Navío Bahama

Por Santiago Gómez Cañas
Autor del libro: «Historiales de los navíos de línea españoles, 1700-1850»

Esta entrada pertenece a la sección:
Historiales de los navíos de línea españoles (XVIII-XIX)

Historial del navío Bahama (a) San Cristóbal

Navío de entre 70 y 74 cañones

Navío de línea de 74 cañones

Por una Real orden del 28 de diciembre de 1776 se dispuso la puesta en quilla en el astillero de la Habana del navío nombrado Bahama, puesto bajo la advocación de “San Cristóbal” por otra Real orden del 20 de octubre de 1778. Mateo Mullan inició su construcción en la Habana en julio de 1777.

Los planos trazados eran un diseño reducido del navío San Genaro. Las obras se encargaron al ingeniero Luis Mesía, viéndose los trabajos retrasados por falta de madera, quedando la construcción suspendida en abril de 1780. Esta es posiblemente la razón por la que en algunos listados aparezca que este navío es botado o entregado a la Armada en 1780.

Con los trabajos paralizados, se cambió el proyecto, pasando a ser un navío de 80 cañones, aunque por las medidas con las que se realizó era un navío de 70 cañones. Se reanudaron los trabajos en junio de 1782, siendo botado la mañana del 11 de marzo de 1784.

Antonio Alcalá Galiano, hijo del célebre don Dionisio que murió en este navío en Trafalgar dijo del Bahama en sus «memorias»:

Feo en su exterior aunque hecho de soberbio maderaje de cedro con tablazón de grandes dimensiones, encogido de proa y popa, mal configurado así como airoso de costado, muy velero navegando a un largo, aunque ciñendo el viento no era de los más finos y buque por otra parte destinado a servir, al que en esta ocasión tomaba su mando, de glorioso teatro de sus hazañas y muerte en un memorable y fuerte combate.

[Aportación de Todo a babor]

A finales de 1784 estaba al mando del capitán de navío Félix del Corral y Jaime, siendo su segundo al mando el capitán de fragata Juan Francisco de la Bodega y Cuadra Mollinedo.

El 15 de enero de 1785 zarpa de la Habana y llega a Cádiz el 2 de marzo. El jefe de escuadra Francisco de Borja iba embarcado de transporte en el navío para su regreso a la Península, aunque varios autores manifiestan que era el comandante del navío.

Francisco de Borja, marqués de los Camachos, había sido sustituido en la comandancia de Marina de la Habana por el jefe de escuadra Francisco Javier Morales, y embarcó de transporte en este navío para su regreso a Cádiz.

A su llegada a Cádiz quedó desarmado por Real orden de 15 de marzo de 1785, siendo puesto al mando del brigadier Domingo Perler, que también tenía a su cargo a la fragata Astrea.

El 13 de junio de 1788 entró en el dique nº 3 “San Antonio” del arsenal de la Carraca, para realizar varias modificaciones en su estructura, siendo este año en el que aparece en algunos listados como su botadura en La Carraca, algo que también es erróneo. 

Al mando de capitán de navío Andrés de Viana zarpa de Cádiz el 19 de abril de 1789 con las fragatas Rosario y Perpetua y el bergantín Cazador, para incorporarse en Cartagena a la escuadra de evoluciones del mando del teniente general Félix de Tejada.

El 5 de mayo de 1789 entra en Cartagena y el día 25, al mando del capitán de navío Viana, queda incorporado en la división formada por los navíos San Lorenzo y San Telmo, en la escuadra de evoluciones al mando del teniente general Tejada, compuesta además por los navíos San LorenzoSan FulgencioSan Francisco de Paula y San Telmo, ocho fragatas y varios buques menores.

El 28 de mayo zarpa de Cartagena para realizar pruebas y cruceros de instrucción por el Mediterráneo entre los meses de mayo y julio. La escuadra fondeó en los puertos de Nápoles y Liorna. Acabada la campaña, zarpa de Cartagena el 8 de septiembre para dirigirse a Cádiz con otros cuatro navíos, seis fragatas y dos bergantines. Entra la escuadra en Cádiz el 26 de septiembre, donde el navío Bahama es desarmado. 

