 254-257. 
  • Lucena Salmoral, Manuel.: “La Junta Central Suprema de España e Indias y el comercio americano”. Revista de Estudios de Historia social y económica de América, nº 1. Alcalá de Henares, 1985, p. 58. 
  • Núñez Iglesias, Indalecio, Blanco Núñez, José María.: La diversión de Tolón. 2 tomos. Ministerio de Defensa. Madrid, 1999. 
  • Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. 3 tomos. Imprenta de F. García y C. Mayor. Madrid, 1873; tomo I, pp. 115-116, 187; tomo II, p. 610; tomo III, pp. 224-225, 727. 
  • Torrejón Chaves, Juan.: “La construcción naval española en el siglo XVIII: tendencias, programas y construcciones”. Cuadernos monográficos del Instituto de Historia y Cultura Naval, nº 41. Madrid, 2002, p. 157. 
  • Gaceta de Madrid, nº 98. Ferrol, 27/11/1787. Publicado el 07/12/1787, pp. 818-819. 
  • Archivo General de Marina Álvaro de Bazán (AGMAB). Expediciones a Indias (EI), leg. 11, doc. 106. Real orden de 20/08/1790, en Madrid, a Luis de Córdoba. 
  • AGMAB. EI, leg. 11, doc. 106. Luis de Córdova a Antonio Valdés, Secretario de Estado y del Despacho Universal de Marina. Isla de León, 27/08/1790. 
  • AGMAB. EI, leg. 15, doc. 035. Aranjuez, 19/03/1793, a Antonio de Arce, capitán general (CG) del departamento de Ferrol, y a Pedro Carriazo, comandante del navío. 
  • AGMAB. EI, leg. 15, doc. 072. Manuel María de Torres a Antonio Valdés. Habana, 30/05/1793. 
  • AGMAB. EI, leg. 16, doc. 101. Francisco de Borja a Antonio Valdés. Navío Real Carlos, en la bahía de Cádiz, 15/04/1794. 
  • AGMAB. EI, leg. 17, doc. 095. Gabriel de Aristizábal a Antonio Valdés. Navío San Eugenio, en la Habana, 27/09/1794. 
  • AGMAB. EI, leg. 16, doc. 053. Gabriel de Aristizábal a Antonio Valdés. Navío San Eugenio, en la Habana, 05/07/1794. 
  • AGMAB. EI, leg. 28, doc. 076. Juan de Araoz al Príncipe de la Paz. Habana, 31/12/1801. 
  • AGMAB. EI, leg. 35, doc. 112. Juan Joaquín Moreno a Domingo de Grandallana. Isla de León, 30/03/1804. 
  • AGMAB. EI, leg. 36, doc. 035. Juan de Araoz a Grandallana. Habana, 13/06/1804. 
  • AGMAB. EI, leg. 36, doc. 017. Juan de Araoz a Grandallana. Habana, 05/07/1804. 
  • AGMAB. EI, leg. 44, doc. 057. Ignacio María de Álava a Antonio de Escaño. Cádiz, 07/04/1809. 
  • AGMAB. EI, leg. 45, doc. 042. Tomás de Ayalde a Escaño. Veracruz, 17/06/1809. 
  • AGMAB. EI, leg. 46, doc. 033. Juan de Herrera Dávila a Escaño. Habana, 27/03/1810. 
  • AGMAB. EI, leg. 46, doc. 080. Ignacio María de Álava al Secretario de Estado y del Despacho de Marina. Habana, 27/08/1810. 
  • Archivo General de Simancas (AGS). Secretaría del despacho de Guerra (SGU), Leg. 7096, 77. Antonio Valdés al conde del Campo de Alange. Palacio, 19/09/1790. 
  • AGS. SGU, leg. 7137, 74. Francisco Torralbo al conde del Campo de Alange. Puerto Rico, 22/08/1794. 
  • Archivo General de Indias (AGI). Estado, 14, N. 64. Marqués de Casa-Calvo, gobernador de Bayajá, al duque de Alcudia. Bayajá, 19/08/1794. 
  • AGI. Estado, 58, N. 142. Luis de las Casas, gobernador de la Habana, al Príncipe de la Paz. Habana, 28/06/1796. 
  • AGI. Arribadas, 58. Relación de buques que bajo escolta de los navíos de guerra “San Ramón” y “San Leandro” se han hecho a la vela el día de la fecha. Cádiz, 07/04/1809. 
  • AGI. Audiencia de México, 2382. Cádiz, 30/12/1809. 
  • AGI. Indiferente, 1808. Notificación dada el 28 de agosto de 1809 por el Intendente de Veracruz a la Hacienda de Indias. 
Compartir
Twittear
Pin