En 1790 se encontraba asignado al departamento marítimo de Cádiz. En mayo de 1790 se dio la orden de armar en Cádiz al navío Bahama para unirse a la escuadra de evoluciones al mando del teniente general Francisco de Borja, que estaba patrullando por los cabos San Vicente y Santa María.

Navío Bahama
«Navío Bahama». Ilustración de Rafael Berenguer y Moreno de Guerra de este navío español del siglo XVIII. «El buque en la Armada española», varios autores.

La escuadra de evoluciones de Borja es incorporada a la escuadra del teniente general José Solano Bote, marqués de Socorro, por el incidente de Nutka con los británicos, que estuvo a punto de desencadenar una guerra. El Bahama estaba al mando del capitán de navío Rafael Orozco.

La escuadra del marqués de Solano zarpó en el mes de julio, cruzó por aguas gallegas y norteafricanas y regresó a puerto el 8 de septiembre. Finalizada la campaña, en diciembre de 1790, fue desarmado en Cádiz. En 1792 permanecía en Cádiz desarmado al mando del capitán de navío Orozco.

Al comenzar la guerra con la República francesa se puso al mando del brigadier José Lorenzo de Goicoechea. La tarde del 14 de marzo de 1793 salió de Cádiz rumbo a Cartagena.

En julio de 1793 zarpa de Cartagena al mando del capitán de navío Rafael Orozco y Herrera con la escuadra del teniente general Juan de Lángara y Huarte para realizar varias operaciones en la costa de Cataluña y en la campaña de Tolón contra la República francesa.

En el marco de las operaciones que las escuadras aliadas de España y Gran Bretaña realizaban en el Mediterráneo, el puerto de Génova jugaba un papel importante, se mantenía neutral, aunque los aliados temían que su comercio marítimo fuera aprovechado por los franceses en su beneficio.

El general Lángara decide enviar una división al mando del jefe de escuadra Juan Joaquín Moreno con los navíos Salvador del Mundo, insignia, San Francisco de Paula y Bahama y la fragata Santa Casilda, fragata que desempeñó una misión totalmente distinta.

Moreno presentó demandas al gobierno genovés que obtuvieron la callada por respuesta, obligando a Lángara a enviar un ultimátum, redactado en Tolón el 26 de septiembre de 1793 a bordo de su navío insignia Mejicano.

Un pequeño destacamento británico fue enviado por el almirante Hood a Génova, compuesto por los navíos Bedford y Captain y el bergantín Speedy. A mediados de octubre, Moreno y el contralmirante británico Gell volvieron a insistir al gobierno genovés en que no dejara sus puertos como refugio a los franceses, ni les suministrara víveres. 

Durante el mes de octubre ocurrió un hecho que demuestra que, aunque eran aliados, las relaciones entre los españoles y británicos no eran las mejores. El 4 de octubre entró en La Spezia la fragata francesa Imperieuse, de 44 cañones y 400 hombres de tripulación.

Los aliados establecidos en Génova tuvieron noticia de ello tres días más tarde. Moreno mandó al navío Bahama, al mando del capitán de navío Rafael Orozco, y el contralmirante Gell al navío Captain, al mando del capitán Samuel Reeve.

Salieron el día 8, pero las calmas del viento retrasaron su entrada en La Spezia hasta el 11 de octubre. El bergantín británico Speedy fue por delante para ver la situación de la fragata, y volvió para comunicar que estaba varada y sin tripulación.  

Al amanecer del día 12 los dos comandantes reconocieron la fragata y vieron la posibilidad de recuperarla. Durante ese día y el siguiente trabajaron codo con codo 200 hombres de cada navío para dejarla estanca. También encontraron escondidos el aparejo y las velas en un pueblo cercano.

Trabajaron duramente las dos tripulaciones hasta el 18 de octubre, en que a las seis de la mañana salieron el navío Captain y la fragata francesa hacia Tolón, mientras el Bahama regresa a Génova para continuar su comisión.

La fragata francesa entró en Tolón arbolando pabellón británico, entendiendo nuestros aliados que era presa británica, pero también había llegado el parte del comandante Orozco, obligando a Lángara a escribir al almirante Samuel Hood el 23 de octubre protestando, porque pensaba que no debía llevar ningún pabellón. Hood respondió al día siguiente y en los sucesivos dando evasivas a Lángara. 

Por Real orden del 4 de febrero de 1794 se concede el mando del navío Bahama al capitán de navío Manuel Mazmela. Al mando del capitán de navío José de Aramburu zarpa de Cartagena el 2 de abril de 1794 con la escuadra del general Lángara para trasladar de Liorna a Barcelona al príncipe heredero de Parma. Regresa a Cartagena el 10 de mayo.

Plano del navío Bahama
Plano del navío Bahama levantado por los británicos tras su apresamiento tras Trafalgar. Nótese la falta del mascarón de proa.

A finales de septiembre de 1794 se encontraba armado en la bahía de Cádiz. Pertenecía a la escuadra del Mediterráneo y estaba al mando del capitán de navío José Aramburu. 

En abril de 1795 zarpa de Cádiz al mando de Aramburu rumbo a Barcelona con escala en Cartagena. En marzo de 1795 se encontraba en Mahón con la escuadra del Mediterráneo al mando del teniente general Juan de Lángara, al mando del capitán de navío José de Aramburu.

Al mando de este capitán zarpa de Cartagena el 17 de abril de 1795 y llega a Barcelona el 8 de mayo con el navío San Agustín y la urca Santa Balbina para llevar prisioneros franceses a Cádiz, haciendo escala en Cartagena el 10 de mayo. A su llegada a Cádiz, los dos navíos son incorporados a la escuadra del Océano, al mando del teniente general José de Mazarredo, permaneciendo durante todo el año 1796 armado y al mando del capitán Aramburu. 

En febrero de 1796 transfirió a este navío su insignia el jefe de escuadra Domingo de Nava, que la tenía arbolada en el San Rafael, ambos buques en la escuadra destinada a América al mando del teniente general Marqués de Socorro. El 26 de septiembre de 1796 zarpó de Cádiz rumbo al Mediterráneo para cruzar por las costas de Córcega, Italia y Francia. Se unieron en Tolón a otra escuadra francesa, de donde zarparon para entrar en Cartagena el 20 de diciembre.

El 1º de febrero de 1797, al mando del capitán Aramburu, zarpa de Cartagena con la escuadra del teniente general José de Córdova y Ramos para dirigirse a Cádiz.

Antes del encuentro con la escuadra británica de Jervis en la batalla del cabo de San Vicente, se separa de la escuadra con la división del jefe de escuadra Domingo de Nava para entrar en Algeciras el 6 de febrero con los navíos Neptuno y Terrible y la fragata Santa Brígida. Escoltando un convoy desde Málaga entra en Cádiz el 3 de marzo con el resto de la escuadra de Córdova.  

Con los buques de la división al mando de Nava volvió a hacerse a la mar, a los que se unió el navío África, rumbo al cabo de San Vicente. En la travesía encontraron al maltrecho navío Santísima Trinidad, que estaba siendo atacado por una fragata británica en cabo Cantín, dándole después escolta hasta la bahía de Cádiz.

Quedó bloqueado en Cádiz con el resto de la escuadra que se puso al mando del teniente general José de Mazarredo. Entre el 6 y en 13 de febrero de 1798 participó en la salida de la escuadra de Mazarredo en persecución de la británica de bloqueo.

El 12 de mayo de 1799, libres del bloqueo, zarpa de Cádiz con la escuadra de Mazarredo para unirse en el Mediterráneo a la francesa de Eustache Bruix, entrando en Cartagena en 20 de mayo para reparar las averías causadas por un temporal en el golfo de Vera.

En unión de la escuadra francesa zarpan de Cartagena rumbo a Cádiz y de allí llegan a Brest el 9 de agosto, donde quedan bloqueados por las escuadras británicas. Después de ser carenado en el arsenal de Brest, el capitán Aramburu es sustituido el 23 de diciembre de 1801 por el capitán de navío Francisco Vázquez de Mondragón.

Finalizada la guerra, el 23 de abril de 1802 zarpan de Brest los navíos españoles al mando del jefe de escuadra Antonio de Córdova y llegan a Cádiz el 13 de mayo, desembarcando el capitán Mondragón el 20 de mayo para tomar el mando del navío San Pedro Alcántara

El 23 de mayo de 1802 es puesto al mando del capitán de navío Dionisio Alcalá Galiano y zarpa de Cádiz el 4 de junio con la división del jefe de escuadra Domingo de Nava, compuesta por los navíos Príncipe de AsturiasReina Luisa y las fragatas Santa Sabina y Flora para dirigirse a Cartagena.

Al pasar el estrecho de Gibraltar, el Bahama sufre averías al colisionar con el Príncipe de Asturias. El Bahama y la fragata Santa Sabina se destacan de la escuadra para dirigirse a Túnez en misión diplomática.

Entró en Cartagena el 17 de julio de 1802, quedando agregado a la escuadra del teniente general marqués de Socorro, junto a los navíos Príncipe de AsturiasGuerrero, las fragatas Nuestra Señora de AtochaSoledad y un bergantín, saliendo rumbo a Nápoles en el mes de septiembre para traer a España a la princesa María Antonia de Nápoles y al heredero a la Corona de las Dos Sicilias, para casarse con el infante Fernando de Borbón, Príncipe de Asturias, y la infanta María Isabel, respectivamente. Llegaron a Barcelona el 30 de septiembre. 

Plano de la popa del navío Bahama
Plano de la popa del navío Bahama, levantado por los británicos tras su apresamiento tras Trafalgar.

El Bahama y la división española regresaron a Nápoles el 19 de noviembre para llevar a la infanta doña Isabel, que iba a casarse con el heredero a la corona de las Dos Sicilias. Alcalá Galiano deja el mando del navío en el puerto napolitano para tomar el mando de la fragata Soledad. El resto de la división regresa a Cartagena el 4 de diciembre, para trasladarse después a Cádiz y quedar el Bahama asignado a las fuerzas de aquel departamento. 

Se encontraba armado en Cádiz al comenzar el año 1805, cuando España se encontraba de nuevo en guerra con Gran Bretaña. El 15 de febrero de 1805, Gravina informa al Príncipe de la Paz de los comandantes nombrados para mandar los navíos de la escuadra basada en Cádiz, correspondiendo al Bahama el capitán de navío Lino Trujillo, y su segundo al mando el capitán de fragata Vicente Varela.

El 5 de marzo de 1805 salió del arsenal de La Carraca junto a los navíos ArgonautaSan Rafael y América y fondearon en la bahía para cargar víveres y agua. El 5 de abril volvió a entrar en el arsenal para ser reconocido y forrar de nuevo al tener filtraciones de agua.

El 7 de junio de 1805 propuso el teniente general Ignacio María de Álava, comandante de la escuadra del departamento de Cádiz, al brigadier Dionisio Alcalá Galiano para el mando del navío Bahama. Fue aprobado por el Príncipe de la Paz el 15 de junio, cesando el capitán de navío Lino Trujillo.

El día 17 de junio sale el navío del dique. El 1º de julio toma posesión de su mando el brigadier don Dionisio Alcalá Galiano. El 20 de agosto es agregado a la escuadra de Federico Gravina, a la llegada de esta a la bahía de Cádiz.

Por orden de Gravina del 27 de agosto mandó Alcalá Galiano la división formada por los navíos BahamaMonarcaSan Francisco de Asís y Montañés para situarse en la boca del puerto lista para salir a alta mar junto a otros buques franceses.  

Zarpa con la escuadra combinada de Villeneuve y Gravina el 19 de octubre para dirigirse al Mediterráneo. En la batalla de Trafalgar del 21 de octubre es capturado por los británicos.

Muerto Alcalá Galiano, toma el mando su segundo el CF Tomás de Ramery, que rinde el navío, desarbolado, acribillado a balazos, con la bodega inundada, 75 muertos y 67 heridos. Un bote del navío Colossus atracó a su costado y se llevó a Ramery, quedando el TN Benito Basabe como oficial más antiguo. En medio del fuerte temporal, la dotación de presa británica se entregó a los españoles el 25 de octubre.

Dos días después recogió a los británicos una fragata. Al día siguiente llegaron tres botes de un navío y se llevaron prisioneros a unos 130 hombres, quedando en volver al día siguiente para recoger al resto. Antes de caer prisioneros, Basabe y el resto de hombres preferían varar al navío en la costa de Chipiona.

El día 30, con los buques británicos a la vista, se acercaron varios botes para socorrer al navío, embarcando a toda la dotación, pero los británicos destacaron una fragata para impedirlo, no dando tiempo a quemar el navío. Tres botes llegaron a Huelva y el cuatro, con Basabe y 130 hombres a Sanlúcar de Barrameda el día 31.

Hasta aquí el relato en el que coinciden las fuentes.

El navío Donegal y la fragata Phoebe consiguen remolcar al navío a Gibraltar el 3 de noviembre. Según Marliani, estaba en tan mal estado que se fue a pique a los pocos días.

Según González-Aller, es reparado y llevado a Gran Bretaña junto al San Ildefonso y al francés Swiftsure, escoltados por los navíos Britannia y Dreadnought, fondeando en Spithhead el 16 de mayo de 1805.

Con el mismo nombre, sirvió de pontón en el Medway hasta que es desguazado en 1816. 

Dimensiones

Sus dimensiones, en pies de Burgos, eran las siguientes: 190 de eslora (54,60 metros), 165 de quilla limpia, 51 de manga (14 metros), 24 de puntal, 26 de plan, 22 pies y 6 pulgadas de calado a popa, 20 pies y 6 pulgadas de calado a proa, 7 de batería en medio. Lastre: 14.500 quintales de hierro y zahorra. Arqueo: 1.676 toneladas. Arqueo: 2.800 toneladas.  

Según García-Torralba, medía 190 pies y 2 pulgadas de eslora, 165,8 de quilla, 51 de manga, 24,6 de puntal, con un desplazamiento de arqueo de 1.696 toneladas.

Artillado

En 1790: 78 piezas, 28 cañones de a 24 libras, 30 de a 18 y 16 de a 8, 4 obuses de a 32 libras y otros 4 pequeños de cofa. 

En 1805 (Trafalgar): 78 piezas, 28 cañones de a 24 libras, 30 de a 18, 10 de a 8, 6 obuses de a 30, 4 obuses de a 24 y 6 pedreros de a 4 y 3 libras. 

Dotación

En 1800 (Brest): 640 hombres (10 oficiales de guerra, 5 oficiales del ejército 3 guardia marinas, 10 oficiales mayores, 30 oficiales de mar, 270 tropas de infantería, 44 tropas de artillería, 85 artilleros, 95 marineros, 78 grumetes y 10 pajes). 

En 1805 (Trafalgar): 689 hombres (14 oficiales de guerra, 5 guardia marinas, 8 oficiales mayores, 27 oficiales de mar, 222 tropas de infantería, 50 tropas de artillería, 5 artilleros preferentes, 60 artilleros ordinarios, 138 marineros, 139 grumetes y 21 pajes). 

Bibliografía

  • Alcalá Galiano, Antonio.: Memorias de D. Antonio Alcalá Galiano, publicadas por su hijo. Editorial Crítica, pp. 60-61. 
  • Cayuela Fernández, José, Pozuelo Reina, Ángel.: Trafalgar. Hombres y naves entre dos épocas. Editorial Ariel. Barcelona, 2004. 
  • Fernández Duro, Cesáreo.: Armada española desde la unión de los reinos de Castilla y de Aragón. Museo Naval, Madrid, 1973, tomo VIII, pp. 51, 59; tomo VIII, p. 248. 
  • Fernández Duro, Cesáreo.: Disquisiciones náuticas. A la mar madera. Tomo V. Madrid, 1877. (Facsímil, Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 1996). 
  • Fernández de Navarrete, Martín.: Biblioteca marítima española: obra póstuma. Tomo I. Imprenta Viuda de Calero. Madrid, 1851, p 371-372. 
  • Franco Castañón, Hermenegildo.: La razón de Trafalgar. La campaña naval de 1805. Un análisis crítico. AF Editores. Valladolid, 2005, pp. 63-64, 66-67, 107. 
  • García-Torralba Pérez, Enrique.: Navíos de la Real Armada, 1700-1860. Fondo Editorial de Ingeniería Naval. Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos de España. Madrid, 2016, pp. 349, 450. 
  • González-Aller Hierro, José Ignacio.: La campaña de Trafalgar (1804-1805). Corpus Documental. Ministerio de Defensa, Madrid, 2004, tomo II, pp. 1.687-1.691. 
  • Juan-García Aguado, José María de.: José Romero Fernández Landa. Un ingeniero de Marina en el siglo XVIII. Servicio publicaciones Universidad de La Coruña. Monografías, nº 59, 1998, p. 86. 
  • Marliani, Manuel.: Combate de Trafalgar. Vindicación de la Armada española contra las aserciones vertidas por Mr. Thiers en su Historia del Consulado y el Imperio. Imprenta y Librería de Matute. Madrid, 1856, p 18. 
  • Muriel, Andrés.: Gobierno del Señor rey Don Carlos III. Madrid, 1839, p 82. 
  • Núñez Iglesias, Indalecio y Blanco Núñez, José María.: La diversión de Tolón. Tomo I. Ministerio de Defensa, Madrid, 1999, pp. 335-342. 
  • Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta de F. García y C. Mayor. Madrid, 1873, tomo III, pp. 449, 717; 4º tomo (Apéndice). Imprenta de F. García y D. Caravera. Madrid, 1874, p. 129. 
  • Pérez Samper, María de los Ángeles.: Barcelona, Corte: La visita de Carlos IV en 1802. Universidad de Barcelona. Barcelona, 1973, p. 141. 
  • Vega Blasco, Antonio de la.: “La infraestructura naval en el siglo de las luces”. RHªN, nº 71, año 2000, p. 36. 
  • Travieso, José Marcelino.: Revista La Marina. Tomo II. Imprenta Fortanet. Madrid, 1856, p. 572. 
  • Gaceta de Madrid, nº 40. Habana, 11/03/1784, pp. 431-432. Publicado en Madrid el 18/05/1784. 
  • Gaceta de Madrid, nº 45, 6 de junio de 1794, pp. 664-665. 
  • Gaceta de México. Miércoles, 21/04/1784, p. 71. 
  • Estado General de la Real Armada (EGA). Imprenta Real (IR). Madrid, 1786, p. 3. 
  • Archivo General de Marina Álvaro de Bazán (AGMAB). Expediciones a Indias (EI), leg. 03, doc. 074. Carta nº 263 de Luis de Córdova a Antonio Valdés. Isla de León, 04/03/1785. 
  • AGMAB. Leg. 03, doc. 065. Francisco de Borja, comandante general de Marina de la Habana, a Antonio Valdés y Bazán. Habana, 08/01/1785. 
  • AGMAB. EI, leg.  03, doc. 074. Luis de Córdova a Antonio Valdés. Isla de León, 22/03/1785. 
  • AGMAB. Leg. 15, doc. 007. Marqués de Casa Tilly, capitán general interino de la Armada, a Antonio Valdés. Isla de León, 15/03/1793. 
  • AGMAB. Leg. 21, doc. 145. Marqués de Socorro, a Pedro Varela. Navío Santa Ana, en la bahía de Cádiz, 09/02/1796. 
  • AGMAB. Expediciones a Europa. Leg. 157/1. 
Compartir
Twittear
Pin